Check the new version here

Popular channels

Mentiras más destructivas sobre nutrición






1. Los huevos son poco saludables


Hay una cosa en la que los profesionales de la nutrición han tenido un éxito notable … y es en desprestigiar a los alimentos muy saludables. El peor ejemplo de esto son los huevos, que contienen una gran cantidad de colesterol y por lo tanto se considera que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. Sin embargo, recientemente se ha demostrado que el colesterol en la dieta en realidad no eleva el colesterol en la sangre. Son ricos en todo tipo de nutrientes, a pesar de ser un alimento “alto en grasas”, comer huevos para el desayuno está demostrado que causa significativa pérdida de peso en comparación con los panes para el desayuno.


Conclusión: Los huevos no causan enfermedades al corazón y se encuentran entre los alimentos más nutritivos del planeta. Comer huevos para el desayuno puede ayudar a perder peso.



2. Las grasas saturadas son malas para ti


Hace algunas décadas, se decidió que la epidemia de enfermedades del corazón era causada por comer demasiada grasa, especialmente grasas saturadas. Esto se basó en estudios altamente imperfectos y decisiones políticas que ahora se ha demostrado que son completamente equivocadas. Un masivo artículo publicado en el 2010 examinó 21 estudios epidemiológicos con un total de 347.747 sujetos. Sus resultados: absolutamente ninguna asociación entre la grasa saturada y las enfermedades al corazón. El consumo de grasas saturadas aumenta la cantidad de colesterol HDL (el “bueno”) en la sangre y cambia el LDL de pequeño, denso LDL (muy malo) a LDL grande, que es benigno. Carne, aceite de coco, queso, mantequilla … no hay absolutamente ninguna razón para temer a estos alimentos.


Conclusión: Los estudios más recientes han demostrado que la grasa saturada no causa enfermedades al corazón. Los alimentos naturales que son altos en grasas saturadas son buenos para ti.



3. Todo el mundo debe comer cereales


Los granos son bastante bajos en nutrientes en comparación con otros alimentos reales como los vegetales. También son ricos en una sustancia llamada ácido fítico que aprisiona minerales esenciales en el intestino y no deja que sean absorbidos. El grano más común en la dieta occidental, lejos, es el trigo … y el trigo puede causar una serie de problemas a la salud, tanto pequeños como graves. El trigo moderno contiene una gran cantidad de una proteína llamada gluten, pero hay evidencia de que una porción significativa de la población puede ser sensible a ella. Consumir gluten puede dañar el revestimiento del intestino, causar dolor, hinchazón y cansancio.


Conclusión: Los granos son relativamente bajos en nutrientes en comparación con otros alimentos reales como los vegetales. Los granos de gluten, en particular, pueden conducir a una variedad de problemas de salud.



4. Comer una gran cantidad de proteínas es malo para los huesos y los riñones


Una dieta alta en proteínas ha demostrado causar osteoporosis y enfermedades renales. Es cierto que el consumo de proteínas aumenta la excreción de calcio de los huesos en el corto plazo, pero los estudios a largo plazo muestran en realidad el efecto contrario. A largo plazo, la proteína tiene una fuerte asociación con la mejora de la salud ósea y un menor riesgo de fractura. Además, los estudios no muestran ninguna asociación entre altas proteínas con enfermedades renales en personas sanas.


Conclusión: Consumir una dieta alta en proteínas se asocia con una mejor salud ósea y un menor riesgo de fracturas. Una alta cantidad de proteínas también disminuye la presión arterial y mejora los síntomas de la diabetes, lo que debería reducir el riesgo de insuficiencia renal.



5. Los alimentos bajos en grasa son buenos para ti


¿Sabes cómo sabe un alimento regular cuándo toda su grasa ha sido removida? Bueno, sabe a cartón. Nadie querría comérselo. Los fabricantes de alimentos lo saben y, por lo tanto, suman otras cosas para compensar la falta de grasa. Por lo general, estos son los edulcorantes … azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa o edulcorantes artificiales como el aspartamo. Vamos a llegar a la azúcar en un momento, pero me gustaría señalar que a pesar de que los edulcorantes artificiales no tienen calorías, la evidencia NO sugiere que son mejores que el azúcar.


Conclusión: Los alimentos bajos en grasa son generalmente productos altamente procesados ​​cargados con azúcar, jarabe de maíz o edulcorantes artificiales. Son extremadamente insanos.



6. Debes comer muchas comidas pequeñas durante el día


La idea de que debes comer muchas comidas pequeñas durante el día con el fin de “mantener el metabolismo alto” es un mito persistente que no tiene ningún sentido. Es verdad que comer aumenta un poco el metabolismo mientras estás digiriendo la comida, pero es la cantidad total de alimentos lo que determina la energía usada, NO el número de comidas. De hecho, esto ha sido puesto a prueba y refutado varias veces. Estudios controlados donde un grupo come muchas comidas pequeñas y el otro la misma cantidad de alimentos en menos comidas muestran que literalmente no hay diferencia entre los dos. De hecho, un estudio en hombres obesos reveló que comer 6 comidas al día dio lugar a menos sensación de saciedad en comparación con 3 comidas.


Conclusión: No hay evidencia de que comer muchas comidas pequeñas durante el día es mejor que menos, comidas más grandes. No comer de vez en cuando es bueno. El aumento de la frecuencia de las comidas se asocia con el cáncer de colon.



7. Los carbohidratos deben ser tu mayor fuente de calorías


La opinión más extendida es que todo el mundo debería comer una dieta baja en grasas, siendo los carbohidratos alrededor del 50-60% de las calorías totales. Este tipo de dieta contiene una gran cantidad de granos y azúcares, con muy pequeñas cantidades de alimentos ricos en grasas como la carne y los huevos. Este tipo de dieta puede funcionar bien para algunas personas, especialmente aquellos que son naturalmente delgados. Pero para aquellos que son obesos, tienen síndrome metabólico o diabetes, esta cantidad de hidratos de carbono es muy peligrosa. Los resultados son consistentemente a favor de las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasa.


Conclusión: La dieta baja en grasas y alta en hidratos de carbono es un fracaso y se ha demostrado en repetidas ocasiones que es muy inferior a las dietas más bajas en carbohidratos y altas en grasa.



8. Las semillas Omega-6 y los aceites vegetales son buenos para ti


Las grasas poliinsaturadas se consideran saludables, ya que algunos estudios muestran que disminuyen el riesgo de enfermedades del corazón. Pero hay muchos tipos de grasas poliinsaturadas y no son todos iguales. Lo más importante, es que tenemos tanto ácidos grasos Omega-3 como ácidos grasos Omega-6. Los omega-3 son antiinflamatorios y reducen el riesgo de muchas enfermedades relacionadas con la inflamaciones. Los humanos de hecho necesitan tener el Omega-6 y el Omega-3 en una proporción determinada. Si la relación es demasiado alta a favor del Omega-6, podrían causarse problemas. Las investigaciones que se centran específicamente en los ácidos grasos Omega-6 en lugar de las grasas poliinsaturadas en general muestran que estos en realidad aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.


Conclusión: Los seres humanos necesitan tener las grasas Omega-6 y Omega-3 en una proporción determinada. Comer en exceso Omega-6 a partir de aceites de semillas aumenta el riesgo de enfermedades.



9. Las dietas bajas en carbohidratos son peligrosas


La dieta baja en grasas vendida en todo el mundo es bastante inútil contra muchas enfermedades. Simplemente no funciona. Sin embargo, las dietas bajas en carbohidratos (desprestigiadas por los nutricionistas y los medios de comunicación) han demostrado repetidamente conducir a resultados mucho mejores. Cada prueba controlada aleatoria en dietas bajas en carbohidratos muestra que:
  • Reducen la grasa corporal más que las dietas bajas en grasa con restricción de calorías, a pesar de que a las personas que hacen dieta baja en carbohidratos se les permite comer todo lo que quieran.

  • Disminuyen la presión arterial de manera significativa.

  • Bajan el azúcar en la sangre y mejoran los síntomas de la diabetes mucho más que las dietas bajas en grasa.

  • Aumentan el colesterol HDL (el colesterol bueno) mucho más.

  • Disminuyen los triglicéridos mucho más que las dietas bajas en grasa.

  • Cambian el patrón de LDL (colesterol malo) de pequeño y denso (muy malo) a LDL grande, que es benigno.

  • Las dietas bajas en carbohidratos son también más fáciles de mantener, probablemente debido a que no requieren restringir calorías y tener hambre todo el tiempo. Más personas en los grupos de bajos carbohidratos llegaron hasta el final de los estudios.



Conclusión: Las dietas bajas en carbohidratos son la manera más saludable, más fácil y más eficaz de perder peso y revertir enfermedades metabólicas. Es un hecho científico.



10. El azúcar es poco saludable porque contiene calorías “vacías”


Comúnmente se cree que el azúcar es malo, ya que contiene calorías vacías. Es cierto, el azúcar tiene muchas calorías sin nutrientes esenciales. Pero eso es sólo la punta del iceberg. El azúcar, principalmente debido a su alto contenido de fructosa, afecta el metabolismo de una manera que lleva al aumento de grasa rápida y a enfermedades metabólicas. La fructosa se metaboliza por el hígado y se convierte en grasa que es secretada a la sangre en forma de partículas de VLDL. Esto conduce a niveles elevados de triglicéridos y colesterol. También es la causa de la resistencia a las hormonas insulina y leptina, que es un paso hacia la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes.


Conclusión: Los efectos nocivos del azúcar van mucho más allá de las calorías vacías. El azúcar causa estragos en nuestro metabolismo y nos lleva a un aumento de peso y a muchas enfermedades graves.



11. Los alimentos altos en grasa te harán engordar


Parece un poco intuitivo que comer grasas te hace engordar. El material que está reunido bajo nuestra piel y que nos parece suave e hinchado es grasa. Entonces… el consumo de grasas le da a nuestro cuerpo incluso más de lo mismo. Pero no es así de simple. A pesar de que la grasa tiene más calorías por gramo que los carbohidratos o las proteínas, las dietas altas en grasas no hacen que la gente engorde.


Conclusión: Una dieta que sea alta en grasas y alta en carbohidratos te hará engordar, pero no es debido a la grasa. De hecho, las dietas que son altas en grasa (y bajas en carbohidratos) causan mayor pérdida de grasa que las dietas que son bajas en grasa.



¡Ahora puedes alimentar las hormigas con un click!




0
0
0
6
0No comments yet