About Taringa!

Popular channels

¿Que pasa despues de la muerte?

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LA MUERTE?
Todos estamos preocupados por el otro lado. No sabemossi nuestra conciencia continuará después de la muerte, o si seextinguirá y dejaremos de existir para siempre.

La muerte física no es más que el cambio hacia otro estado de vibraciónuniversal. Aunque muramos, nuestra conciencia permanecerá mucho tiempoo no permanecerá, todo depende del grado de atención y compromisoespiritual con "el otro lado" que deseemos poner en esta vida quevivimos ahora, en estos instantes.

Decíala tradición Tolteca que El Águila -Dios- nos permite mantener laconciencia después de muertos, si le hemos entregado mediante laRecapitulación, una "copia" de nuestra vida. La recapitulación es unacto mágico, por el cual, recordamos y respiramos todos los episodiosde nuestra existencia en este mundo. De este modo nuestro huevoluminoso pasa integro -con todas sus fibras luminosas- por el pico delÁguila.
Por favor, si te ha parecidointeresante estanoticia, haz click en "Me gusta"
Gracias

Existen escrituras sagradas, de fuentes muy fiables, que puedenaclararnos algo el trance de la muerte. Os adjunto parte de estosescritos.
En estos escritos, a continuación, aparece la figura del Ajustador de Pensamiento.Es un ser de Luz conectado con el Padre Creador, que nos otorga lafacultad de conectar con el espíritu. Esta entidad es el "puente" entreDios y nosotros. Nos da el aliento del Amor y permanece a nuestro ladocasi por siempre. Entrar en artículo completo...


Luz para todos.




EL FENÓMENO DE LA MUERTE

Los terrestres solamente reconocen, de manera general, un solo tipo demuerte, el cese físico de las energías vitales; pero en lo que respectaa la supervivencia de la personalidad, existen en realidad tres tiposde muerte:

La muerte espiritual (del alma). Si el hombre mortal rechaza lasupervivencia y la ha rechazado definitivamente; cuando ha sidodeclarado espiritualmente insolvente y morontialmente fallido según laopinión conjunta del Ajustador y del serafín sobreviviente; cuando estedictamen coordinado ha sido registrado en Uversa, y después que losCensores y sus asociados reflectivos han verificado estas conclusiones,los gobernantes de Orvontón ordenan la liberación inmediata del Monitorinterior. Pero esta liberación del Ajustador no afecta de ningunamanera a los deberes del serafín personal o colectivo que se ocupa delindividuo abandonado por el Ajustador. Este tipo de muerte tiene unsignificado definitivo, a pesar de la continuación temporal de lasenergías vivientes de los mecanismos físicos y mentales. Desde el puntode vista cósmico, el interesado ya está muerto. La continuación de suvida indica simplemente la persistencia de la fuerza material de lasenergías cósmicas.

Lamuerte intelectual (de la mente). Cuando los circuitos vitales delministerio ayudante superior se rompen a causa de las aberraciones delintelecto, o por la destrucción parcial del mecanismo cerebral, y siestas condiciones sobrepasan cierto punto crítico, volviéndoseirreparables, el Ajustador interior es liberado inmediatamente y partehacia Divinington. En los registros universales, se considera que unapersonalidad mortal ha encontrado la muerte cuando los circuitosmentales esenciales de la acción volitiva humana han sido destruidos. Yesto es también la muerte, independientemente de que el mecanismoviviente del cuerpo físico continúe funcionando. El cuerpo menos lamente volitiva ya no es humano, pero el alma de dicho individuo puedesobrevivir; todo depende de la elección anterior de su voluntad humana.

La muerte física (del cuerpo y de la mente). Cuando la muerte alcanza aun ser humano, el Ajustador permanece en la ciudadela de la mente hastaque ésta deja de funcionar como mecanismo inteligente, más o menoshasta el momento en que las energías mensurables del cerebro detienensus pulsaciones rítmicas vitales. Después de esta disolución, elAjustador se despide de la mente en vías de desaparecer, con tan pocaceremonia como había entrado en ella años atrás, y se dirige aDivinington pasando por Uversa.

Después de la muerte, el cuerpo material vuelve al mundo elemental delcual provenía, pero dos factores no materiales de la personalidadsobreviviente persisten: en primer lugar, el Ajustador del Pensamientopreexistente, con la transcripción de la memoria de la carrera mortal,se dirige a Divinington; en segundo lugar, el alma morontial inmortaldel humano fallecido permanece bajo la custodia del guardián deldestino. Estas fases y aspectos del alma, estas fórmulas de identidadanteriormente dinámicas y ahora estáticas, son esenciales para larepersonalización en los mundos morontiales; es la reunión delAjustador y del alma lo que reconstituye la personalidad sobreviviente,lo que os vuelve conscientes en el momento del despertar morontial.
Para los que no tienen guardianes seráficos personales, los custodioscolectivos efectúan fiel y eficazmente el mismo servicio desalvaguardia de la identidad y de resurrección de la personalidad. Losserafines son indispensables para reconstituir la personalidad.
En el momento de la muerte, el Ajustador del Pensamiento pierdetemporalmente la personalidad, pero no la identidad, mientras que elsujeto humano pierde temporalmente la identidad, pero no lapersonalidad. En los mundos de las mansiones, ambos se reúnen en unamanifestación eterna. Un Ajustador del Pensamiento que se ha ido noregresa jamás a la tierra como si fuera el ser donde residióanteriormente. La personalidad no se manifiesta nunca sin la voluntadhumana; y un ser humano separado de su Ajustador después de la muertejamás manifiesta una identidad activa, ni establece comunicación algunacon los seres que viven en la tierra. Estas almas separadas delAjustador están total y absolutamente inconscientes durante el largo ocorto sueño de la muerte. No puede producirse ningún tipo demanifestación de la personalidad, ni puede existir aptitud alguna paracomunicarse con otras personalidades, hasta que se haya completado lasupervivencia. A los que van a los mundos de las mansiones no se lespermite enviar mensajes a sus seres queridos. En todos los universosexiste la política de prohibir este tipo de comunicaciones mientrasdura la dispensación en curso.





LOS AJUSTADORES DESPUÉS DE LA MUERTE

Cuando sobreviene la muerte, ya sea de naturaleza material, intelectualo espiritual, el Ajustador se despide de su anfitrión mortal y partepara Divinington. Desde las sedes centrales del universo local y delsuperuniverso, se establece un contacto reflectivo entre lossupervisores de ambos gobiernos, y el Monitor es registrado comoausente con el mismo número que se le asignó cuando entró en losdominios del tiempo.
De alguna manera que no comprendemos plenamente, los CensoresUniversales son capaces de apoderarse de un resumen de la vida humanatal como figura en la transcripción duplicada, efectuada por elAjustador, de los valores espirituales y significados morontiales de lamente en la que residió. Los Censores pueden apoderarse de la versióndel Ajustador sobre el carácter de supervivencia y las cualidadesespirituales del humano fallecido, y todos estos datos, junto con losregistros seráficos, están disponibles para ser presentados en elmomento del juicio del individuo en cuestión. Esta información tambiénse utiliza para confirmar los mandatos superuniversales que posibilitana ciertos ascendentes el empezar inmediatamente su carrera morontial,después de su disolución mortal, y dirigirse a los mundos de lasmansiones antes de terminar oficialmente la dispensación planetaria.
Después de la muerte física, y salvo para los individuos transferidosde entre los vivos, el Ajustador liberado se traslada inmediatamente asu esfera hogar de Divinington. Los detalles de lo que ocurre en esemundo mientras se espera la reaparición factual del mortalsobreviviente, dependen principalmente de si el ser humano asciende alos mundos de las mansiones por su propio derecho individual, o aguardala convocatoria dispensacional de los supervivientes dormidos de unaera planetaria.
Si el mortal asociado pertenece a un grupo que será repersonalizado alfinal de una dispensación, el Ajustador no volverá inmediatamente almundo de las mansiones del antiguo sistema donde sirvió, sino queoptará por uno de los siguientes destinos temporales:

    1. Incorporarse a las filas de los Monitores desaparecidos para efectuar servicios no revelados.
    2. Ser asignado durante un tiempo a la observación del régimen del Paraíso.
    3. Ser incorporado a una de las numerosas escuelas de instrucción de Divinington.
    4. Ser asignado durante un tiempo como observadorestudiantil en una de las otras seis esferas sagradas que constituyenel circuito de los mundos paradisíacos del Padre.
    5. Ser asignado al servicio de mensajeros de los Ajustadores Personalizados.
    6. Ser nombrado instructor adjunto en las escuelasde Divinington, dedicadas a la instrucción de los Monitores quepertenecen al grupo virgen.
    7. Se le encargará seleccionar un grupo de mundosposibles donde poder servir, en el caso de que existieran motivosrazonables para creer que su asociado humano podría haber rechazado lasupervivencia.

Sien el momento de ser sorprendidos por la muerte habéis alcanzado eltercer círculo o un reino superior, y en consecuencia os han asignadoun guardián personal del destino; si éste certifica incondicionalmentela transcripción final del resumen de vuestro carácter desupervivencia, presentada por el Ajustador -si el serafín y elAjustador concuerdan esencialmente en cada párrafo de sus registros yrecomendaciones referentes a vuestra vida-; si los Censores Universalesy sus asociados reflectivos de Uversa confirman estos datos sinreservas ni dudas, en ese caso, los Ancianos de los Días envían como unrelámpago, por los circuitos de comunicación que van a Salvington, elmandato de avanzar de posición. Con esta orden, los tribunales delSoberano de Nebadon decretan el paso inmediato del alma sobreviviente alas salas de resurrección de los mundos de las mansiones.
Si el individuo humano sobrevive sin dilación, el Ajustador -así se meha dicho- se inscribe en Divinington, se dirige ante la presenciaparadisíaca del Padre Universal, vuelve inmediatamente para serabrazado por los Ajustadores Personalizados del superuniverso y deluniverso local donde está asignado, recibe la confirmación del jefe delos Monitores Personalizados de Divinington, y luego pasainmediatamente a la "realización de la transición de la identidad".Desde allí es convocado para que en el tercer período y en el mundo delas mansiones, habite la forma real de la personalidad preparada pararecibir el alma sobreviviente del mortal terrestre, forma que ha sidoproyectada por el guardián del destino.

LA SUPERVIVENCIA DEL YO HUMANO

El yo es una realidad cósmica, ya sea material, morontial o espiritual.La realidad del estado personal es un don del Padre Universal que actúapor sí mismo o a través de sus múltiples agentes universales. Decir queun ser es personal es reconocer la individualización relativa de eseser dentro del organismo cósmico. El cosmos viviente es un conjuntocasi infinito integrado de unidades reales, en el que todas estánrelativamente sujetas al destino del todo. Pero las unidades personaleshan sido dotadas de la facultad real de elegir entre aceptar o rechazarsu destino.
Lo que procede del Padre es como el Padre, eterno, y esto es tan ciertopara la personalidad, que Dios otorga por su propio libre albedrío,como para el divino Ajustador del Pensamiento, un fragmento real deDios. La personalidad del hombre es eterna, pero en cuanto a laidentidad, es una realidad eterna condicionada. Debido a que haaparecido en respuesta a la voluntad del Padre, la personalidadalcanzará su destino que es la Deidad, pero el hombre tiene que escogersi estará o no presente en el momento de llegar a ese destino. Si no seefectúa esa elección, la personalidad alcanzará directamente la Deidadexperiencial, volviéndose una parte del Ser Supremo. El ciclo estápreordenado, pero la participación del hombre en este ciclo esoptativa, personal y experiencial.

La identidad mortal es una condición transitoria de la vida temporal enel universo. Solamente es real en la medida en que la personalidadelige volverse un fenómeno contínuo del universo. He aquí la diferenciaesencial entre el hombre y un sistema de energía: el sistema energéticotiene que continuar, no tiene elección; pero el hombre es el que lohace todo en la determinación de su propio destino. El Ajustador esverdaderamente el camino hacia el Paraíso, pero el hombre mismo esquien debe tomar ese camino por su propia decisión, por la elección desu libre albedrío.
Los seres humanos sólo poseen la identidad en el sentido material. Lamente material expresa estas cualidades del yo cuando funciona en elsistema energético del intelecto. Cuando se dice que el hombre tieneuna identidad, se reconoce que posee un circuito mental que ha sidosubordinado a las acciones y elecciones de la voluntad de lapersonalidad humana. Pero esta manifestación es material y puramentetemporal, del mismo modo que el embrión humano es una etapa transitoriaparásita de la vida humana. Desde una perspectiva cósmica, los sereshumanos nacen, viven y mueren relativamente en un instante; no sonduraderos. Pero por su propia elección, la personalidad mortal posee elpoder de transferir su sede de identidad del sistema intelectualmaterial pasajero al sistema más elevado del alma morontial que, enasociación con el Ajustador del Pensamiento, es creada como nuevovehículo para la manifestación de la personalidad.
Este mismo poder de elección, esta señal distintiva universal de lascriaturas con libre albedrío, es lo que constituye la mayor oportunidaddel hombre y su suprema responsabilidad cósmica. El destino eterno delfuturo finalitario depende de la integridad de la volición humana. Paraadquirir la personalidad eterna, el Ajustador divino depende de lasinceridad del libre albedrío del mortal. Para realizar un nuevo hijoascendente, el Padre Universal depende de la fidelidad de la elecciónmortal. Para llevar a cabo la evolución experiencial, el Ser Supremodepende de la constancia y sabiduría de las acciones y decisioneshumanas.

Los círculos cósmicos del crecimiento de la personalidad han de seralcanzados finalmente, pero puede suceder que los accidentes del tiempoy las dificultades de la existencia material os impidan dominar, sinque haya culpa por vuestra parte, estos niveles en vuestro planetanatal. Si vuestras intenciones y deseos tienen un valor desupervivencia, se emitirán unos decretos para prolongar vuestro períodode prueba. Se os proporcionará tiempo adicional para demostrar lo quevaléis.
Si en algún momento hubiera dudas sobre la conveniencia de haceravanzar una identidad humana a los mundos de las mansiones, losgobiernos del universo deciden invariablemente a favor del interéspersonal de ese individuo. Elevan sin titubeos ese alma al estado deser transicional, mientras continúan sus observaciones sobre susintenciones morontiales y sus propósitos espirituales emergentes. Así,la justicia divina está segura de cumplirse, y la misericordia divinaencuentra una nueva oportunidad para extender su ministerio.

Los gobiernos de Orvontón y Nebadon no pretendenalcanzar una perfección absoluta en el funcionamiento minucioso delplan universal de repersonalización de los mortales, pero sí pretendenmanifestar paciencia, tolerancia, comprensión y una simpatíamisericordiosa, y lo hacen realmente. Preferimos asumir el riesgo deuna rebelión en un sistema antes que correr el riesgo de privar a unsolo mortal, que lucha en cualquier mundo evolutivo, de la felicidadeterna de proseguir la carrera ascendente.
Esto no significa que los seres humanos tengan que disfrutar de unasegunda oportunidad después de haber rechazado la primera, de ningunamanera. Pero sí significa que todas las criaturas volitivas deben teneruna verdadera oportunidad para hacer una elección indudable, plenamenteconsciente y definitiva. Los Jueces soberanos de los universos noprivarán del estado de personalidad a ningún ser que no haya hecho suelección eterna de manera plena y definitiva. El alma del hombre deberecibir y recibirá una amplia y plena oportunidad para revelar suverdadera intención y su propósito real.
Cuando los mortales más avanzados espiritual y cósmicamente mueren, sedirigen inmediatamente a los mundos de las mansiones. En general, estadisposición se lleva a cabo con aquellos que han tenido asignado unguardián seráfico personal. Otros mortales pueden ser detenidos hastaque se complete el juicio de sus asuntos, después de lo cual puedendirigirse a los mundos de las mansiones, o ser asignados a las filas delos supervivientes dormidos que serán repersonalizados en masa al finalde la dispensación planetaria en curso.

Dos dificultades obstaculizan mis esfuerzos para explicar exactamentelo que le sucede al yo en la muerte, al yo sobreviviente que esdistinto del Ajustador que se va. Una de ellas consiste en laimposibilidad de transmitir a vuestro nivel de comprensión unadescripción adecuada de una transacción que tiene lugar en la fronterade los dominios físico y morontial. La otra se debe a las restriccionesefectuadas por las autoridades celestiales que gobiernan la Tierrasobre mi misión como revelador de la verdad. Existen muchos detallesinteresantes que se podrían presentar, pero los omito por consejo devuestros supervisores planetarios inmediatos. Sin embargo, dentro delos límites de mis atribuciones puedo exponer lo siguiente:
Hay un elemento real, un producto de la evolución humana, algoadicional al Monitor de Misterio, que sobrevive a la muerte. Estaentidad recién aparecida es el alma, y sobrevive a la muerte de vuestrocuerpo físico y de vuestra mente material. Esta entidad es el hijoconjunto de la vida y de los esfuerzos combinados del yo humano enunión con el yo divino, el Ajustador. Este hijo de ascendencia humana ydivina constituye el elemento sobreviviente de origen terrestre; es elyo morontial, el alma inmortal.
Este hijo, cuyo significado persiste y cuyo valor sobrevive, estátotalmente inconsciente durante el período que transcurre entre lamuerte y la repersonalización, y permanece bajo la custodia delguardián seráfico del destino durante todo este período de espera.Después de la muerte, no actuaréis como un ser consciente hasta quehayáis conseguido la nueva conciencia morontial en los mundos de lasmansiones de Satania.
En el momento de la muerte, la identidad funcional asociada con lapersonalidad humana se interrumpe por el cese del movimiento vital.Aunque la personalidad humana trasciende sus partes constituyentes,depende de ellas para su identidad funcional. La interrupción de lavida destruye los arquetipos cerebrales físicos necesarios para ladotación mental, y la destrucción de la mente pone fin a la concienciamortal. Después de esto, la conciencia de la criatura no puede volver aaparecer hasta que se haya preparado una situación cósmica que permitaa esta misma personalidad humana funcionar de nuevo en relación con laenergía viviente.

Duranteel tránsito de los mortales sobrevivientes entre su mundo de origen ylos mundos de las mansiones, ya sea que experimenten la reconstituciónde su personalidad en el tercer período o que asciendan en el momentode una resurrección colectiva, el registro de la constitución de lapersonalidad es preservado fielmente por los arcángeles en sus mundosde actividades especiales. Estos seres no son los custodios de lapersonalidad (como los serafines guardianes conservan el alma), pero noes menos cierto que todo factor identificable de la personalidad estásalvaguardado eficazmente por estos fieles depositarios de lasupervivencia mortal. En cuanto a la ubicación exacta de lapersonalidad mortal durante el período intermedio entre la muerte y lasupervivencia, no lo sabemos.

La situación que hace posible la repersonalización se produce en lassalas de resurrección de los planetas receptores morontiales deluniverso local. Aquí, en las cámaras de recomposición de la vida, lasautoridades supervisoras proveen esa combinación de energía universal-morontial, mental y espiritual- que permite restituir la conciencia alsobreviviente dormido. La reunión de las partes constituyentes de unapersonalidad, en otro tiempo material, comprende:

La fabricación de una forma apropiada, de un arquetipo morontial deenergía, con la cual el nuevo sobreviviente pueda establecer contactocon la realidad no espiritual, y dentro de la cual la variantemorontial de la mente cósmica pueda conectarse con sus circuitos.

El retorno del Ajustador a la criatura morontial que espera. ElAjustador es el custodio eterno de vuestra identidad ascendente.Vuestro Monitor representa la seguridad absoluta de que sois vosotrosmismos, y no otro, quienes ocuparéis la forma morontial creada para eldespertar de vuestra personalidad. Y el Ajustador estará presente en lareconstitución de vuestra personalidad para retomar el papel de guíaparadisíaco de vuestro yo sobreviviente.

Cuando se han reunido estos requisitos previos para larepersonalización, el custodio seráfico de las potencialidades del almainmortal dormida, con la asistencia de numerosas personalidadescósmicas, confiere esta entidad morontial a la forma corporal y mentalmorontial que está esperando; al mismo tiempo, encomienda este hijoevolutivo del Supremo a la asociación eterna con el Ajustador queespera. Y esto completa la repersonalización, la reconstitución de lamemoria, del discernimiento y de la conciencia -la identidad.

El hecho de la repersonalización consiste en la toma de posesión, porparte del yo humano que despierta, de la fase morontial de la mentecósmica, recién segregada y conectada con los circuitos. El fenómeno dela personalidad depende de la persistencia de la identidad de reaccióndel yo al entorno universal; y ésta sólo puede realizarse porintermedio de la mente. La individualidad persiste a pesar de un cambiocontínuo en todos los factores que componen el yo; en la vida física elcambio es gradual; en el momento de la muerte y de larepersonalización, el cambio es repentino. La verdadera realidad detoda individualidad (personalidad) es capaz de reaccionar adecuadamentea las condiciones del universo gracias a los cambios incesantes de suspartes constituyentes; el estancamiento acaba inevitablemente en lamuerte. La vida humana es un cambio perpétuo de los factores de lavida, unificados por la estabilidad de la personalidad invariable.
Cuando os despertéis así en los mundos de las mansiones de Jerusem,estaréis tan cambiados, vuestra transformación espiritual será tangrande que, si no fuera por vuestro Ajustador del Pensamiento y elguardián del destino, que conectarán tan plenamente vuestra nueva vidaen los nuevos mundos con vuestra antigua vida en el primer mundo, alprincipio tendríais dificultades para relacionar vuestra nuevaconciencia morontial con la memoria recobrada de vuestra identidadanterior. A pesar de la continuidad del yo personal, una gran parte dela vida mortal parecerá al principio un vago sueño confuso. Noobstante, el tiempo clarificará muchos recuerdos asociados con vuestravida mortal.
El Ajustador del Pensamiento sólo os recordará y repetirá los recuerdosy experiencias que forman parte esencial de vuestra carrera universal.Si el Ajustador ha participado como asociado en la evolución de algunacosa en la mente humana, estas experiencias valiosas sobrevivirán en laconciencia eterna del Ajustador. Pero una gran parte de vuestra vidapasada y de sus recuerdos, que no han tenido significado espiritual nivalor morontial, perecerá con el cerebro material. Muchas experienciasmateriales desaparecerán como antiguos andamios que os sirvieron depuente para pasar al nivel morontial, pero que ya no tienen utilidad enel universo. Pero la personalidad y las relaciones entre personalidadesnunca son andamios; la memoria mortal de las relaciones entrepersonalidades tiene un valor cósmico y persistirá. En los mundos delas mansiones, no solamente conoceréis y seréis conocidos por aquellosque fueron vuestros asociados en la corta pero misteriosa vida en laTierra, sino que los recordaréis y se acordarán de vosotros.

Fuente: El Libro de Urantia









NAROM -DONACIONES
0No comments yet
      GIF