1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Ciencia

No descendemos del mono tal y como nos habían contado



Charles Darwin ya habló del origen del hombre explicando que los chimpancés eran los ancestros de la humanidad. En su momento, los religiosos se opusieron a esta teoría, sin embargo, hoy en día incluso los científicos niegan que alguna especie moderna sea el ancestro de otra especie actual.



¿Descendemos del mono o no?
Aunque siempre nos hayan dicho que sí, lo cierto es que no, con un matiz que hay que explicar. Es cierto que tenemos antepasados comunes con los monos, pero no descendemos de ellos.

“Mono” no es un término taxonómicamente válido, es decir, no está admitido científicamente para designar a un grupo determinado de animales. Lo correcto sería hablar de “primates”.

Cuando decimos “descendemos de los primates”, muchas personas se preguntan ¿y por qué todos los primates no son ahora humanos? Pues bien, esa pregunta tiene fácil respuesta. El hecho de que una familia americana tenga antepasados irlandeses no implica que todos los irlandeses tengan que ser americanos. Lo mismo pasa con los primates y los humanos.



La evidencia procedente de la paleontología, la anatomía comparada, la embriología y la genética molecular, coincide en que el hombre desciende de animales que pertencieron al grupo de los primates y habrían sido clasificados como tales. Es decir, que entre nuestros antepasados sí que hubieron auténticos primates.

Tanto la anatomía comparada como las técnicas moleculares revelan que el animal más estrechamente emparentado con nosotros es el chimpancé. Los homínidos más antiguos son los que más se parecen al chimpancé, particularmente en el cráneo, manos y tórax. Esto no significa que descendamos del chimpancé, sino que el antepasado común entre hombres y chimpancés era más parecido a este último que al primero.

Aún así, el hecho de que la mayoría de personas denomine a toda clase de simio como “mono”, hace que la frase “descendemos del mono” no sea completamente falsa. Eso sí, debemos de tener en cuenta que cuando hablamos de “mono” no nos referimos a los actuales, sino a los antiguos.



¿Tenías idea de esto?

+12
34
0
34Comentarios