Check the new version here

Popular channels

Modos de explicar y argumentar en diferentes textos

Es posible analizar las formas de desarrollar un tema a partir de descripciones o argumentos, pero ¿cómo identificar una descripción o un argumento en un texto? Para lograrlo primero hay que definirlos.

Descripción: Consiste en enumerar las características del objeto a detallar, el cual puede ser una persona, un animal, una cosa o un ambiente. El uso de adjetivos es fundamental en la descripción, ya que nos señala el estado del objeto.

El siguiente fragmento corresponde a una descripción:



El perro maltés pertenece a una raza de perro de compañía; es un perro alerta, dócil y muy inteligente. No presenta problemas con otros perros y tiene buena disposición para el aprendizaje. Pesa entre tres y cuatro kilos, su color es blanco puro o un marfil muy pálido. Algunos ejemplares presentan tonos naranja pálidos que parecen ser manchas. El pelo es espeso, brillante, de textura parecida a la seda y muy largo.

Las palabras "alerta, dócil, inteligente" son adjetivos que indican las características del perro.



Argumentación: Busca convencer o persuadir a través de razonamientos (argumentos) dirigidos al intelecto y a los sentimientos del lector. Los discursos políticos, las campanas altruistas y los programas de salud pública, se apoyan en esta forma discursiva.

El texto ¿Cómo elegir la mascota ideal para tu hogar? presenta un claro ejemplo de argumento dirigido al intelecto:

Si lo que se quiere como mascota es un perro, se debe tener en cuenta cual es la raza adecuada para los hijos. Muchos perros no son compatibles bien con los menores de edad, y suelen ser más cascarrabias y reaccionar de una forma que a los humanos no les parecerá bien.



En el ejemplo se aprecia una idea argumentativa para convencer al lector de que si se quiere adquirir una mascota, es importante elegir la raza que se adecue a las características de la familia, es decir, rata de crear conciencia en el lector de la responsabilidad que implica tener una mascota y esto lo hace explicando lo que podría ocurrir si no se considera un elemento importante como es la personalidad de ambos: Muchos perros no compatibilizan bien con los menores de edad, suelen ser más cascarrabias y reaccionar de una forma que a los humanos no les parecerá bien.

¿Cuándo argumentar?


Se argumenta para expresar una opinión o un punto de vista, brindando las razones que los fundamentan. Suele ser necesario argumentar ante temas que generan controversias, es decir, cuando en relación con un tema determinado surgen varios puntos de vista acerca de cómo interpretarlo, cómo actuar al respecto, etcétera.
En ese caso, el tema se convierte en un problema que genera confrontación de discursos.
La argumentación siempre presupone el diálogo, ya que, por un lado, el enunciador suele responder a otra u otras opiniones sobre el mismo tema y, por el otro, puede tener en cuenta puntos de vista contrarios al propio y anticiparse a ellos.
La argumentación, si bien trata de justificar una verdad entre otras, no suele ser restrictiva, sino que da lugar a la discrepancia: fomenta la discusión. No se trata de imponer una idea sino, a partir de argumentos racionales y críticos, obtener la adhesión del destinatario. Cuando, por el contrario, se intenta imponer una opinión con afirmaciones absolutas (“porque sí”, “porque no me gusta”) sobre las de los demás, se cierra la posibilidad de diálogo.

El propósito de una argumentación es defender y sustentar una idea desde un determinado punto de vista a fin de convencer a otros para que la acepten y adhieran a ella libre y voluntariamente. También puede ser usada para contra argumentar, es decir, disuadir al destinatario respecto de una actitud o perspectiva sobre alguna idea, para que cambie de actitud, tome una decisión diferente, desista de ejecutar alguna acción. Por eso, en todos los casos, se debe evaluar quién es el destinatario y qué punto de vista sostiene para encontrar argumentos válidos que sean aceptados y adoptados. Para argumentar exitosamente es necesario utilizar un conjunto de procedimientos.

Como las secuencias de cada tipo textual tienen una estructura definida, es posible identificarlas (si bien pueden aparecer variaciones según la clase de texto). Sin embargo, en una secuencia argumentativa no pueden faltar los siguientes elementos.

❚ Hipótesis
la hipótesis (o tesis) es la idea central que responde a la pregunta que plantea el problema y contiene la opinión personal. Según la clase de texto, puede presentarse de manera explícita —como afirmación o negación— en la introducción, o al final, como
conclusión. También puede estar implícita, de modo que el receptor deberá reconstruirla.
En algunos géneros, como las monografías, la formulación de la hipótesis debe ser clara y precisa, adoptando la forma de una proposición, que puede ser afirmativa o negativa (por ejemplo, “La ONU debe intervenir en este caso” o “La ONU no debe intervenir en este caso”).

❚ Desarrollo: es la parte central del texto —también llamada argumentación propiamente dicha— donde se exponen los argumentos, es decir, las razones o los fundamentos que defienden y justifican la validez o la verdad de la tesis, diferenciándola de otras opiniones consideradas inválidas. Los argumentos se construyen mediante varias técnicas. Sin embargo, se intenta que entre la hipótesis y los argumentos haya una relación de tipo lógico. “opino/considero que el hipertexto volverá obsoletos los libros porque/ya que es más versátil”.
Los argumentos pueden presentarse siguiendo un orden decreciente, es decir, de los más convincentes a los menos categóricos, o de los más generales a los más particulares. Por otra parte, éstos pueden enfatizar tanto aspectos racionales como emocionales, para conmover afectivamente al receptor.

Demostrar y argumentar


La argumentación no es una demostración, ya que ésta es propia de las ciencias exactas —como la Matemática y la Física— y se distingue por presentar pruebas demostrables empíricamente.
En estas ciencias, la hipótesis no es considerada verdadera, sino que la investigación posterior deberá demostrar su validez. La argumentación, por el contrario, es
propia de las ciencias humanísticas —como la Sociología y la Psicología— y se caracteriza porque no presenta pruebas irrefutables, sino verosímiles y posibles.

Muchos textos argumentativos acompañan la hipótesis y el desarrollo con la inclusión de las siguientes partes.

❚ Introducción:
en las argumentaciones escritas, los primeros párrafos presentan el tema y sus antecedentes; también pueden incluir la hipótesis y algún recurso que llame la atención del destinatario, como una cita de autoridad, un relato o datos atractivos.

❚ Conclusión: se cierra la argumentación con un resumen de los argumentos, con frases que señalan las consecuencias positivas que se derivan de adherir a la hipótesis o las consecuencias negativas que resultan de su rechazo, con apelaciones al receptor incitándolo a la participación o abriendo nuevas preguntas. Su contenido dependerá de la clase de texto, ya que en una monografía, por ejemplo, no es correcto incluir un relato conmovedor, recurso que, en cambio, es habitual en las notas de opinión.
+1
0
0
0No comments yet