+“Little Bastard”, el coche maldito de James Dean