Check the new version here

Popular channels

Los niños de Morelia




Los niños de Morelia

[email protected] a mi nuevo post



La guerra civil española fue la primera explosión de la profunda crisis en la que estaba inmersa Europa en los años treinta y que conducirá a la Segunda Guerra Mundial. Esto explica, en gran parte el impacto que produjo en los distintos sectores de la opinión pública y entre los intelectuales, así como las posturas tomadas por los gobiernos de otros países que llevaron a una internacionalización temprana del conflicto.



Los niños fueron los primeros afectados al estallar la guerra. Miles de hogares se deshicieron al incorporarse los padres al frente, tener que huir, sufrir la cárcel o ser fusilados. El desamparo de los menores se acentúo en las zonas cercanas a los frentes por los bombardeos, la escasez de alimentos y las enfermedades derivadas de las malas condiciones higiénicas.



Según Ramón Salas Larrazabal, en la guerra murieron 138.030 niños, más de lo que se podía prever en una situación de paz, pero es que además la lógica caída de la natalidad produjo 557.185 nacimientos menos de los esperados. Si comparamos ambas cifras con las de 275.000 adultos que murieron de manera violenta, podemos hacernos una idea de cómo afecto la guerra a la demografía infantil.



Las ofensivas del ejército de Franco obligaron a continuos repliegues de las tropas republicanas y de contingentes de población civil a zonas todavía controladas por el Gobierno de la República. Las consecuencias de estos movimientos de población las sufrieron en mayor medida las mujeres y los hijos de los combatientes.



Las sucesivas derrotas que a lo largo de 1937 tuvo el ejército republicano condujeron a evacuaciones masivas de niños procedentes de diferentes lugares de España, tanto a la región mediterránea de Levante y Cataluña como el extranjero.



La caída del frente norte llevó al Gobierno Autonómico vasco a organizar una serie de expediciones de niños al extranjero. Después hubo otra serie de evacuaciones de menores procedentes de distintas zonas de España. El país que acogió a un mayor número de niños fue Francia. Otros países fueron Inglaterra, Rusia, México, Bélgica, Suiza y Dinamarca.



En septiembre de 1937 había en España 564 colonias que acogían a 45.248 niños y niñas. De éstas, 158 eran colonias colectivas y 406 de régimen familiar. Las colonias colectivas estaban instaladas en edificios cedidos o requisados a sus propietarios.



El continuo avance del ejército de Franco a lo largo de 1938 agravó el problema de las evacuaciones. Muchas colonias de Levante y Cataluña se convirtieron en meros refugios donde el hacinamiento de los niños impedía desarrollar las labores asistencial y educativa para las que habían sido proyectadas.


Reparto de pan entre niños refugiados

Las evacuaciones de niños al extranjero se concibieron con un carácter temporal. Sin embargo esto no fue así en algunos casos; muchos niños vivieron junto a sus padres su condición de exiliados. En otras ocasiones los propios padres se mostraron reacios a que regresaran a la "España de los vencedores". Hubo países como Francia, Inglaterra o Bélgica que facilitaron el retorno, pero no fue así por parte de la URSS ni de México.


Llegada de refugiados españoles a México




Niños españoles en la Escuela "España-México"


Grupo de niños de la Escuela "España-México"


Documentación del Comité de ayuda

Desde el inicio de la guerra civil, México ayudó de diversas maneras al gobierno de la República española. Una de ellas fue acogiendo a los que se llamaron "Niños de Morelia". El entonces Presidente del país, General Lázaro Cárdenas y su esposa Amalia mostraron desde el primer momento un vivo cariño e interés por los 451 niños que viajaron en el Mexique desde Burdeos hasta Veracruz, donde desembarcaron el 7 de junio de 1937. Al día siguiente llegaron a ciudad de México, siendo alojados en la Escuela "Hijos del Ejército" nº 2. El 10 de junio una multitud de personas les daban la bienvenida en Morelia, en el estado de Michoacán.


Llegada de niños a la Escuela "Hijos del Ejército"


En el taller de costura de la Escuela


Niños en taller de electricidad con su maestro


Se les alojó en dos antiguos seminarios, ahora transformados en colegios para niños y niñas con el nombre de Escuela Industrial "España-México". Aquí es donde los niños empezaron a extrañar verdaderamente a los padres y hermanos que habían dejado en España. Las niñas de mayor edad trataron de suplir estas carencias en los más pequeños.


Comedor de la Escuela


Dormitorio de la Escuela


En el patio del colegio de niñas con el director


El primer director de la Escuela fue Lamberto Moreno que fue destituido tras la muerte accidental del niño Francisco Nebot Satorres. Le sucedió Roberto Reyes Pérez. Otros niños también murieron por accidente o enfermedad y varios se escaparon de la Escuela al no poder adaptarse al régimen que había allí. El Presidente Lázaro Cárdenas veía regularmente a los niños y estos hacían visitas a la ciudad de México en periodos vacacionales. Algunos niños se fueron a vivir con familiares o con antiguos residentes de la colonia española en México, otros fueron llevados a escuelas en ciudad de México.


Grupo de niños con el General Lázaro Cárdenas y el director de la Escuela


Niños desfilando ante el General Lázaro Cárdenas


Niñas desfilando ante el General Lázaro Cárdenas

En 1940 terminó el sexenio de gobierno del General Lázaro Cárdenas. En la Escuela el nuevo director fue Diego Hernández Topete. A partir de este momento el apoyo oficial empezó a disminuir. Con la ayuda de la antigua colonia de españoles, un grupo de niñas fueron llevadas al orfanato Divino Pastor en Mixcoax y otro, al convento de las Madres Trinitarias en Puebla. En diciembre de 1943 concluyeron para los "Niños de Morelia" las actividades en la Escuela y los que quedaban en ella fueron repartidos en varias Casas-Hogares en ciudad de México.


Una de las casas-hogar de la Colonia Escandari


Niñas en el convento de las Madres Trinitarias en Puebla


Grupo de muchachos en un a Casa-Hogar de México D.F.


Algunos de estos jóvenes regresaron a España, pero el resto se quedó definitivamente en México donde formaron una familia. Aunque la mayoría de estos niños conservaron un sentimiento de gratitud hacia el General Lázaro Cárdenas, el pueblo mexicano y los españoles allí residentes, el deseo unánime de todos ha sido y es "¡Qué no haya más Niños de Morelia!".



En 1937 llegaron a la ciudad de Morelia 456 niños procedentes de España. Venían con la promesa de regresar con sus padres en cuanto terminara la Guerra Civil, misma que, pensaban, ganaría la causa republicana. Pero no fue así, y los niños envejecieron solos, lejos de casa. Solamente seis de ellos continúan viviendo en Morelia. Este documental recoge su historia 23,936 días después.


link: https://www.youtube.com/watch?v=QFE3AQKjv1c


+2
16
0
10
16Comments