Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?



El comportamiento natural de forrajeo de la mayoría de los depredadores en cautividad se ve gravemente comprometido. Mientras que todas las especies de mamíferos marinos mantenidas en cautiverio (con excepción de manatíes y dugongos) son depredadoras, a ninguna se le permite ejercitar la fase de su repertorio conductual relacionada a la caza y rastreo.


En animales que solo son exhibidos, como los osos polares y la mayoría de las focas, el aburrimiento es una preocupación grave. La conducta estereotípica, severa agresividad hacia conspecíficos y humanos, y otros problemas conductuales emergen en depredadores a los que se les niega sus comportamientos naturales de forrajeo.



link: https://www.youtube.com/watch?v=RDjGchGZX3c&feature=youtu.be
El Oso Arturo del zoológico de Mendoza, ha desarrollado estereotipias, movimientos repetitivos sin objetivo aparente, resultado de alteraciones en la estructura del cerebro a causa del estrés.


Las empresas que realizan exhibiciones al público argumentan que para los mamíferos marinos que actúan en espectáculos, el entrenamiento reemplaza adecuadamente la estimulación de cazar. Esto es absurdo. Los animales que participan en los espectáculos son entrenados para demostrar una serie de comportamientos condicionados. Algunos de estos comportamientos ocurren en comportamientos naturales, pero muchos están simplemente basados en comportamientos naturales realizados fuera de contexto, y de manera exagerada y alterada hasta ser casi irreconocibles.


El método de entrenamiento más común, llamado condicionamiento operante, usa el alimento como refuerzo positivo. Para muchos animales, esto significa que la satisfacción de su hambre depende de realizar trucos; a otros, se les induce deliberadamente el hambre para asegurarse de que el entrenamiento sea efectivo. Esto no es privación de alimento de por sí, ya que una ración completa es dada durante el día, pero el uso de la comida como refuerzo reduce a algunos animales a poco más que mendigos. Sus vidas giran obsesivamente alrededor de la comida presentada durante los espectáculos y sesiones de entrenamiento.



El complejo comportamiento de los cetáceos es reducido a truco de circo y se los fuerza a estar constantemente enfocados en obtener alimento.


Quienes visitan un espectáculo con cualquier tipo de mamífero marino puede fácilmente observar que la atención de los animales está fijada en las baldes de comida. Estos animales animales han perdido el poder alimentarse naturalmente, los ritmos y ciclos de búsqueda, y cualquier tipo de independencia. Es imposible aceptar el argumento complaciente entregado por la industria de las exhibiciones publicas que el entrenamiento brinda un substituto adecuado para la estimulación de búsqueda de alimento u otros comportamientos exhibidos por los animales silvestres.



link: https://www.youtube.com/watch?v=HDc5AQVEptY
Espectáculo circense en el zoológico de Palermo, Capital Federal, Buenos Aires, jurisdicción donde este tipo de espectáculos son ilegales.


La mayoría de las demostraciones con pinnípedos son espectáculos de entretenimiento en que los animales ejecutan acciones de manera burlesca, exhibiendo una serie de trucos completamente artificiales, como pararse de cabeza y balancear una pelota, en el contexto de una historia de caricatura en el que se escucha música y se hacen bromas. Muchos espectáculos de delfines y ballenas incorporan trucos de circos como los entrenadores siendo lanzados en aire con el morro del animal o los animales tomando un pez de boca de sus entrenadores.


Los animales son presentados como payasos, y no se hace casi esfuerzo para educar a la audiencia sobre su comportamiento natural.



"Un paraíso tropical se ve amenazado por un mega emprendimiento y los lobos marinos harán travesuras para expulsar a los intrusos." En Mundo Marino.

Los comportamientos e interacciones naturales, como aquellas asociadas a la copula, cuidado maternal, el destete y establecimiento de jerarquías, son alterados significativamente en cautividad. En la mayoría de los casos, estos comportamientos son estrictamente controlados en base a las necesidades del establecimiento y la disponibilidad de espacio. Las necesidades de los animales son secundarias.

Las interacciones para establecer jerarquías pueden ser aberrantes y anormalmente violentas, ya que los animales deben ajustar su comportamiento en respuesta a pequeños espacios y la composición artificial del grupo social cautivo.



Tillikum, orca en Mundo Marino de Orlando, en EEUU, sangrando tras ser mordida por otra orca. Es la protagonista del documental Aleta Negra. Pudes Mirarlo ACÁ.


Los mamíferos marinos atrapados de estado silvestre experimentan sufren gradualmente una atrofiación de muchos de sus comportamientos naturales. Muchos son atrapados demasiado jóvenes como para haber aprendido a socializar apropiadamente y conformar relaciones. En el caso particular de los leones marinos y cetáceos, la socialización y comportamientos y habilidades aprendidas son sin duda cruciales para un desarrollo normal y natural.

N/T: Durante mucho tiempo se pensó que sólo los seres humanos tenemos cultura, pero ahora podemos apreciar comportamientos transferidos de generación en generación a través del aprendizaje en otros animales, siendo los cetáceos un ejemplo de ello.



El Estrés


El estrés en los mamíferos puede manifestarse de muchas maneras, incluyendo pérdida de peso, falta de apetito, comportamiento antisocial, reducción del éxito al momento de parir, arteriosclerosis, ulceras estomacales, e incluso la muerte.


Estrés agudo de corto plazo ocurrirá durante la experiencia de ser perseguido, confinado y el ser manipulado durante el proceso de captura y transporte. Estrés crónico a largo plazo resultará en animales permanentemente confinados en cautividad. La persecución y manipulación, las perturbaciones que sufren los mamíferos marinos cuando son atrapados por primera vez y cuando son transportados de un lugar a otro son experiencias profundamente traumatizantes.



La infame cacería que se lleva a cabo con los delfines para abastecer las góndolas japonesas con carne de delfin y los tanques de lugares como Mundo Marino con animales. The Cove es el primer documental que revela los horrores que sufren los delfines nariz de botella. Míralo ACÁ



Estudios científicos han notado impacto psicológicos significativos por la persecución y el manipuleo, particularmente en cetáceos. El aumento de la tasa de mortalidad inmediatamente luego de cada transporte es evidencia sólida de que los delfines nunca se acostumbran a estas experiencias estresantes.


El riesgo de morir se incrementa seis veces durante los primeros cinco días luego de la captura en delfines nariz de botella, y un pico de mortalidad similar es apreciado luego de cada traslado de instalaciones. En otras palabras, cada traslado es tan traumático para el delfín como la captura de estado silvestre. Nunca se acostumbran a ser inmovilizados y movidos entre encierros, y el estrés incrementa considerablemente sus riesgos de morir.


Los animales cautivos viven en grupos sociales artificialmente formados por los humanos en aéreas restringidas, y las presiones sociales y el estrés que experimentan puede aumentar cuando no tienen forma de escapar. En los delfines, por ejemplo, agregar nuevos miembros a un grupo cautivo, como animales jóvenes que alcanzan la madurez, o colocando animales incompatibles con el grupo, puede alterar las dinámicas sociales y la jerarquía de dominio, tanto como aislar animales individuales o separándolos de sus compañeros.


Estas circunstancias pueden llevar al incremento de la agresión, a la disminución del rendimiento del sistema inmunológico, del éxito de la crianza de las crías, o incluso a la muerte. Los efectos del estrés infligido socialmente ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­fueron ilustrados en un estudio realizado en el 2002, el cual describía cómo cambios aparentemente inocuos en el agrupamiento y asociaciones de los delfines podían causar extremo estrés, llevando a enfermedades crónicas y a la muerte.



link: https://www.youtube.com/watch?v=-9rljNNofUw
La mejor manera de comprender como afecta el cautiverio a los animales es observando su comportamiento en estado silvestre. Documental Los Gigantes del Mar.


Estrés similar es sufrido por otras especies de mamíferos sociales marinos, como pinnípedos, pero también animales más solitarios, como osos polares. En cautividad, los osos polares son a menudo colocados en agrupaciones altamente antinaturales-en estado silvestre, son usualmente solitarios, excepto cuando se están reproduciendo o cuando están con crías (y en algunos lugares, cuando esperan a que se forme el hielo). La forzada convivencia entre tres o cuatro (o más) osos polares en pequeños corrales de zoológico conlleva estrés.


Otras Notas de Interés:


¿Cómo se compara Japón con otras Naciones Balleneras?

Fuerte evidencia de Cultura Animal Observado en Monos y Ballenas.´

El Destino de las Orcas Cautivas