Check the new version here

Popular channels

No hay ninguna roca como esta en toda la Tierra

No hay ninguna roca como esta en toda la Tierra




La historia del meteorito del lago Tagish empezó el pasado año 2000, cuando aterrizó repentinamente en Canadá.

En enero del año 2000, una bola de fuego cayó en picado sobre el congelado lago Tagish, al noroeste de la Columbia Británica. Como podéis imaginar, el impacto vaporizó la zona de aterrizaje, dejando un cráter del tamaño de un coche y consiguiendo que la roca, que tendría un volumen aproximado de 5 metros de diámetro, se desintegrara en unos pocos trozos recuperables.

En aquel momento, hace ya 16 años, los investigadores ya sospecharon que el meteorito del lago Tagish podía ser uno de los trozos más antiguos del Sistema Solar. Y ahora, según podemos leer en un reciente estudio publicado en The Astronomical Journal, parece que estaban en lo cierto: El meteorito procede el Cinturón de Kuiper, fuera del Sistema Solar.


El verdadero origen del meteorito del lago Tagish



Según comentan los investigadores, la composición de este meteorito es muy similar a la del mismo Sol, al menos en cuanto a sus compuestos gaseosos se refiere. Además, sus minerales están muy poco alterados en comparación al resto de meteoritos estudiados. Podríamos pensar que el aterrizaje de un meteorito de fuera de nuestro Sistema Solar es algo relativamente común, pero no es así.

De hecho, la mayoría de millones de meteoritos que pueden intentar llegar hasta la Tierra acaban siendo parados por el cinturón de asteroides que se encuentra entre Marte y Júpiter, el cual actúa como barrera. Sin embargo, el meteorito del lago Tagish ha sido una gran excepción a la regla.


Cómo llegó este extraño meteorito a la Tierra



Según una nueva hipótesis del Southwest Research Institute, el origen del meteorito del lago Tagish podría encontrarse en un antiguo planeta gaseoso creado hace 4 millones de años.

Actualmente los gigantes gaseosos son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, pero según las simulaciones del Sistema Solar llevadas a cabo por los investigadores, durante la lucha entre estos planetas para ocupar su lugar, las fuerzas gravitacionales que poseen podrían haber arrastrado rocas desde el Cinturón de Kuiper hacia la zona interna del Sistema Solar, saltándose así el cinturón de asteroides.

Por otro lado, otro estudio independiente sugería que podría haber existido un quinto planeta gaseoso, el cual habría sido expulsado por la fuerza de Júpiter. Sin embargo, algunas partes de este antiguo quinto planeta gaseoso podrían haberse quedado dispersas por el Sistema Solar.

De momento todo esto son especulaciones, pero la NASA tiene planeado mandar una nueva misión New Horizons a un objeto de este Cinturón de Kuiper, 2014 MU69, por lo que pronto podríamos tener materiales para comparar con el meteorito del lago Tagish.
0
0
0
0
0No comments yet