Popular channels

Momia caso más antiguo de cáncer de próstata Viejo Egipto


(Momia) MNA / DDF - Instituto dos Museus e da Conservação, IP, Lisboa; (CT, recuadro) LMP / IMI - Imagens Médicas Integradas, Lisboa


Antigua dolencia Un escáner CT de alta resolución de la región lumbar de la columna vertebral de una momia egipcia de 2150 años de antigüedad, ha revelado pequeñas lesiones circulares - el caso más antiguo de cáncer de próstata con metástasis en el antiguo Egipto.

Hace unos 2.250 años en Egipto, un hombre conocido hoy sólo por M1, luchó con una larga, dolorosa y progresiva enfermedad. Un dolor sordo latía con fuerza en su baja espalda, luego se extendió a otras partes de su cuerpo, haciendo de la mayoría de los movimientos un sufrimiento. Cuando M1 finalmente sucumbió a la misteriosa dolencia a la edad de 51 a 60 años, su familia pagó para que él pudiera ser momificado de modo que pudiera renacer y deleitarse con los placeres del mundo del mas allá.

Ahora un equipo de investigación internacional ha diagnosticado lo que aquejaba a M1: el cáncer de próstata conocido más antiguo del antiguo Egipto y el segundo caso más antiguo del mundo. (El primer diagnóstico de cáncer de próstata procedía del esqueleto de 2700 años de antigüedad de un rey escita de Rusia) Por otra parte, el nuevo estudio actualmente publicado en el Diario Internacional de Paleopatología, sugiere que los investigadores anteriores pueden haber subestimado la prevalencia de cáncer en poblaciones antiguas, gracias a la tomografía de alta resolución computarizada (TC) capaces de encontrar tumores que miden sólo 1 a 2 milímetros de de diámetro sólo disponible desde 2005. "Creo que los primeros investigadores se perdieron mucho sin esta tecnología", dice el líder del equipo Carlos Prates, radiólogo en medicina privada en el Imagens Médicas Integradas de Lisboa.

El cáncer de próstata empieza en la glándula prostática del tamaño de una nuez, una parte esencial del sistema reproductivo masculino. La glándula produce un fluido lechoso que es parte del semen y está situada debajo de la vejiga de un hombre. En casos agresivos de la enfermedad, las células del cáncer de próstata pueden producir metástasis, o propagación, entrando en el torrente sanguíneo e invadiendo los huesos. Después de realizar escáneres de alta resolución en las tres momias egipcias de la colección del Museo de Arqueología Nacional de Lisboa, Prates y colegas detectaron muchos tumores densos, pequeños y circulares en la pelvis y vértebras lumbares de M1, así como en los huesos superiores de su brazo y de su pierna. Estas son las zonas más comúnmente afectadas por el cáncer de próstata metastásico. "No pudimos encontrar ninguna evidencia para cuestionar este diagnóstico", dice Prates.

"Estaría de acuerdo en que es un caso de cáncer de próstata metastásico", dice Andreas Nerlich, patólogo en el hospital académico Munich-Bogenhausen de Alemania, que no estaba involucrado en el proyecto. "Este es un estudio muy bien realizado".

Los investigadores han luchado mucho tiempo para detectar evidencias de cáncer es los esqueletos y en la carne momificada de los muertos antiguos. Pero los casos registrados de cáncer en poblaciones antiguas son raros. De hecho, un estudio publicado en 1998 en la Journal of Paleopathology calculaba que sólo 176 casos de tumores malignos esqueléticos habían sido declarados entre decenas de miles de humanos antiguos analizados. El bajo número de casos dio lugar a una teoría de que el cáncer solo comenzó prosperar en la era industrial moderna, cuando los agentes carcinógenos se generalizaron más en los alimentos y en el medio ambiente y cuando la gente empezó a vivir más tiempo, dando a los tumores más tiempo para crecer y proliferar.

Pero las poblaciones antiguas, dice Albert Zink, un biólogo antropológico del Instituto de Momias y del Hombre de Hielo en Bolzano, Italia, no eran extrañas a los cancerígenos. El hollín de las chimeneas y hogueras de quema de madera, por ejemplo, contiene sustancias que son conocidas por causar cáncer en humanos. Y el betún que los antiguos constructores de barcos calentaban para sellar e impermeabilizar barcos ha estado unido al cáncer de pulmón, así como a tumores en el tracto digestivo y respiratorio. "Creo que el cáncer fue bastante frecuente en el pasado", dice Zink, "más frecuente de lo que hemos sido capaces de ver".

Sin embargo, esa situación puede estar cambiando, dice Prates, a medida que los antropólogos físicos obtienen acceso a la nueva generación de escáneres TAC de alta resolución. El equipo que Prates y sus colegas utilizaron para estudiar M1, por ejemplo, tiene una resolución de píxel de 0,33 milímetros, lo que permite a los radiólogos visualizar lesiones incluso tamaño de mancha

Para los científicos que estudian los orígenes del cáncer y la compleja interacción de medio ambiente, la dieta y los genes sobre la preponderancia de la enfermedad, como la detección mejorada podría arrojar nueva luz sobre una enfermedad que ha plagado a la humanidad desde hace miles de años, si no más. "Y con seguridad, siempre existe la esperanza de llegar a una mejor comprensión de las raíces de cáncer que ayudará a contribuir de alguna manera a una cura", concluye Zink.

Yapa

Info, videos, software y grupos de Facebook para aprender a memorizar, estudiar y leer mas rápido

39 Expresiones faciales y su nombre

Por favor no dudes en comentar. Saludos!
0
0
0
0No comments yet