About Taringa!

Popular channels

La grabación más antigua de la voz humana

Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana




El fonautografo


La grabación musical más antigua que se conserva a la fecha fue realizada por Thomas Edison y George Gouraud el 29 de Junio de 1888 en el Crystal Palace londinense. No obstante, y en un claro ejemplo de como la tecnología moderna ayuda a recuperar fragmentos del pasado, en el año 2008 se descubrió como reproducir las grabaciones realizadas mediante la utilización de fonautografos, máquinas creadas por un vendedor de libros e inventor amateur llamado Édouard-Léon Scott de Martinville quien inspirado, o mejor dicho, lisa y llanamente basándose en la anatomía del oído humano -llegando a tener incluso partes preservadas de orejas humanas en su estudio- finalizó en el año 1857 estos dispositivos capaces de capturar las ondas de sonido ambiental a través de las vibraciones que estas producían en finas membranas de seda y así codificarlas en patrones lineales que se grababan en hojas con forma de cilindro cuyas superficies habían sido tratadas con hollín. Irónicamente y si bien increíblemente ingenioso, Scott de Martinville nunca se preocupó por crear una máquina capaz de reproducir los cilindros de papel obtenidos durante el proceso de grabación. Invención con espíritu socarrón si las había.




Édouard-Léon Scott de Martinville



Scott de Martinville no era un ingeniero de sonido, ni siquiera había pasado por la universidad. Era tipógrafo y, sobre todo, librero. Un librero curioso que conocía todas las invenciones que inundaban la Francia de mitad del siglo XIX. Recién industrializada, Francia contaba con grandes ingenieros e inventores que publicaban sin parar los avances realizados. Y ahí estaba Édouard-Léon devorando los libros y estudiando por su cuenta los secretos de la estenografía.

En 1854, con 37 años de edad, y después de estudiar la anatomía de la audición en uno de los libros que estaba corrigiendo para imprimir, se planteó si no sería posible obtener con el sonido los mismos resultados que se habían conseguido con la luz, de manera que se pudiera …dejar una huella imperecedera de las melodías fugitivas que la memoria no puede encontrar cuando las busca.

A pesar de varios y laboriosos intentos por lograr reproducir las cintas a lo largo del siglo XIX como el realizado por Charles Cros en 1877 utilizando complejas técnicas de fotograbado metálico y tiempo más tarde los intentos del inventor del gramófono, Emile Berliner, quien intentó traducir los patrones en los discos a lineas moduladas de sonido en un disco de vidrio para así poder reproducirlos en su gramófono, nadie pudo lograrlo sin destruir o dañar irreparablemente las grabaciones. La fragilidad de los cilindros y la ya mencionada incapacidad de reproducción llevó a que los distintos curadores y bibliotecarios se despreocuparan por obtener y cuidar las cintas con los fonautogramas, a diferencia de los cilindros con los fonogramas creados años más tarde por los fonógrafos de Edison que, y aunque de manera rústica, podían volver a reproducirse.






Es así y a pesar de contar con muy poco material sobre el cual trabajar, que los investigadores David Giovannoni y Patrick Feaster lograron en el año 2008 reproducir uno de estos cilindros al digitalizar su topografía e interpretar la información sonora mediante algoritmos confeccionados especialmente para este fin. Si bien en un principio creyeron que se trataba de la voz de una joven mujer, tras estudiar en profundidad la estructura de los fonautogramas descubrieron que debido a un error de interpretación se encontraba reproduciendo la grabación a mayor velocidad de lo debido, dándole por ende una característica más aguda al sonido. Tras varios ajustes lograron finalmente reproducir correctamente la cinta y, muy a su sorpresa, descubrieron que la voz en cuestión, grabada durante los primeros meses del año 1860, se traba nada más y nada menos que del mismo Édouard-Léon Scott de Martinville cantando el “Au clair de la lune. Así proseguirían recuperando grabaciones, como fragmentos recitados de la obra de Torquato Tasso e incluso una grabación de 1857 la cual, por desgracia, se encuentra irreparablemente dañada.


Son diez segundos de un sonido casi fantasmal pero, entre el ruido, se reconoce una popular canción francesa que ha resultado ser la primera grabación de la voz humana de la historia. Lo asombroso es pensar que estamos escuchando algo que se grabo nada mas y nada menos que hace aproximadamente 153 años!



Primera grabación reconocible de la voz humana, del 9 de abril 1860: 


En el siguente enlace pueden escuchar el audio: http://www.firstsounds.org/sounds/Scott-Feaster-No-36.mp3


En Wikipedia se encuentra la progresion en el tratado del audio:http://en.wikipedia.org/wiki/%C3%89douard-L%C3%A9on_Scott_de_Martinville


Las progresivas restauraciones:








Y esta es la pagina de la gente que participo en el proyecto:http://www.firstsounds.org

En el ultimo enlace, en la pestaña "sounds" se encuentran grabaciones de Thomas Edison del año 1878 y otros proyectos de recuperacion de este tipo de fragmentos.



Si de algo podemos estar seguros es que esta incapacidad de reproducir el audio grabado salvaba al usuario de las dificultades que pasaron algunos de los pioneros en el campo, como el abate Moigno, quien casi fue linchado cuando demostró el fonógrafo de Edison en funcionamiento:

Cuando Moigno se enteró de un dispositivo para grabar la voz humana -el fonógrafo de Edison- quedó fascinado e inmediatamente leyó todo lo que pudo encontrar al respecto, incluso tras un gran esfuerzo consiguió un aparato en parte construido por él mismo. Decidido a hacer famosa esta maravilla de la mecánica realizó una trágica gira por Paris. En la primer demostración llevada a cabo en la comuna lo acusaron de embaucador y lo encarcelaron durante un par de días; en su segunda demostración en las afueras de Paris, a pesar de ser un monje, lo acusaron de brujo espiritista e intentaron lincharlo y en la tercera demostración su aparato se vio fuertemente averiado cuando uno de los caballeros presentes se asustó y le disparó con su pistola.
Frustrado al no poder hacer comprender al público de la utilidad esta maravilla se dirigió esperanzado a la Academia de Ciencias de Paris, sin embargo el resultado no fue mucho mejor. El físico Sir William Barret, amigo de Moigno, relató con indignación el hecho:




 dijo:“[...]cuando el abate Moigno, un conocido divulgador científico, mostró por primera vez el fonógrafo de Edison a la Academia de Ciencias de París; el abate mismo me explicó lo ocurrido. Todos los sabios presentes declararon, siguiendo al profesor Tait, que la reproducción de la voz humana por un disco de acero era físicamente imposible, debido a las sutiles formas de las ondas producidas por el habla, aunque admitían que la música podría transmitirse de este modo. El abate fue acusado incluso de tener escondido un ventrílocuo debajo de la mesa. Dejó la habitación disgustado”


Para cerrar, lo más triste de esta historia es que el reconocimiento oficial llega tarde. Como afirma The New York Times, Scott de Martinville se fue a la tumba convencido de que el crédito por sus descubrimientos le había sido otorgado inapropiadamente a Edison.
8Comments