Mitos de México (Historia)



La historia no es como la cuentan, es verdad podemos saber hasta cierto punto, decir que la historia a sido esculpida es una falacia , hay hayazgos y miradas(interpretaciones) es decir crece y se complementa pero también ay ocasiones que se oculta la verdad por motivos particulares.




La Revolución que no fue

El la mayoría de libros de historia y en especial los que gratuitamente regala el gobierno , habla de la revolución es decir de un movimiento de todo el pueblo mexicano(movimiento social) que se levantaron en armas para derrocar la terrible dictadura de Porfirio Díaz y acabar con el usurpador Huerta. Todos los jefes revolucionarios lucharon juntos por la causa, así los principios revolucionarios tomaron forma en la constitución de 1917 y en ese momento nació el nuevo estado mexicano.
No hubo revolución sino revueltas, por que:
1.-No hubo realmente unión entre los jefes revolucionarios cada uno tenia diferentes ideales, a los primeros balazos Don Porfi dejo el puesto madero gana el puesto presidencial por la vía electoral...
en resumen a Madero lo matan los gringos, a Zapata lo mata Carranza, a carranza y Villa los mato Obregon, a Obregon lo mato calles con el clero y a Calles lo corrió Cárdenas.
2.- La constitución de 1917 la realizo Carranza y sus seguidores, no participaron los demas lideres revolucionarios ni villistas, ni magonistas, ni zapatistas es decir ningún representante de la gente pobre e indígena del país así que los ideales de los demás no se plasmaron en la constitución.



El cojo vende patrias

El 11 veces presidente Antonio López de santa Anna vendió 2400000 km2 de territorio Mexicano Texas y Mesilla que perdió en la guerra contra EU, todo fue su responsabilidad.

El torpe presidente(por la pierna que le faltaba y que cojeaba) solo vendió personalmente La Mesilla unos 77000 km2 y fue una venta obligada ya que de no hacerlo EU iniciaría una guerra. Santa Anna combatió con los texanos(apoyados por EU) que querían independizarse y este con su escaso talento militar perdió, después de una victoria en El Álamo, decidió dormir una siesta, a escasos 800mts del enemigo, al despertar ya los tenia en cima y el tuvo que reconocer a Texas a aunque no convenció a los demás.
El segundo conflicto participo y todo perdió, pero el tratado de Guadalupe Hidalgo con el cual cedio la mitad de su territorio a cambio de 15 millones de pesos, no fue firmado por Santa Anna habia dejado el país, al verse señalado por todos como el responsable de tan funesto suceso, sin embargo al presentar su renuncia, Manuel de la Peña asumió el poder al ser el Presidente de la Suprema Corte de Justicia (conforme a la ley) y fue este señor quien lo firmo.




Los niños héroes o el cuento para niños

El 13 de septiembre de 1847 el ejército invasor se lanzó al asalto del Castillo de Chapultepec con 1200 soldados que se enfrentaron a… ¡6 cadetes del Colegio Militar!

La lucha desde luego, se antojaba ligeramente desigual; haciendo cálculos, cada muchacho debía acabar con 200 soldados enemigos para cantar victoria. ¡Por eso perdimos!La historia oficial se encargó de reducir la batalla de Chapultepec exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero aquel 13 de septiembre había poco más de 800 soldados mexicanos, que fueron apoyados por el batallón activo de San Blas con 400 hombres más y medio centenar de cadetes del Colegio Militar, no sólo 6. dice que los niños héroes, “ni eran niños ni eran héroes”. Ésta es una verdad a medias. Indudablemente no eran niños: en septiembre de 1847, Francisco Márquez y Vicente Suárez andaban por los 14 años de edad; Agustín Melgar y Fernando Montes de Oca tenían 18; Juan de la Barrera 19 y Juan Escutia 20.
Un cuento de niños:
En marzo de 1947 el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, realizó una visita oficial a México cuando se conmemoraban 100 años de la guerra entre ambos países.
colocó una ofrenda floral en el antiguo monumento a los niños héroes en Chapultepec y expresó: “un siglo de rencores se borra con un minuto de silencio”. desató el repudio hacia el vecino del norte, al caer la noche, cadetes del Colegio Militar retiraron la ofrenda del monumento y la arrojaron a la embajada estadounidense.
Para apaciguar los ánimos y resaltar los egregios valores de la mexicanidad sobre la amenaza exterior, el gobierno decidió recurrir a la historia. Poco después de la visita de Truman se dio a conocer una noticia que ocupó las primeras planas de los diarios. Durante unas excavaciones al pie del cerro de Chapultepec se encontraron seis calaveras que se dijo pertenecían a los niños héroes.
La supuesta autenticidad fue apoyada por varios historiadores y por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Nadie se atrevió a contradecir la “verdad histórica”, avalada por el presidente, con un decreto donde declaró que aquellos restos pertenecían indudablemente a los niños héroes.
¿Quién podía cuestionar la autoridad histórica del presidente de la República. Si la fundamentación era muy sólida? Seguramente en septiembre de 1847, en medio de la batalla, algún profeta o un vidente se tomó el tiempo para hallar, entre los 600 muertos que yacían regados por todos lados, los cuerpos de los seis cadetes que cayeron en distintos sitios y los sepultó juntos esperando que un siglo después fueran encontrados para gloria de México.
A partir de ese momento los “niños héroes” adquirieron otra dimensión y se transformaron un mito. En 1952 se inauguró su nuevo monumento –conocido hoy como el altar a la patria- y ahí fueron depositados los restos óseos de seis desconocidos pues nunca se comprobó científica y documental mente que efectivamente eran los cadetes. Por lo que se verificó, flagrantemente, un fraude óseo.



Cuál viva México

El 15 de Septiembre se emula lo dicho por el cura Hidalgo, se gritan varios vivas pero es obvio que el padre jamás gritó cosas como “Viva México” porque México no existía como país. Lo que sí se sabe es que Miguel Hidalgo y Costilla dio el grito como a las dos de la mañana del 16 de septiembre de 1810, y antes pronunció fuertes ¡vivas! a la Virgen de Guadalupe, a la religión católica y al rey de España Fernando VII y, eso sí, algunos “¡mueras!” al mal gobierno.
Se sabe que Miguel Hidalgo nunca buscó la independencia, más bien quería que el mal gobierno de la Nueva España fuera derrocado y los hijos de españoles nacidos aquí(criollos) tuvieran más derechos y la prueba está en que él gritó lealtad al rey de España y “Abajo el mal gobierno de la Nueva España”.




El mas chingón...

No existen pruebas sobre la existencia de Juan Martínez “El Pípila”, los barreteros eran muchos en una región que vivía de la minería y es posible que los jefes insurgentes enviaran a uno de ellos (Juan, Pedro, Antonio…) como carne de cañón. El Pípila representa a esos hombres anónimos sacrificados en la Independencia.



De dios a ángel.

El ángel de la independencia no es un ángel.Los historiadores creen que el pueblo inculto al ver un personaje alado arriba de la columna de independencia se empezó a referir a él como “El angel”, pero en realidad es una diosa de la mitología griega, más específicamente es “Nike” la diosa de la victoria.



Ni tan buenos, pero buenos
Francisco Villa
En la figura de Villa se funden realidad y leyenda: desde un Robin Hood a la mexicana, hasta bárbaro incontenible, a genial estratega. Su revolución fue más allá del bandolerismo. Aunque inculto (aprendió a leer muy tarde), era un hombre simple que conocía bien las miserias de la gente del campo; creía en el poder redentor de la educación; fue leal con sus hombres y actuó acorde con sus ideales. Ah, y también derramó mucha sangre sin el menor remordimiento...
Zapata
Aunque la historia oficial ha presentado a Emiliano Zapata como un indio pobre que se levantó en armas, lo cierto es que era un pequeño propietario, dueño de un pedazo de tierra para cultivar; tenía sus buenos caballos e incluso, en una ocasión, los ingresos que ganó por una buena cosecha de sandías los empleó para comprarse una botonadura de plata para su traje charro. Le gustaba la comida francesa y el buen coñac.



Bibliografía : historia general de mexico/varios autores/el colegio de mexico, 1997
la revolución interrumpida/adolfo gilly/el caballito/1991
los 10 engaños al pueblo mexicano/mauro rodriguez/cincel