La (más o menos) revolucionaria tecnología médica del ejérci




La (más o menos) revolucionaria tecnología médica del ejército egipcio



Hace unos meses la Comandancia de Ingeniería del Ejército Egipcio anunció la invención de dos instrumentos médicos revolucionarios, el primero de ellos capaz de detectar una gran variedad de infecciones virales y que funcionaría sin necesidad alguna de tocar al paciente, mientras que el otro dispositivo conseguiría eliminar diversos tipos de virus de la sangre de los enfermos. Y estas increíbles invenciones se encuentran ahora disponibles para su uso médico, eso sí solo en Egipto.


El primer invento denominado C-FAST tal y como se muestra en la siguiente fotografía




es básicamente una antena al estilo de las varas usadas por los zahoríes desde tiempos inmemoriales y que curiosamente es muy similar al ya tristemente famoso detector de bombas ADE 651 con el que se estafó más de 50 millones de euros al Ejército Iraquí hace ya algún tiempo.




Pero por supuesto este nuevo modelo sanitario es mucho más avanzado que su antecesor militar, puesto que no necesita fuente de alimentación alguna ya que supuestamente utiliza la energía eléctrica estática del individuo que lo maneja. Como ven, todo un gran avance que contribuirá a disminuir las emisiones de CO2 y el efecto invernadero en estos tiempos afectados por el calentamiento global.

Pues bien, este maravilloso adelanto de la tecnología médica es capaz de detectar a un paciente infectado hasta una distancia de 500 metros. La antena supuestamente identifica las ondas electromagnéticas emitidas por las vibraciones del genoma por ejemplo del virus de la hepatitis C de una manera específica de secuencia, algo que recuerda a la teoría que el famoso Premio Nobel Luc Montagnier defiende desde su exilio chino. Pero no se vayan que todavía hay más. C-FAST puede detectar no sólo hepatitis C sino también las más variadas infecciones virales: VIH, gripe, coronavirus MERS y hasta el “virus de la malaria” mediante un cambio de programación del propio aparato de manera rápida y eficiente, ya que parece ser que las vibraciones del genoma de diferentes virus son también distintas. Con respecto al “virus de la malaria” no es un error tipográfico ya que los generales egipcios tienen información (clasificada por supuesto) que muestra que la malaria no está causada por un protista sino por un virus y asunto zanjado.


El segundo aparato denominado “Dispositivo de Cura Completa” es más sofisticado y se parece mucho a una máquina de diálisis.






Primero se extrae la sangre infectada del paciente usando una bomba. Después esta sangre pasa a través de un costoso tubo en espiral, fabricado de un material muy complejo que según su fabricante ha necesitado 7 años de I+D para poder ser desarrollado. Este tubo emite una misteriosa radiación que elimina a los virus y ya después de ser desinfectada la sangre se devuelve al cuerpo. Por supuesto tanto la composición del tubo como el tipo de radiación curativa se mantienen en el más estricto secreto militar. El gobierno egipcio ha indicado que se han realizado exitosas pruebas tanto en chimpancés como en miles de pacientes, pero por ahora no hay información alguna sobre estos ensayos clínicos en los que parece ser que no han participado hepatólogos egipcios. Además, estos estudios no están accesibles a la comunidad científica ni han sido publicados en ninguna revista médica, de tal manera que diversos científicos egipcios que trabajan en prestigiosos centros de investigación del extranjero (puesto que los residentes en Egipto guardan un delicado silencio, ya que no hay que olvidar la actual situación del país) han mostrado su sorpresa cuando no su enfado por lo que parece una gran estafa médica (y que ha llegado hasta las páginas de la prestigiosa revista Science), engaño que estaría jugando con las esperanzas de la población, ya que no hay que olvidar que varios millones de egipcios son enfermos de hepatitis.

Además según ha informado recientemente el ejército egipcio en un video, estas tecnologías permiten también diagnosticar y tratar enfermedades de la piel e incluso el cáncer. Y ya finalmente sus aplicaciones parecen no estar restringidas al campo sanitario ya que también podrían detectar las temibles termitas que atacan a las palmeras. Total, la panacea completa.



link: https://www.youtube.com/watch?v=OJjohyTVR1U


Despues de la campaña publicitaria realizada en Egipto estas últimas semanas, parece ser que estos revolucionarios equipos médicos tienen todavía que ser puestos a punto, y por tanto se ha retrasado su comercialización hasta dentro de 6 meses. Seguiremos informando.

Gracias por Pasar