Popular channels

Los estudios cientificos mas extraños de nuestros dias




Las consecuencias de rebajar el déficit, a costa de los recortes presupuestarios en Ciencia y Educación, van a suponer un lastre demasiado pesado para nuestra sociedad (pan para hoy y hambre para mañana). Aunque, lamentablemente, también hay estudios científicos para los que haber destinados fondos supone un insulto a la propia Ciencia. Estos son algunos ejemplos:

El efecto de la música country en el suicidio (1992); Steven Stack (Wayne State University) y Jim Gundlach (Auburn University).
El resultado del estudio demuestra que cuanto mayor tiempo se dedica a escuchar música country, mayor es la tasa de suicidio entre la población de origen caucásico (la que mayoritariamente la escucha).





Amor y Sexo con Robots (2007); David Levy (Universidad de Maastricht).
En palabras del autor: “Mi previsión es que alrededor de 2050, el estado de Massachusetts será la primera jurisdicción en legalizar los matrimonios con robots. Puede sonar un poco raro, pero no lo es: el amor y el sexo con robots son inevitables”




Cuerpos rectales extraños: informe de casos y una revisión exhaustiva de la literatura mundial (1986); D. Busch y Starling J.
Bombillas, linternas, frutas y hortalizas, botellas…





La manipulación segura y sin dolor de un pene enganchado en una cremallera (2005); Satish Chandra Mishra (Hospital Charak Palika).




Velocidad ultrasónica en el queso cheddar afectada por la temperatura (2006); A. Mulet, J. Benedito, J. Bon y C. Roselló (Universidad Politécnica de Valencia)
El intervalo de temperatura más fiable para llevar a cabo mediciones de ultrasonidos en el queso cheddar es el comprendido entre 0 a 17 ° C.




Los pollos prefieren a los humanos guapos (2002); S. Ghirlanda, L. Jansson y M. Enquist (Universidad de Estocolmo)
Los pollos reaccionaban ante rostros femeninos atractivos pero no ante rostros femeninos promedio.





Vejiga llena nubla el pensamiento: estudio


Conducir un vehículo teniendo una desesperada necesidad de orinar no es un delito, pero quizá debería serlo. Peter Snyder y sus colegas encontraron que tener una vejiga a punto de estallar reduce el nivel de atención y la habilidad de tomar decisiones en el mismo grado que niveles bajos de intoxicación por alcohol o 24 horas sin dormir.

La investigación les hizo ganar el Premio Nobel Ig 2011 de Medicina.

"Cuando la gente llega a un punto en el que siente tanto dolor que simplemente ya no puede soportarlo más, es como estar borracho. La capacidad de retener información estaba realmente deteriorada", dijo Snyder, un profesor de Neurología de la Universidad Brown, en Providence, Rhode Island.

Los ganadores de este año de la dudosa distinción otorgada por la Universidad de Harvard a descubrimientos científicos que hacen que uno se rasque la cabeza incluye a un equipo de científicos japoneses que inventaron una alarma antiincendios que huele a wasabi; un alcalde europeo que resolvió los problemas de estacionamiento de su ciudad con una pieza de equipo militar pesado.

También a un investigador noruego que exploró la ciencia detrás de suspirar; y la numerosa cantidad de personas a través de la historia cuyos cálculos matemáticos para pronosticar el fin del mundo han fracasado.

En la edición 21 de la entrega de premios patrocinada por Anales de Investigación Improbable, los galardones fueron entregados por laureados con el verdadero Premio Nobel, y ésta contó con su usual dosis de tontería, incluida una miniópera sobre la química en una cafetería y el lanzamiento ritual de aviones de papel.

El punto del trabajo de Snyder fue determinar los efectos del dolor sobre la toma de decisiones. Trabajar con la vejiga llena es una forma de "bajo costo y bajo riesgo" de causar dolor que puede ser resuelta fácilmente, simplemente yendo al baño.

La investigación, realizada con científicos en universidades australianas, también fue divertida. El grupo incluso coronó a un campeón no oficial de retención de orina, la persona que pudo resistir más tiempo antes de que su vejiga explotara.

El investigador australiano David Darby resistió tres horas. Arturas Zuokas, alcalde de Vilnius, Lituania, ganó el Premio Nobel Ig de la Paz por su manera de manejar a infractores de espacios de estacionamiento. El aplastó sus autos con un vehículo blindado para el transporte de tropas.

"Simplemente decidí que era tiempo de enseñar a los bravucones que no tenían respeto por los derechos de otros una lección que dejara una impresión", dijo el alcalde en un correo electrónico.




SALUDOS !!!!!

Comentar no esta de mas

y dejar algun punto tampoco !!
0
4
0
4Comments
jano_thrash
0
lossles_kapodamy

Los pollos prefieren a los humanos guapos

0
RemyLeBlanc

Cientifico esto!! Esto es crap 😊

0
massey_ferguson

Da para todo la humanidad

0