Ludwig Wittgenstein

Ludwig Wittgenstein nació en Viena el 26 de abril de 1889, de Karl yLeopoldine Wittgenstein. Fue el más joven de ocho hijos, nacido en una de lafamilias más promedientes y ricas del Imperio austrohúngaro. Fue filósofo,matemático, lingüista y lógico austríaco.




 
El pensamiento filosófico de Wittgenstein suele dividirse en dosperíodos: el primer período gira en torno a su primer trabajo importante,publicado en 1923: el Tractatus logico-philosophicus.Luego de su publicación, Wittgenstein dejó la filosofía, creyendo haberresuelto todos los problemas filosóficos. Varios años después, tras algunostraspiés, Wittgenstein volvió a enseñar y filosofar, pero con un espíritu muydistinto al que guió su trabajo anterior. De este segundo período resultaronlas Investigaciones filosóficas publicadas de manera póstuma en 1953. Estos dostrabajos son tan diferentes, que a veces se habla de un "primer Wittgenstein" o "Wittgenstein del Tractatus", y de un"segundo Wittgenstein" o"Wittgenstein de las Investigaciones".




 
PRIMER WITTGENSTEIN: TRACTATUS LOGICO-PHILOSOPHICUS


El Tractatus logico-philosophicus fue elprimer libro escrito por Wittgenstein y el único que él vio publicado en vida, bajoel título Logisch-Philosophische Abhandlung. Unaño más tarde (en 1922) aparecería la primera edición bilingüe (alemán-inglés),acompañado de una introducción de Bertrand Russell, y ya bajo el título enlatín con el que más se lo conoce. Es el principal texto en que Wittgensteinexpresa su pensamiento del llamado "primer período".
El Tractatus es untexto complejo que se presta a diversas lecturas. En una primera lectura, sepresenta como un libro que pretende explicar el funcionamiento de la lógica(desarrollada previamente por Gottlob Frege y por por Russell, entre otros),tratando de mostrar al mismo tiempo que la lógica es la estructura sobre lacual se levanta nuestro lenguaje descriptivo (nuestra ciencia) y nuestro mundo(que es aquello que nuestro lenguaje o nuestra ciencia describe). La tesisfundamental del Tractatus es estaestrecha vinculación estructural (o formal) entre lenguaje y mundo, hasta talpunto que: «los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». En efecto,aquello que comparten el mundo, el lenguaje y el pensamiento es la forma lógica(logische form), gracias a la cualpodemos hacer figuras del mudo para describirlo.
 
Para Wittgenstein el lenguaje descriptivo funciona igual que unamaqueta, en la cual representamos los hechos colocando piezas que hacen lasveces de los objetos representados. En el Tractatus, ellenguaje está formado fundamentalmente por nombres (hablamos, naturalmente, dellenguaje una vez que es analizado lógicamente).
De esta idea tan fundamental extrae Wittgenstein toda su teoría de lasignificación y de la verdad. Una proposición será significativa, o tendrásentido, en la medida en que represente un estado de hechos lógicamenteposible. Otra caso distinto es que la proposición sea verdadera o falsa.
Una proposición con sentido figura un estado de hechos posible. Para quela proposición sea verdadera, el hecho que describe debe darse efectivamente.Si el hecho descrito no se da, entonces la proposición es falsa. Pero en estecaso, sea falsa o sea verdadera, la proposición tiene sentido, porque describeun estado de hechos posible. «El mundo es todo lo que sea el caso»; la realidadserá la totalidad de los hechos posibles, los que se dan y los que no se dan.
 
Otra tesis fundamental del Tractatus  es la identidad entre el lenguajesignificativo y el pensamiento, dando a entender que nuestros pensamientos (lasrepresentaciones mentales que hacemos de la realidad) se rigenigualmente por la lógica de las proposiciones, pues: «La figura lógica de loshechos es el pensamiento» o «El pensamiento es la proposición con sentido». Deeste modo, si algo es pensable, ha de ser también posible, es decir, ha depoder recogerse en una proposición con sentido (sea ésta verdadera o falsa). Elpensamiento es una representación de la realidad. La realidad es aquello que sepuede describir con el lenguaje (en este sentido, se aprecia que la realidad enel Tractatus es una imagen que resulta deun lenguaje descriptivo, y no una realidad en sí; por eso “loslímites de mi lenguajeson los límites de mi mundo”).
 
Este es el punto en que el Tractatus esinterpretado como abogado del empirismo o como un apología de la ciencia, yaque sólo la ciencia es capaz de decir algo con sentido; y «De lo que no sepuede hablar, hay que callar». Ahora bien, el verdadero y original pensamientode Wittgenstein empieza aquí. Si, como dice el Tractatus sólo esposible hablar con sentido de los hechos del mundo: ¿qué ocurre con los textosde filosofía y, en particular, con las proposiciones del propio Tractatus?
 En efecto, el Tractatus no describehechos posibles ni hechos del mundo, sino que habla del lenguaje y de la lógicaque rige nuestro pensamiento y nuestro mundo.
Entra así en juego la polémica -pero fundamental- distinción entre decir y mostrar que el propio Wittgenstein consideraba el núcleo de lafilosofía. La forma lógica yla lógica en general no pueden expresarse, vale decir: no se puede crear unaproposición con sentido en que se describa la lógica, porque la lógica semuestra en las proposiciones con sentido (queexpresan el darse o no darse de un estado de hechos). La lógica está presenteen todas las proposiciones, pero no es dicha por ninguna de ellas. En este sentido: «La lógica estrascendental».
 




Análogamente, tal y como se apunta hacia el final del Tractatus,la ética es también inexpresable y trascendental. La ética, lo que sea bueno ovalioso, no cambia nada los hechos del mundo; el valor debe residir fuera del mundo, enel ámbito de lo místico. De lo místico no se puede hablar, pero una y otra vez se muestra en cada uno delos hechos que experimentamos.
 






SEGUNDO WITTGENSTEIN: LAS INVESTIGACIONES FILOSÓFICAS


Las Investigacionesfilosóficas son el principal texto en que se recoge elpensamiento del llamado segundoWittgenstein. El rasgo másimportante de esta segunda época está en un cambio de perspectiva y paradigmaen su estudio filosófico del lenguaje. Si en el Tractatus adoptaba unpunto de vista lógico para el escrutinio del lenguaje, este segundoWittgenstein llega al convencimiento de que el punto de vista adecuado es decarácter pragmatista: no se trata de buscar las estructuras lógicas dellenguaje, sino de estudiar cómo se comportan los usuarios de un lenguaje, cómoaprendemos a hablar y para qué nos sirve.
 
En las Investigaciones,Wittgenstein sostiene que el significado de las palabras y el sentido de lasproposiciones está en su función, su uso en el lenguaje. Vale decir quepreguntar por el significado de una palabra o por el sentido de una proposiciónequivale a preguntar cómo se usa. Por otra parte, puesto que dichos usos sonmuchos y multiformes, el criterio para determinar el uso correcto de unapalabra o de una proposición estará determinado por el contexto al cualpertenezca, que siempre será un reflejo de la forma de vida de los hablantes.Dicho contexto recibe el nombre de juego de lenguaje. Estos juegos de lenguaje no comparten unaesencia común sino que mantienen un parecido de familia. De esto se sigue quelo absurdo de una proposición radicará en usarla fuera del juego de lenguajeque le es propio.
 
Una tesis fundamental de las Investigaciones es la imposibilidad de un lenguajeprivado. Para Wittgenstein, un lenguaje es unconglomerado de juegos, los cuales estarán regidos cada uno por sus propiasreglas. El asunto está en comprender que estas reglas no pueden ser privadas,es decir que no podemos seguir privadamente una regla. La razón está en que elúnico criterio para saber que seguimos correctamente la regla está en el usohabitual de una comunidad: si me pierdo en una isla desierta, y establezco unjuego para entretenerme, al día siguiente no puedo estar seguro de si cumplolas mismas reglas que el día anterior, pues bien podría fallarme la memoria ohaber enloquecido. Lo mismo ocurre con los juegos de lenguaje: pertenecen a unacolectividad y nunca a un individuo solo. Esto tendrá importantes consecuenciaspara la posterior filosofía de la mente, pues ¿qué sucede con esos términos querefieren a nuestras experiencias privadas, los llamados términosmentales, como por ejemplo "dolor"?El significado de la palabra "dolor" es conocido por todos. Sinembargo, yo no puedo saber si llamas "dolor" a lo mismo que yo, yaque yo no puedo experimentar tu dolor, sino solamente el mío. Esto lleva aWittgenstein a comprender que el uso de la palabra "dolor" vieneasociado a otra serie de actitudes y comportamientos (quejas, gestos o caras dedolor, etc.) y que sólo con base a ello terminamos por asociar la palabra"dolor" a eso que sentimos privadamente.
 
Por otro lado, desde esta misma perspectiva, los llamados"problemas filosóficos" no son en realidad problemas, sinoperplejidades. Cuando hacemos filosofía, nos enredamos en un juego de lenguajecuyas reglas no están determinadas, ya que es la propia filosofía la que pretendeestablecer esas reglas; es una suerte de círculo vicioso. De ahí que la misiónde la filosofía sea, para Wittgenstein, "luchar contra el embrujo denuestro entendimiento por medio del lenguaje".
 




DIFERENCIAS ENTRE EL PRIMER Y EL SEGUNDO WITTGENSTEIN


Mientras que para el primer Wittgenstein había un solo lenguaje, a saber:el lenguaje ideal compuesto por la totalidad de las proposicionessignificativas (lenguaje descriptivo), para el segundo Wittgenstein el lenguajese expresa en una pluralidad de distintos "juegos de lenguaje" (delque el descriptivo es sólo un caso). Cabe decir que el primer Wittgensteinrealza la substitución "explicativa" frente a la"inductiva" -característica del segundo Wittgenstein- en una segundaparte más introspectiva del lenguaje exacto, calificándolo de un modo más adecuadoal uso, como se ha dicho del primer y segundo Wittgenstein; en tanto que lainversión del significado, inversión producida por la reiteración delsignificado opuesto al directo, puede cambiar el contexto de la proposición yasimismo admitirla.
Por otra parte, el primer Wittgenstein definía lo absurdo o insensato deuna proposición en tanto que ésta rebasaba los límites del lenguajesignificativo, mientras que el segundo Wittgenstien entiende que unaproposición resulta absurda en la medida en que ésta intenta ser usada dentrode un juego de lenguaje al cual no pertenece. De ahí que, para el primerWittgenstein, el significado estaba determinado por la referencia, lo queequivale a decir que si una palabra no nombra ninguna cosa o en una proposiciónno figura ningún hecho, carece de significado en tanto que resulta imposibleasignarle un determinado valor de verdad. Pero el segundo Wittgenstein reconoceque en el lenguaje ordinario la función descriptiva es una de las tantasfunciones del lenguaje y que, por ende, el dominio del significado es mucho másvasto que el de la referencia. Así, para el segundo Wittgenstein, el sentido deuna proposición o el significado de una palabra es su función, o sea que estádeterminado por el uso que se haga de la misma. En síntesis: el criterioreferencial del significado es reemplazado por el criterio pragmático delsignificado.
En cuanto a la noción de verdad, primer Wittgenstein adopta sin más elcriterio correspondentista, puesto que, en virtudud de la relación isomórficaentre lenguaje y mundo, la verdad se constituye como la correspondencia entreel sentido de (lo representado en) una proposición y un hecho. Pero dado que elsegundo Wittgenstein postula distintos usos posibles del lenguaje más allá deldescriptivo, la aplicación del criterio semántico de verdad parece quedarrestringida al ámbito del lenguaje meramente descriptivo.






Ludwig Wittgenstein murió en Cambridge, en casa de su médico, el doctor Bevan, con 62 años, tras negarse a recibir tratamiento médico contra el cáncerde próstata que sufría. Se encontraba trabajando en un manuscrito que analizabalos supuestos y condiciones de la certeza, publicado de manera póstuma por laheredera de sus trabajos, Elizabeth Anscombe. Se dice que sus últimas palabrasfueron: "Diles que mi vida fue maravillosa".