Check the new version here

Popular channels

Las 7 ideas fallidas mas ambiciosas de la NASA



Aunque la NASA siempre haya sido para nosotros una agencia un poco misteriosa (de hecho, todavía hay muchas cosas que se mantienen en secreto), poco a poco vamos sabiendo los inventos que tenían entre manos. Y es que la agencia ha estado detrás de aparatos que podrían haber salido de una película de ciencia ficción.



Vamos a echarle un vistazo a siete ideas que, a pesar de que en su día estuvieron en construcción, finalmente fueron descartadas. Ya sea por su complejidad, porque no había recursos o porque la tecnología existente no resultaba suficiente, terminaron en la basura y apenas se ha vuelto a hablar de ellas. ¿Podrán ser construidas próximamente?

Un cohete con destino a Marte



En 1950, la energía núclear era la fuente de energía de moda. Incluso la NASA pensó que podía fabricar un cohete con un motor (llamado NERVA) que permitiría a los astronautas transportarles hasta una base lunar o hasta el planeta Marte. En 1966 se llegó a construir una base de pruebas en Los Alamos y se probaron un total de 22 cohetes para comprobar si la iniciativa podía tener éxito. No fue así, ya que el propio motor fue descartado por la administración de Nixon. La idea no se abandonó por completo entonces, ya que hasta 2005 continuó en forma del proyecto Prometheus, que usaba un motor que podría ser calificado como el sucesor de NERVA.

Viajes interestelares a Alfa Centauri



Los británicos pusieron en marcha en la década de los 70 un proyecto denominado Daedalus, para averiguar cómo los seres humanos podían viajar a la Estrella de Barnard en un tiempo aproximado de 50 años. Eso, claro, utilizando la propulsión nuclear. La NASA no se quedó con las manos quietas y continuó con el proyecto Longshot, con el cual se pretendía llegar a Alfa Centauri utilizando la tecnología que había en el año 1988. El objetivo era alcanzar el sistema en un periodo de 100 años, después de entrar en órbita alrededor de Alfa Centauri B. Eso si todo hubiera salido según lo planeado, ya que el proyecto no pasó de la etapa de planificación.

Starship Troopers



Si Barry Goldwater hubiera ganado las elecciones presidenciales de 1964, las cosas relacionadas con el espacio podrían haber sido bastante diferentes, ya que el gobierno tenía previsto haber entregado a la NASA el control militar. El senador ya dijo en su día que el destino del hombre no era otro que el de entrar en el espacio y controlar la zona que hay en los alrededores de la Tierra. En otras palabras, Goldwater quería construir algo parecido a un ejército interestelar. Está claro que la idea no se llevó a cabo ya que el senador perdió las elecciones pero, en cualquier caso, hay que tener en cuenta que el ejército ya está patrullando la galaxia, por así decirlo.

Actualmente está en marcha el programa X37, el cual fue puesto en órbita en secreto gracias al Departamento de Defensa. Ahora mismo, X37B está en su tercera misión, e incluso está previsto la construcción de una nave más grande que podría llevar a un astronauta en su interior.


El coche para explorar la Luna



Está claro que si se quieren descubrir todos los secretos de la Luna, es necesario tener un buen vehículo para transportarse por la superficie. La empresa General Motors había intentado lograr precisamente eso. Bueno, de hecho construyeron un vehículo (llamado MOLAB) que en su interior incluía un laboratorio y diversos útiles gracias a los cuales los astronautas habrían podido llevar a cabo misiones de dos semanas sin la necesidad de volver a la base Lunar.

Los tripulantes podrían haber vivido en su interior, pero había varios problemas que imposibilitaron el proyecto. MOLAB se pudo construir, pero sólo se probó en Nuevo México. Sólo os decimos que pesaba tanto que apenas se podía llevar uno a la vez, utilizando un cohete Saturno V. Algo que habría gastado bastantes recursos.


Vuelos tripulados a Marte y Venus



En el caso de que el programa Apollo hubiera continuado, la NASA tenía pensado haber lanzado varios vuelos tripulados a los dos planetas más cercanos a la Tierra. El llamado Grupo Mixto de Acción Planetaria (un consorcio de científicos e ingenieros de toda la agencia), propusieron viajes tripulados a Venus y Marte. Eso fue en 1960. Siete años después, dos ingenieros contratados por la NASA descubrieron que podían lanzar un cohete utilizando la tecnología de la era Apollo.

El proyecto no pasó del papel aunque, en el caso de que se hubiera llevado a cabo, se podrían haber trasladado a hasta cuatro personas en misiones de 800 días de duración, las cuales pasarían por Venus y Marte. Sin duda, el viaje de sus vidas


Mirando “debajo” del Sistema Solar



Si vais al museo Smithsonian, descubriréis que existe una nave espacial en exposición denominada Pioneer H. Pero tenéis que saber que no ha sido siempre así, ya que la nave tenía prevista su salida incluso fuera del Sistema Solar.

Si todo hubiera salido según lo que se tenía previsto, se podría haber utilizado la gravedad asistida con el fin de viajar más allá del plano eclíptico del Sistema Solar con el fin de estudiar los efectos del sol en la zona, además de su interacción con el espacio interestelar. Tal y como ya sucedió con los anteriores proyectos, el plan se tiró a la basura y nunca más se volvió a pensar en él, con el consiguiente transporte de la nave al conocido museo.


El Internet extraplanetario



Este proyecto nació a partir de un un orbitador de Telecomunicaciones en Marte que se encargaba de las comunicaciones de muchos de las misiones que transmiten información a la Tierra. Lo que se quería era construir un concentrador de red utilizando el mismo aparato. Una idea curiosa ¿verdad? Las conexiones habrían sido de menos de 56 Kbps, lo que significa que apenas se podrían haber transmitido textos. Y cortos. Sin embargo, lo que de verdad se pretendía era transmitir información desde las múltiples misiones a Marte, a través de un único de centro de comunicaciones.

Lo único que hizo que el proyecto se cancelara fue el hecho de que ya existía un equipo de comunicaciones lo suficientemente avanzado como para cumplir ese mismo propósito. Era inútil e inservible poner en marcha un dispositivo más.

La NASA ha llevado a cabo una gran cantidad de proyectos que han buscado diferentes objetivos. Unos han conseguido avanzar y otros, lamentablemente, se han quedado en el papel o se han descartado por motivo políticos. En cualquier caso, está claro que la agencia sigue trabajando en nuevas misiones de las cuales sabremos más detalles próximamente.


0
0
0
0No comments yet