About Taringa!

Popular channels

Mi aporte a los estudiantes mexicanos

Hoy tengo 34 años. soy Abogado y puedo decir que no me va muy bien. Cuando yo tenía 6 años me juré a mí mismo no olvidar mi infancia y no la he olvidado. Cuando tuve 12 años juré no olividar mi juventud, y no la he olvidado. Tampoco olvidé momentos como mi matrimonio y el nacimiento de mis 2 hijos.

En mi vida y con mis recuerdos intactos he podido ver que el ser humano va evolucionando, pero para ir mejorando y creciendo; vamos, para irse convirtiendo en un ciudadano productivo y útil para la sociedad, el Estado debe garantizar condiciones mínimas.

Orgullosamente soy nicaraguense; mi pueblo ostenta numerosas victorias militares contra el imperio norteamericano del siglo XX; apenas con algunas armas, pero con una gran convicción y amor hacia la patria; con unos deseos insuperables de un futuro mejor para nosotros y nuestros hijos.

Son aún más notorias y honrosas las victorias morales que ha tenido mi país. El gobierno norteamericano fue condenado por la Corte Internacional a pagar una indemnización por haber intervenido y financiado una intervención militar contra el pueblo de Nicaragua en la década de los años 80 del siglo pasado.

Somos un pueblo soberano que con gran orgullo podemos decir que a nuestra manera y con total libertad, decidimos nuestro rumbo, a nuestros gobernates y nuestro futuro.

Somos el país más seguro de Centroamérica, tenemos una de las policías más efectivas del mundo, somos punteros en equidad de género e índices de felicidad.

Es cierto que no somos ricos, pero por eso mismo sabemos que la felicidad no la da solamente el dinero y que el sabor de la vida es esa lucha constante por vivir y ser cada día mejores; esa satisfacción de ir trabajando poco a poco con una sola meta clara en la mente.

Aquí en Nicaragua podés decir lo que vos querrás sobre los políticos, la economía, los gobernantes, los grupos delincuenciales y cualquier tema que se te ocurra, y nadie te va a matar por eso. Nuestra policía es eficiente porque está unida al pueblo, si ponés una denuncia de venta de drogas, crimen organizado, narcotráfico internacional o cualquier tema, la policía investiga y actúa y jamás de los jamaces va a dar tu nombre y se tiene la tranquilidad que estamos denunciando a los delincuentes y la policía actuará; y que lo que hicimos es un bien para el pueblo.

No concibo que a menos de 1000 Km de distancia exista un pueblo que tenga que cuidarse de los delincuentes y de la misma policía; que si denuncia un crimen, el criminal se encargue de matarlo para que sirva de ejemplo a los que osen denunciarlo.

El pueblo mexicano urge de una revolución moral en que los valores morales, el deseo de superación de todos y la búsqueda del bien común guíen sus destinos.

El pueblo mexicano urge de líderes honestos que no tengan temor a un grupo de delincuentes que se han hecho millonarios por el temor de un pueblo que en vez de ser protegido por las autoridades es asesinado y obligado a vivir en un estado de terror e incertidumbre, sin los más elementales derechos humanos y a la merced del narcotraficante más fuerte y más violento.

Me causa asombro como el general Augusto C. Sandino aprendió del pueblo mexicano sus ideales sindicalistas, su carácter unionista y cooperativista y que sea este mismo pueblo que forjó el pensar de un héroe, el que ahora llore amarrado a un mounstro que lo devora y cree que no puede hacer nada por evitarlo.

México debe despertar a una nueva conciencia, "maldito sea el hombre que crea en el hombre" dice la biblia; y yo sé que no creen en los políticos.

Para ello les propongo la creación de un nuevo tipo de líderes comunitarios que ya se han dado de manera espontánea.

Hay enfrentamientos callejeros con la policía, quemas de oficinas públicas dirigidas por funcionarios corruptos e inoperantes, formación de grupos civiles de autodefensa; el ejército y la policía son inoperantes porque son com el gato con cascabel, que solamente van a asustar a los sicarios y hacer presencia para justificar sus presupuestos, pero sin hacer nada por solucionar el problema de raíz.

Es necesario que hayan líderes de barrio o colonia, y que se unan luego por distrito en que cada miembro esté plenamente enterado que estará entrando en una guerra civil frontal contra el narcotráfico y la delincuencia y que su vida estará constantemente en riesgo.

Estas personas no deben optar a cargo público ni recibir beneficios económicos de ningún tipo, más que el material táctico y el apoyo logístico para llevar a cabo las operaciones.

No estoy incitando a una guerra civil abierta en México, pues primeramente hay que hacer el movimiento popular y darle un nombre, que el mismo no sea sin colores políticos o económicos y con el único objetivo de recuperar la paz social y liberar al pueblo de la delincuencia y el temor.

Para esto deben hacer una proclama oficial y llamar a los medios de comunicación nacional e internacional, en que expongan sus principios y sus métodos de lucha; los comunicadores deberán ser distitos de los líderes y no deben conocerse personalmente, sino que los divulgadores de información deben ocultar al público su identidad y tener conocimientos y apoyo de informáticos para cifrar las comunicaciones del grupo.

La primera acción contudente del grupo será recabar información económica, miembros, funciones, ubicaciones, funcionamiento de negocios y toda información que lleve al ejército y a la policía a desarticular estos grupos de narcotraficantes y sicarios. Esto debe incluir la participación y vinculación de cualquier funcionario público a estos grupos. Esta información debe ser presentada en un acto público a las autoridades solicitando actúen y dándoles un plazo para que haya resultados y advirtiendo de acciones radicales en caso de que no actúen.

En la situación actual, no van a actuar. El siguiente paso es la protesta cívica; en que todos miembros y sus familiar deberán ir casa por casa de narcotraficantes, sicarios, políticos corruptos y funcionarios inoperantes a hacer protestas frente a sus casas, a gritar consignas y dejar mensajes claros en las paredes de que no quieren que vivan en sus barrios, que no quieren drogas, que no quieren violencia y que no tienen miedo porque están unidos y son más ustedes que ellos.

A como anteriormente les dije, no es necesario el uso de armas. Si se toman una calle, y la policía trata de sacarlos, simple; no los enfrenten; que se disuelva la manifestación y se reunen en un tiempo pre acordado en otra calle para volver a hacer la protesta; o y a tiene listo a otro grupo para que paralice el tráfico en 5 calles más. La policía va a atender los otros paros, se reactiva el plantón en la calle recien desmontada.

Tengo mucho material e ideas de lucha ciudadana y pacífica porque fui partícipe de las luchas del 6% entre 1998 y 2004, en mi país, fui dirigente estudiantil y presidente de la carrera de Derecho en la UNAN Managua.

A nosotros nos tocó muy duro, enfrentamos y supimos vencer gases lacrimógenos, balas de caucho, tonfas y comandos tácticos especiales de la policía, informantes infiltrados, grupos internos anti movimientos estudiantiles, y muchas cosas más.

Si algún dirigente estudiantil mexicano de las zonas en conflicto quisiera compartir ideas y recibir comentarios, este es mi correo:

[email protected]

La Juventud no tiene donde reclinar la cabeza.
Su pecho es como el mar.
Como el mar que no duerme de día ni de noche.

Lo que está en formación
y no agrupado como la madurez.

Como el mar que en la noche
cuando la tierra duerme como un tronco
da vueltas en su lecho.
Carlos Martínez Rivas
0No comments yet
      GIF