Canales populares

Respondiendo tus preguntas mas profundas con la ciencia


¿De que estamos hechos? ¿De donde venimos y hacia donde vamos? El humano ha hecho estas y muchas otras preguntas desde que tuvo cerebro para hacerlas. Al no tener respuestas, inventamos religiones, dioses y rumores para poder responderlas. Con el progreso de la ciencia fuimos capaces de encontrar las verdaderas respuestas, y pues en este post tendré el honor de presentarte las respuestas que hemos obtenido hasta la fecha.

Algo que debo dejar en claro es que muchas de las respuestas a estas preguntas no te van a gustar en lo absoluto. Pero recuerda, a la verdad no le importa lo que tu opines sobre ella. El hecho de que a nuestros sentimientos no les gusten la respuestas, no quiere decir que estas sean falsas. La ciencia progresa, sin importar lo que nosotros opinemos sobre ella.

Así que por favor, al leer este post, no te dejes llevar por los sentimientos, utiliza la lógica para valorar si lo que digo es verdadero o falso. También debo aclarar que cualquier cosa que yo diga puede ser errónea, y que la ciencia irá perfeccionando estas respuestas con el tiempo. Habiendo dejado esto en claro, empecemos con una pregunta maestra.


¿Por qúe hay algo en vez de nada?
Probablemente habrás escuchado de la teoría del Big Bang. Al observar el universo, hemos notado que este se hace más y más grande, en otras palabras, el universo se está expandiendo. Si "retrocedemos" la película, nos damos cuenta que en el pasado este fue más y más pequeño. Si seguimos retrocediendo la película, llegaremos a un punto en el que el universo era una esfera caliente y extremadamente pequeña. Esta "esfera caliente" es la que se expandió hasta convertirse en todo lo que conocemos hoy en dia.

Ahora imagina esta pequeña esfera caliente que nosotros llamamos universo. ¿Por qué hay una esfera caliente en vez de nada? El sentido común nos dice que no pudo salir de la nada, entonces ¿De dónde vino? Por mucho tiempo los científicos han sido acosados con esta pregunta, pero al fin hemos llegado a una respuesta confiable. Antes de proseguir debo explicar brevemente que es una fluctuación del vacío.

Las fluctuaciones del vacío demuestran que algo si puede salir de la nada. No solo eso, si no que la nada (en este caso el espacio vacío) es inestable. Osea, cada vez que estamos cerca de tener algo que parezca a la nada, nos damos cuenta de que el espacio hace todo lo posible por estar lleno de "algo". Esto sucede por causa de las leyes de la mecánica cuántica, específicamente por causa del principio de incertidumbre de Heisenberg, de lo que hablaré luego en este post.

Ahora, las fluctuaciones del vacío demuestran que la nada es inestable, y que esta produce constantemente partículas y antipartículas. Pero ¿Qué hay de nuestro universo? ¿Puede ser que éste se halla originado de la misma manera? Si ese es el caso, ¿Existe un "anti-universo" con el cual vamos a chocar en algún momento?

Todas estas preguntas obtuvieron respuesta gracias al satélite Planck el cuál fue enviado al espacio en el 2011, y aquí en el 2014 obtuvimos los resultados.

El satélite Planck fué enviado para estudiar la radiación cósmica de fondo. Dicho de una forma más sencilla, el satélite de planck fué a tomar fotos del universo como era poco después del Big Bang. A partir de los resultados de este satélite, nos damos cuenta de que la energía total del universo es exactamente 0. ¿Cómo es esto posible?

La energía que compone todo lo que conocemos (aún la materia está compuesta de energía) es energía "positiva". Esta energía es la que produce partículas y antipartículas, así como la energía que usamos para vivir. Luego está la energía "negativa", la cual es la energía gravitacional. Esta energía es la causante de los campos gravitatorios, y la causante de que los objetos en la tierra caigan para abajo.

Un ejemplo fácil es cuando tiramos una pelota al aire. Nosotros usamos energía para que esta se levante a gran altura, y luego la energía gravitacional se encarga de hacer que esta caiga de nuevo a nuestras manos.

Lo que se descubrió con el satélite de planck, es que la suma total de toda la energía positiva con toda la energía negativa es 0. Por suerte la energía positiva y la negativa no se eliminan a si mismas como en el caso de la materia, si no que pueden convivir entre ellas.
Constantemente vemos que del espacio vacío surge materia y antimateria instantaneamente. Ahora que sabemos más de nuestro universo, podemos ir un paso más adelante, y decir que en la nada (donde no hay espacio ni tiempo) surge energía y anti-energía constantemente.

Esto nos lleva al hecho de que nuestro universo también pueda ser el resultado de una fluctuación mucho más grande que la que se da constantemente en el vacío.

Debemos tener cuidado al hablar del "vacío" y de la "nada". Del vacío se originan pares de partícula-antiparticúla. Pero el vacío tiene espacio y tiempo. La nada es un estado donde ni el espacio ni el tiempo existen. El espacio y el tiempo son parte de lo que llamamos energía gravitacional. Por eso se puede decir que una fluctuación de la nada produce tanto energía como espacio y tiempo. Retomando: el vacío fluctúa generando materia y antimateria, la nada flutúa generando energía y espacio-tiempo (anti-energía/energía gravitacional).

Esto quiere decir que el espacio, el tiempo, la materia y la energía son todos resultados de una fluctuación de la nada. Lo que nos lleva a la conclusión de que todo lo que conocemos es una fluctuación de la nada. Y ¿Por qué hay fluctuaciones en la nada? pues por que la nada como tal es altamente inestable.


¿De qué estamos hechos?
Esta pregunta es probablemente la menos controversial de todas. Y pues seguramente ya tienes una idea de cuál será la respuesta. Aún así, hay muchos datos interesantes que salen de esta pregunta.

Voy a dividir esta pregunta en 3 partes, ya que hay varias formas de responder a la pregunta.


1) Células y bacterias
Nuestro cuerpo está compuesto de pequeños organismos vivos llamados células. Las células pueden ser diferentes dependiendo de su función en el cuerpo. Todos nuestros órganos, nuestro cerebro, nuestra piel están hechos de diferentes células. Existen algunas células suficientemente grandes como para que las podamos ver con el ojo humano, pero la mayoría de las células son tan pequeñas que por más que intentemos verlas a simple vista jamás lo lograremos.

Aproximadamente estamos compuestos de unos 30 millones de millones de células (30 billones de células). Un dato interesante es que tenemos aproximadamente 600 billones de bacterias en nuestro cuerpo. Osea, estamos compuestos por 20 veces más bacterias que células. Lo bueno es que la mayoría de estas bacterias son amigables y no nos hacen daño en lo absoluto. Ademas debo añadir que el 96% de nuestro material genético es transportado por bacterias, por eso lo que nos define como personas, son mayormente bacterias. Como diría mi profesor de biología "Ni tan siquiera en nuestro propio cuerpo somos mayoría"


2) Elementos químicos

Las células que componen nuestro cuerpo están hechas de moléculas, y las moléculas son elementos químicos organizados de diferentes maneras. Un buen ejemplo es el agua, que compone más del 60% de nuestro peso corporal. Una molécula de agua se compone de hidrógeno y oxígeno, que son 2 elementos químicos.

Digamos que tenemos a un ser humano promedio, quien pesa 75 kg. Este ser humano está compuesto por 4 elementos principalmente: Oxígeno, Carbono, Hidrógeno y Nitrógeno. Luego hay otros metales en menor proporción. Aquí una tabla de proporción sobre nuestro peso basado en los elementos químicos que nos componen. La tabla esta basada en un ser humano promedio que pesa 75 kg:

Si combinamos la cantidad correcta de estos elementos en la forma correcta, obtendremos un ser humano. Si, asi es, no somos más que una bolsa de elementos químicos combinados de la forma correcta.


3) Átomos y partículas
Los elementos químicos están compuestos por átomos. Los átomos se componen de un núcleo, compuesto por protones y neutrones. Los protones tienen carga positiva los neutrones son neutrales, y alrededor de estos giran electrones, los cuales tienen carga negativa.

Todos los elementos químicos están compuestos de las mismas 3 partículas en distintas proporciones. Por ejemplo el hidrógeno tiene solo un proton y un electron, mientras que el carbono tiene 6 protones, 6 neutrones y 6 electrones. En otras palabras, todo lo que conocemos se puede resumir a protones, neutrones y electrones.

Hay algo interesante aquí. Las escalas de magnitud en un átomo son sorprendentes. Imagina que un átomo fuera del tamaño de un estadio. El núcleo (protones y neutrones) tendrían el tamaño de una pequeña canica puesta en el centro del estadio, y los electrones serían pequeñas partículas de polvo girando en la parte donde están los acientos. Y ¿Qué hay en el resto del átomo? La respuesta es nada, el átomo está completamente vacío aparte de estas pequeñas partículas en él.

Así que esta es la tercera mala noticia de hoy, practicamente estamos compuestos de espacio vacio. Si juntáramos todas las partículas de nuestro cuerpo y les quitáramos el espacio que hay entre ellas, el espacio que llenaríamos seria menor al tamaño de un pequeño grano de sal.


¿De donde venimos y hacia donde vamos?
Empecemos por la primera parte de la pregunta: ¿De dónde venimos?
Creo que una parte de esta pregunta fue respondida en ¿Por qué hay algo en vez de nada? Pero el hecho de que sepamos de donde viene nuestro universo, no explica de donde venimos nosotros como personas. Así que sigamos la historia de nuestro universo una vez que este ha nacido.

En el principio del universo no habían planetas ni estrellas ni galaxias, todo lo que había era una enorme cantidad de energía. Lo interesante es que habían lugares en los que había más energía que otros. Aquí una foto del universo en su etapa primitiva, las areas rojas muestran las partes calientes, las areas azules muestran las partes frias:

Con la expansión del universo, las áreas calientes (o las áreas donde había mucha materia) quedaron fijas por la gravedad y se crearon galaxias. Estas galaxias eran bastante primitivas, ya que no tenían estrellas, lo único que tenían era polvo estelar, en otras palabras, las galaxias estaban llenas de nebulosas. Estas nebulosas son las que crearon las estrellas poco a poco.

Nos concentraremos en una estrella específica, una estrella muy grande, una supergigante roja. Esta estrella produjo en su núcleo todos los átomos pesados que tenemos en la tierra hoy en día. Osea, el carbono, el oxígeno y todos los elementos que tenemos en nuestro cuerpo (excepto el hidrógeno) fueron producidos en esta supergigante roja. Esta estrella explotó en forma de supernova, enviando todos los elementos producidos al espacio.

La supernova creó una nebulosa, y esta nebulosa se juntó en una región determinada del espacio, donde por causa de la gravedad se empezó a formar nuestro sol y los planetas del sistema solar. Imagina una partícula de polvo en esta nebulosa, esta partícula de polvo choca con otra partícula de polvo y quedan unidas. Luego se van uniendo más partículas a la union hasta que hemos formado una roca.

Esta roca choca con otras rocas hasta formar un asteroide. Este asteroide choca con otros asteroides y crece en tamaño hasta formar un planeta. Este planeta es la tierra, la cuál por suerte ya tiene un tamaño parecido al de hoy en día. En este momento la temperatura en la superficie de la tierra es aproximadamente 3000 grados centigrados, así que es un infierno ahí.

Luego de aproximadamente 1000 millones de años, la tierra se ha enfriado los suficiente como para tener agua líquida. La atmósfera en este momento está llena de sulfuro y dióxido de carbono, además de que hay terremotos y erupciones volcánicas todo el tiempo. El entorno es extremadamente hostil en este momento. A pesar de esto, por un procedimiento aún desconocido se logra crear una estructura de proteínas con un material replicativo que le permite reproducirse. Esto es lo que hoy en día llamamos una célula.

Una vez que tenemos una célula capaz de reproducirse, y que tiene mutaciones genéticas de vez en cuando, la selección natural ha sido puesta en marcha. Pero, ¿Qué es la selección natural?

Con el tiempo la selección natural empieza a favorecer a aquellos organismos compuestos de muchas células en vez de sólo una. Así fue como se originaron los primeros peces y criaturas primitivas. Despues de esto, la selección natural empieza a favorecer a aquellos seres con una reproducción sexual en vez de asexual. Y así las especies animales y las plantas van surgiendo y perfeccionándose cada vez más y más.

Con el paso de los millones de años, la selección natural opta por aquellos que tienen cuatro extremidades y una cabeza, en vez de cualquier otra forma. Con aún más millones de años la selección natural empieza a favorecer criaturas inteligentes en vez de criaturas tontas. Y con aún más tiempo, los humanos surgen triunfantes en la carrera de la selección natural por causa de su intelecto superior.

Así que con esto espero haber respondido a la pregunta de ¿De dónde venimos? Y pues esta respuesta no es para nada decepcionante, ya que los materiales que nos componen vienen de una súper estrella que explotó iluminando más que varias galaxias juntas. Además de que en parte venimos de una pequeña partícula de polvo, la cual perseveró hasta convertirse en el gran planeta en el que vivimos hoy en día. Por último, somos la descendencia de trillones de individuos superiores al resto de todos los de su raza.

Vamos a hora a la segunda parte de la pregunta: ¿Hacia dónde vamos? Ésta parte es mucho más fácil de responder, pero es igual de alentadora que la primera. La pregunta es, ¿Qué pasará con nosotros al morir? Bueno, creo que en el caso de la mayoría, seremos enterrados en algún lugar, así que partamos de ahí.

A pesar de que nuestro cerebro esté muerto, aún hay ciertas células que sobreviven algunos cuantos días más, pero estas mueren luego. Una vez muertos, pequeños microorganismos se alimentan de nuestro cuerpo, y luego distribuyen ciertos nutrientes al suelo. Estos nutrientes serán consumidos por plantas en algún momento, las cuales se van a reproducir y utilizar nuestros átomos para crear nuevas plantas.

Así que tal como se oye, llegará un momento en que "reencarnaremos" en plantas.

Luego existe una gran probabilidad de que esta planta sea comida por un animal herbívoro. Así que los átomos que provenían de nuestro cuerpo - que son los nutrientes de los que esta planta se compone - ahora serán parte de las células de un inocente animal. Si somos optimistas, este animal utilizará nuestros átomos para construir otro animal en algún momento, así que llegará el tiempo en el que "reencarnaremos" en un animal herbívoro.

Luego digamos que este animal es comido por un animal carnívoro, de esta manera nuestros átomos ahora serán parte de un nuevo animal. Y así seguiremos nuestra existencia por aproximadamente 5000 millones de años, hasta que el sol se convierta en una supergigante roja y evaporize la tierra por completo.

De esta manera nuestros átomos serán arrojados al universo y tendrán permiso de viajar libremente. Lo que pasará despues de esto es incierto, puede ser que aterricemos en otro planeta y creemos vida ahí. Puede ser que nos unamos a una supergigante roja y creemos otro mundo similar a la tierra. O puede ser que nos metamos a un agujero negro y seamos transportados a otro universo. Este espacio queda abierto para tu imaginación.



¿Por qué estamos aquí?
Hay 3 formas de responder a esta pregunta. Muchas veces, al preguntar ¿Por qué? nos referimos a ¿Con qué propósito?. Por ejemplo, al preguntar ¿Por qué las ventanas son transparentes? Estamos preguntando ¿Con qué propósito las ventanas son transparentes? Y la respuesta es: por que los que hicieron las ventanas pensaron que sería bueno tener luz en la casa. Así que cuando preguntamos ¿Por qué? por cuestiones de propósito, buscamos la razón de la persona que realizó una acción para realizar ésta acción.

Ahora, si preguntamos ¿Por qué estamos aquí? por cuestiones de propósito, estamos preguntando ¿Por qué el universo y la selección natural nos crearon? Así que intentemos responder a esta pregunta.

El universo y la selección natural no son seres concientes. Por esto, sus acciones no pueden ser tildadas con un propósito, si no que son completamente aleatorias. El resultado de acciones aleatorias tiene un propósito indefinido. Al hablar de un propósito indefinido, nos referimos a que la respuesta a la pregunta ¿Cuál es el propósito? queda a la libre interpretación de cada individuo. De esta manera podemos concluir, que nuestro propósito en la vida no está definido, si no que cada individuo tiene la oportunidad de decidirlo.

La segunda forma de responder a la pregunta ¿Por qué? es por cuestiones de causa. ¿Cuál es la causa de que estemos aquí? Creo que esta pregunta ha sido respondida ha sido respondida anteriormente en el post, aún así resumamos la respuesta en algunas pocas oraciones:

La causa de que estemos aquí es una fluctuación de la nada, la cual produjo energía y espacio tiempo. Esto hizo que se crearan estrellas enormes la cuales producirían todos los elementos necesarios para la vida. De aquí se crearon planetas y sistemas solares, de los cuales en uno de ellos se logró producir vida. Una vez que se produjo la vida, la selección natural se encargó de evolucionarla hasta ser inteligente. Si te fijas, la única causa necesaria para nuestra existencia es una fluctuación de la nada, de ahí todas las cosas toman el rumbo que las leyes de la física predicen.

Vamos a la tercera respuesta, que es la más interesante. Al preguntar ¿Por qué? muchas veces preguntamos por movito, o mejor dicho ¿Para qué?. En este caso, la pregunta sería ¿Para qué estamos aquí? Y para responder a esta, debemos analizar científicamente lo que hacemos. La respuesta dicho de forma rápida es: Estamos aquí para sobrevivir.

Como sabes, somos producto de la selección natural, y por 3500 millones de años nuestros ancestros han sido aquellos que han hecho todo lo necesario para sobrevivir. Puede ser que las primeras células no estuvieran destinadas para esto, pero solo aquellas que si lo estaban fueron las que lograron dejar su descendencia. De esta manera, todos aquellos individuos que no vivían la vida con el motivo de sobrevivir, fueron muriendo poco a poco con el paso de los millones de años, y por eso podría mos decir que los que quedamos hoy en día, somos los que tenemos la obligación de sobrevivir.

La pregunta es: ¿Tiene sentido aplicar esto para seres tan complejos como nosotros? Yo diría que si. Intenta imaginarte a tus antepasados homo sapiens quienes vivían como cazadores nómadas. Estos utilizaban todo su tiempo en ciertas tareas básicas, como por ejemplo trabajar para obtener alimentos, socializar con otros de su misma especie para protegerse de los peligros naturales, buscar una pareja adecuada para transportar su material genético, y por último, intentar comprender el universo en el que vivían, para así poder hacer predicciones fiables sobre lo que pasará en él.

Podemos ponernos de acuerdo que esas acciones son exclusivamente realizadas con el motivo de sobrevivir. Ahora piensa, ¿Qué tan diferente es eso de lo que hacemos hoy en día? La verdad es que no mucho. Nosotros trabajamos, socializamos, buscamos pareja y aprendemos sobre nuestro universo. Básicamente hacemos lo mismo que nuestros antepasados, en otras palabras; nosotros hacemos todo lo que está a nuestro alcance para asegurar nuestra supervivencia.

Si esto aún no te convence, intetemos hecharle un vistazo a tu propio cuerpo. Tienes aproximadamente 25 000 genes en cada célula. De estos, un 98% tienen funciones que son exclusivamente para asegurar tu supervivencia. El otro 2% está compuesto por debilidades genéticas que la selección natural aún no ha podido borrar.

Veámoslo de otra manera. Nuestro cerebro es el centro de nuestra personalidad. A pesar de esto, la mayor parte de nuestra capacidad cerebral es utilzada para realizar acciones involuntarias, como hacer que el corazón permanezca latiendo, o controlar el flujo de nutrientes en el cuerpo. Luego solo una pequeña parte de nuestra capacidad cerebral es utilizada para decidir nuestras acciones. Esto quiere decir, que la mayor parte de lo que hacemos es mantenernos con vida, y las aún las pocas cosas sobre las que opdemos decidir, terminan siendo cosas destinadas para nuestra supervivencia.

Seguramente estas pensando, si todo lo que tenemos que hacer es sobrevivir, ¿Qué sentido tiene ser feliz? ¿Qué sentido tiene aprender cosas nuevas? ¿Qué sentido tiene estar acá leyendo un post en Taringa? Déjame decirte, tu cerebro sabe aproximadamente que es lo que es mejor para tu supervivencia, y cada vez que haces algo que apoya a esto, este te recompensa con "felicidad". Por esto, si algo te hace feliz, yo te recomendaría que lo hagas, ya que hay una gran probabilidad de que estés haciendo lo correcto.


¿Existe un Dios?
Creo que esta pregunta es un poco controversial, pero te voy a pedir que por favor dejes tus sentimientos de un lado y que intentes analizar objetivamente si lo que digo es lógico o no. Para empezar, debo dar mi definicion sobre que es un Dios. Algunos científicos como Einstein definen a dios como las constantes físicas de la naturaleza, y como el resultado de lo que pasa por causa de estas. Este no es el Dios que voy a discutir acá. Creo que la mejor definición es:

Dios es un ser conciente, que tiene conocimiento de sucesos aca en la tierra, y que es capaz de intervenir con estos sucesos.

Las proporciones varían de religión a religión. Por ejemplo en las religiones antiguas el podery el saber de los dioses era limitado. En las religiones modernas como el cristianismo y el islam, Dios es omnipotente y omniciente. Pero ¿Qué dice la ciencia sobre la existencia de una entidad así? Bueno, la respuesta a esta pregunta se puede dividir en 3 casos distintos:
1) Dios es natural y puede ser explicado con la ciencia que tenemos hoy en día.
2) Dios es natural pero complejo, y la ciencia es aún incapaz de explicar su naturaleza.
3) Dios es sobrenatural y la ciencia jamás será capaz de explicarlo.


Intentemos analizar el primer caso: Dios es natural y puede ser explicado con la ciencia que tenemos hoy en día. En este caso se me vienen a la mente dioses como el sol, la lluvia, un pulpo que vive en el fondo del océano, un dragón volador que habita en las nubes, dioses que habitan en la montaña del olimpo etc.

En cuanto a entidades naturales como el sol, la luna, la lluvia, las estrellas y otros, la ciencia hoy en día tiene una descripción detallada de estas, y pues resulta que estas no tienen conciencia, y por lo tanto no calzan dentro de nuestra definición de un Dios, ya que recuerda, una Dios tiene que ser conciente, tiene que tener conocimiento de sucesos, y tiene que ser capaz de intervenir con estos sucesos. En este caso es la primera parte de la definición que no calza.

Luego tenemos dioses como un pulpo que vive en el fonde del océano, una serpiente que vive en un volcán, un dragon volador etc La ciencia nos ha permitido volar por los cielos, sumergirnos al fondo del océano y explorar el interior de un volcán. ¿Adivina qué? Estuvimos ahí, y no hay ningún ser mítico escondiéndose en esos lugares. Por lo que esta posibilidad queda descartada.

Por último tenemos a dioses que viven fuera de la tierra, como por ejemplo en la creencia griega, donde los dioses viven en la montaña del olimpo, la cuál se encuentra al lado de la tierra. Bueno, la ciencia ha demostrado que la tierra no es plana, y que fuera de esta no hay otros mundos, si no un montón de espacio vacío y planetas inhabitabes. Así que esta creencia también queda fuera del mapa.

Segunda posibilidad: Dios es natural pero complejo, y la ciencia es aún incapaz de explicar su naturaleza. En este caso se me ocurre que Dios está hecho de un material que aún no hemos descubierto, o de partículas exóticas que son muy difíciles de detectar con los instrumentos que tenemos hoy en día. A pesar de esto, Dios tiene que coincidir con la definición de un ser conciente, que tiene conocimiento de sucesos y que es capaz de intervenir con estos sucesos.

Para proseguir, debo dejar en claro ciertos conceptos de mecánica cuántica, específicamente el principio de incertidumbre. Antes de esto debo darte la advertencia que siempre se da antes de leer mecánica cuántica: Las ideas que estás a punto de leer pueden parecer rídiculas, ilógicas e imposibles de entender, pero así es el mundo cuántico. Y la mecánica cuántica es utilizada hoy en día en todos los lugares donde hay un transistor. Así que a pesar de que no te guste la idea, la mecánica cuántica es la que nos ha dado toda la tecnología electrónica moderna, y ha sido comprobada cientos y cientos de veces.

Mi explicación del principio de incertidumbre es bastante simple, y mucho de lo que escribo es con fines pedagógicos. Pero algo es claro: No es posible observar algo en el mundo atómico sin interactuar con esto de alguna manera. En otras palabras, no es posible observar algo sin que este sea afectado de una u otra manera. La mecánica cuántica se basa en esto, y tu computadora, celular y todos tus aparatos electrónicos se basan en la mecánica cuántica.

Volvamos con el electrón para ejemplificar. Hoy en día es posible saber si un electrón ha diso observado o no. Hay muchos experimentos en mecánica cuántica que nos pueden decir si una partícula está siendo observada o no. El experimento de la doble rendija te puede dar una idea. Aquí te dejo un excelente video sobre él. Repito, excelente video, realmente deberías verlo.

Existen muchísimos experimentos más a parte del experimento de la doble rendija, los cuales nos permiten saber si algo está siendo observado o no. Este tipo de experimentos han sido hechos desde 1913, osea desde hace ya 101 años. Aquí viene lo relevante: En ninguno de estos experimentos hemos detectado otro observador más que nosotros mismos.

Recuerda que un Dios tiene que tener conocimiento de los sucesos que pasan acá en la tierra, y para tener conocimiento de estos sucesos, un Dios tiene que "observar" de una u otra manera lo que pasa por acá. Dado que Dios en este caso es natural, se debe sujetar a las leyes de la mecánica cuántica, y afectar a un sistema al observarlo.

Pongámoslo de otra manera. Si hubiera un Dios observando todo lo que sucede, la mayoría de los experimentos que hemos hecho en mecánica cuántica darían resultados erróneos. Si esto sucediera, no sería posible crear transistores, y por lo tanto los aparatos electrónicos como los conocemos hoy en día no existirían. Así que si existe un Dios natural, éste ha estado ausente desde 1913, y no tiene idea de lo que ha pasado en el mundo desde ese entonces. En caso de que a Dios se le de por regresar de sus vacaciones en algún momento, despídete de tu computadora y tu celular.

Así que terminamos con 2 opciones: Dios ha estado de vacaciones desde 1913 y no tiene idea de lo que ha sucedido en la tierra desde ese entonces, o Dios simplemente no existe.

Hay un segundo problema con un Dios natural que esté sujeto a la ciencia. Como sabrás, la ciencia moderna ha descubierto muchas más partículas que el electrón, el protón y el neutrón. Con el descubrimiento del Bosón de Higgs (irónicamente llamado partícula de Dios), el modelo estandard fué completado, y todas las partículas a descubrir han sido descubiertas. Lo interesante aquí, es que ningúna de las partículas que conocemos coincide con la descripción de Dios. Osea, Dios no puede estar hecho de ninguna de las partículas que hemos descubierto.

Esto nos deja con sólo una opción: Dios debe estar hecho de materia o energía oscura. Investiga un poco sobre estas si no sabes de lo que hablo. Al estar hecho de materia o energía oscura, Dios pierde toda posibilidad de poder interactuar con seres como nosotros hechos de materia normal.

Esto viola la tercera parte de la definición de Dios: "debe ser capaz de intervenir con los sucesos acá en la tierra" Y por lo tanto podemos llegar a la conclusión que Dios no existe.

Vamos con la tercera posibilidad: Dios es sobrenatural y la ciencia jamás será capaz de explicarlo.

Antes de continuar, quiero dejar en claro algo que dije al hablar del principio de incertidumbre de Heisenberg. Mi explicación tiene cosas con fines pedagógicos, y hay un error fundamental en una explicación tan simple. Yo dije que un electrón tiene una velocidad y una posición, las cuales podemos investigar al observarlo a travez de fotones. Esto es un error. En un electrón, cosas como la velocidad y la posición son valores que este obtiene cuando alguien lo observa.

Esto puede ser difícil de digerir, así que agárrate fuerte. Cuando no estamos observando a un electrón, éste se encuentra en todos los lugares posibles y se mueve con todas las velocidades posibles. Cuando lo observamos, éste se define y obtiene una posición específica o una velocidad específica. Esto se puede traducir a decir que el electrón no tiene velocidad ni posición, y que estos son valores que este obtiene cuando nosotros lo observamos.

A pesar de que esto te puede parecer una locura, la mecánica cuántica se basa en esta idea. En 1964 John Bell creó un teorema para intentar demostrar que eso no puede ser cierto. Este teorema proponía un experimento que nos diría si el electrón tiene una velocidad y una posición específica cuando no lo observamos, o si son valores que este obtiene al ser observado. Por mala suerte para él, su experimento fué realizado 2 veces, una vez en 1972 y la otra en 1981. Los resultados contradecían la idea que Bell quería demonstrar. Fue aquí cuando nos dimos cuenta, de que mientras no observamos al electrón (o cualquier otra partícula en el universo), este se encuentra en todos los lugares posibles al mismo tiempo.

Vamos a lo relevante: la existencia de un Dios sobrenatural propone la idea de que Dios es capaz de observar algo, sin necesidad de enviarle fotones. Si no fuera así, este Dios sobrenatural ya habría sido detectado en uno de nuestros experimentos de mecánica cuántica, a como expliqué en la sección anterior.

Un Dios que observa cosas sin enviarle fotones, requiere un universo en el que estas cosas se encuentren en un lugar determinado. Dado que todas las cosas están compuestas de protones y electrones, un Dios sobrenatural requiere un mundo en el que la velocidad y la posición de las partículas sean valores existentes, y que no estén indefinidos. Veamos por qué.


Imagina que este Dios sobrenatural intenta observar un electrón. Hemos dicho que este Dios no envía fotones para observar algo. Así que, ¿Qués es lo que ve? Pues lo que Dios verá será a este electrón ubicado e
n todos los lugares posibles, moviéndose con todas las velocidades posibles. Y pués déjame decir, que conocer "todos los lugares posibles" de donde podría estar el electrón, es igual a no tener idea de donde está este electrón.

Así que cuando Dios intenta observar cualquier objeto en el universo, lo que Dios ve son todas las opciones posibles de este objeto. No sólo eso, si no que cuando este Dios sobrenatural se fija en la tierra, el ve todas las tierras posibles con todas las opciones posibles, pero no tiene idea de cuál es la real.

Conocer todas las opciones posibles de lo que puede pasar en la tierra, es igual a no tener la más mínima idea de lo que sucede en la tierra. Lo mismo aplica para cualquier otra cosa en el universo. Así que un Dios sobrenatural no tiene la más mínima idea de lo que sucede en el universo.

Si recuerdas, la definición de un Dios decía que este "tiene que tener conocimiento de los sucesos acá en la tierra", y dado que un Dios sobrenatural no cumple este requisito, podemos concluir que un Dios sobrenatural no existe.


¿Tenemos libre albedrío?
Con libre albedrío me refiero a la capacidad de definir nuestro propio destino. Preguntar si tenemos libre albedrío es como preguntar ¿Existe el destino? Esta pregunta siempre ha quedado abierta para las religiones, ya que en algunas religiones Dios ya ha decidido todo lo que va a suceder, en otras somos nosotros los humanos que decidimos ciertas cosas, y en otras tenemos completa libertad.

Dado que este es un post de ciencia, dejemos las religiones a un lado y veamos que dice la ciencia al respecto.

La foto de arriba es de Albert Einstein, de quién probablemente has escuchado hablar. El y todos los científicos de su época creían en algo llamado el determinismo. El decía que si conocemos todas las partículas del universo y la velocidad con la que se mueven en un momento determinado, podremos calcular con ecuaciones físicas todo lo que va a suceder en el universo a partir de este momento.

En otras palabras, según el determinismo, el futuro está completamente determinado, y nuestra vida sólo forma parte de una cadena de sucesos que van a suceder sí o sí. Esto era ampliamente aceptado por los físicos en la época de Einstein. Pero todo cambió cuando se descubrió la mecánica cuántica.

Así que intentemos analizar la situación completamente.¿Qué parte de nosotros es la que decide lo que haremos en el futuro? La respuesta es, el cerebro, él es el que toma las decisiones que crearán nuestro futuro.

El cerebro es estudiado por la rama de la biología llamada neurobiología, la cual se encarga de estudiar las neuronas y las reacciones que ocurren en nuestro cerebro. Por esto, si la biología fuera suficientemente avanzada, esta sería capaz de predecir todo lo que puede pasar con nuestro cerebro. Pero hace falta más que biología para llegar a conocimiento tan avanzado. La biología estudia las células, y las células están compuestas por moléculas.

Las moléculas son estudiadas por la química, por lo que si fueramos suficientemente buenos para la química, podríamos describir exactamente como se comportan todas las moléculas, y así saber exactamente lo que pasa en las células. Y nuevamente, hace falta más que sólo química para poder describir las moléculas con exactitud. Las moléculas están compuestas por elementos químicos, y los elementos químicos están compuestos por átomos.

Los átomos son estudiados por la física. Y como sabes, los átomos están compuestos de electrones y protones y neutrones, los cuales son estudiados por la mecánica cuántica. Vagamente podríamos decir: "Si supiéramos todo sobre los electrones, protones y neutrones" podríamos describir los elementos químicos y las moléculas con exactitud, y así saber exactamente lo que pasará en las células, y así saber exactamente lo que pasará en el cerebro.

Hay un pequeño problema con saber todo sobre las partículas en un átomo, y es que eso es imposible. SI leíste el capítulo anterior, es imposible conocer la velocidad y la posición de un electrón al mismo tiempo. Por esto, al hablar de un átomo, todo lo que podemos conocer es la probabilidad de que algo suceda, pero no existe la certeza absoluta de que algo va a suceder.

Si el futuro de los átomos está indefinido por causa de la mecánica cuántica, el futuro de las moléculas, las células y nuestro cerebro están también indefinidos. Por esto, al tomar una desición estamos eligiendo entre uno de los muchos posibles futuros, dicho de otra manera, estamos creando nuestro propio futuro. Así que desde este punto de vista, la respuesta es positiva: Si tenemos libre albedrío.

Por otro lado, el futuro en mecánica cuántica está definido por las leyes de la probabilidad. Por esto hay mayor probabilidad de que tomemos una decisión a que tomemos otra, y la verdad es que no podemos hacer nada al respecto. Se puede decir que tenemos libertad de decidir, pero que nuestra libertad está limitada a ciertas probabilidades, y que hay ciertos futuros que simplemente son tan improbables, que jamás llegaremos a ellos.

Por ejemplo, si tengo la oportunidad de comprar ropa en 3 colores: azul, rojo y verde. Digamos que la probablidad en mi caso es de 10% rojo, 30% verde y 60% azul. Al comprar 10 camisas a lo largo de mi vida, es muy probable que solo una de ellas sea roja, 3 sean verdes y 6 sean azules. Esto no lo decido yo, si no que las leyes de la probabilidad que están en mi cerebro ya han decidido cuantas camisas yo voy a comprar de cada color.

Cuando voy a la tienda a comprar una sola camisa, es imposible saber si esta será roja, azul o verde, y en este caso se puede decir que tengo la libertad de elegir la que quiera, pero a lo largo de mi vida seguiré comprando camisas, y el número final de cuantas camisas compraré de cada color no es algo que yo decida, si no que es algo que los átomos en mi cerebro deciden.

Claramente esto de las camisas es sólo un ejemplo y no debe tomarse en serio, pero es para que te hagas una idea de como funciona esto del libre albedrío. Así que la respuesta a la pregunta ¿Tenemos libre albedrío? Es en realidad si y no al mismo tiempo. Elige la que sea de tu preferencia.


Así doy mi post por concluido. Es difícil dar una fuente específica, ya que la mayor parte de lo que escribo son conocimientos que he obtenido a lo largo de mi vida, pero que están científicamente comprobados. En caso de que haya material erróneo, agradecería que me lo hagan saber.

Para evitar que se arme bardo voy a poner una regla:
Cualquier comentario que muestre síntomas de no haber leído el post, será eliminado.

Dejo los comentarios abiertos ya que me gustaría que escriban las partes que no entendieron en el post y así que las respuestas queden visibles para todos. También si tienen una objeción estaré encantado de analizarla. Pero nuevamente, si van a argumentar, que sea en base a lógica y no a sentimientos.

Gracias por pasar
+2
1
0
1Comentario