Check the new version here

Popular channels

¿Por qué chocan las ballenas con los barcos en California?

El seguimiento vía satélite durante quince años de las colosales ballenas azules en la costa Oeste de EE.UU. revela que sus áreas favoritas para alimentarse son rutas de navegación muy frecuentadas


OSU
Una gigantesca ballena azul muerta por el golpe de un barco es examinada por los investigadores


Investigadores de la Universidad Estatal de Oregon (OSU) han seguido vía satélite durante quince años los movimientos de ballenas azules de la costa oeste de los Estados Unidos, el estudio más completo jamás realizado sobre los desplazamientos de estos cetáceos y que publica la revisa PLoS ONE. Los científicos han comprobado que las áreas de alimentación preferidas de estos animales son atravesadas por rutas de navegación muy frecuentadas, lo que aumenta la probabilidad de choques con las embarcaciones y, en consecuencia, las heridas y la mortalidad entre las ballenas.

Las ballenas azules, el mayor animal que haya habitado jamás la Tierra, son realmente espectaculares. Pueden crecer hasta la longitud de una cancha de baloncesto, pesar como 25 elefantes grandes, y podrían contener a cien personas en sus bocas, aunque su dieta es principalmente de krill, pequeñas criaturas semejantes a gambas de menos de dos pulgadas de largo. Son precisamente las áreas con grandes concentraciones de este alimento las que atraen a las ballenas. «Las ballenas tienen que maximizar su consumo de alimentos durante el verano antes de que migren hacia el sur para el invierno, por lo general a partir de mediados de octubre a mediados de noviembre», explica Ladd Irvine, investigador de Instituto de Mamíferos Marinos de la OSU y autor principal del estudio.

En su estudio, los investigadores pusieron transmisores a 171 ballenas azules frente a California en diferentes momentos entre 1993 y 2008, y realizaron un seguimiento de sus movimientos a través de satélite. Se dieron cuenta de que dos de sus principales áreas de alimentación coinciden con las rutas de tráfico marítimo desde y hacia los principales puertos de Los Angeles y San Francisco.

No los oyen venir
Se estima que 2.500 de las 10.000 ballenas azules que hay en el mundo pasan tiempo en las aguas frente a la costa oeste de EE.UU., lo que se conoce como la población del este del Pacífico Norte. Las grandes ballenas pueden viajar desde el Golfo de Alaska hasta el fondo de un área cercana al ecuador conocida como el Domo de Costa Rica. La mayoría de la población pasa el verano y el otoño en las aguas frente a la costa oeste de EE.UU., lo que pone a los ejemplares en constante peligro de colisiones con buques.

«Un año, cinco ballenas azules fueron golpeadas al sur de California durante un período de siete semanas», dice Bruce Mate, que dirige el Instituto de Mamíferos Marinos en la OSU. «Las ballenas azules pueden no ser tan conscientes acústicamente como las especies que dependen de la ecolocalización para encontrar presas y hay alguna evidencia de que la ubicación de los motores en la parte trasera de los barcos crea una especie de sombra acústica, lo que hace difícil para las ballenas escuchar el barco que viene».

Los investigadores piden a los responsables políticos que muevan las rutas de navegación entre Los Ángeles y San Franscisco para que los barcos no dañen a las ballenas, al menos durante el verano y el otoño, cuando los ejemplares son más abundantes. Una reubicación similar de las rutas de navegación en la costa oriental de Canadá redujo la probabilidad de que los buques chocaran con ballenas francas, en peligro de extinción, en un 80%. Los investigadores creen que en California se conseguirían resultados similares.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU. ha prometido revisar las rutas de navegación en la zona sur de California, pero será complicado, ya que muchos intereses están en juego.





Un ballena resopla frente a una lancha
FLIP NICKIN, MINDEN PICTURES
0No comments yet