Canales populares

Rezar no sirve para nada!! 10 Razones de cómo es perjudicia

1) Pérdida de Tiempo



El orar o rezar implica, en la práctica, una increíble e innecesaria pérdida de tiempo.

Ya vimos en artículos anteriores que desde le punto de vista religioso, el Orar puede más bien ser perjudicial para la persona.

Recordemos que Dios es Omnisciente y que ya sabe de antemano lo que necesitas o si vas a agradecerle algo a Dios.

Y como bien sabemos, hasta la misma Biblia deja muy en claro que a Dios no le gustan las vanas y aburridas repeticiones de lo mismo una y otra vez.

Mateo 6,7-8



6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.
6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

Así que, en teoría... con orar una sola vez, debería ser suficiente.

Pero... Nooooooo

Supongo que algunas personas en su desesperación piensan algo como esto:

- Mientras más le repita a Dios la oración... ¡Más probabilidades tiene de escucharme!... así que, ¡ahí voy!!!!


Más bien con esto demuestran su desconocimiento de las cualidades de Dios (Omnisciencia, omnipotencia, inteligencia, etc)... por lo que Dios se podría enfadar por la necedad del angustiado Creyente.

¡Cuantas cientos y miles de horas desperdiciadas en rezos sin sentido!!!

¿Se enfermo mi padre?... Rezos y más rezos.

¿Que no estudié para el examen?... ¡Recemos!

¿Falleció mi abuela?... Orar y orar.

¿De verdad esto tiene algún efecto práctico?


Yo soy bastante consciente del tiempo que significa el orar a Dios, la virgen, santos y demás entidades celestiales, ya que durante mi niñez/adolescencia yo lo hacía todos los días: antes de dormir, y en la intimidad de mi cama, rezaba un Padre Nuestro y un Ave María, y después tenía una conversación “coloquial” con Dios sobre lo que quería que me concediera y los agradecimientos que le daba. Nunca saqué la cuenta de esta actividad, pero seguramente eran más de 20 minutos al día. (Bien sabemos que a Dios no le agradaría un simple: “Gracias por todo Dios, dame dinero y felicidad”). Yo asumía que mientras más tiempo invirtiese en “orar” más me escucharía Dios y por ende estaría más complacido.

Por suerte dejé de realizar esa actividad más o menos cuando entré a la universidad (tenía unos 17 años) y poco después me convertiría en Ateo hasta el día de hoy... Pero, ¿Se imaginan que hubiese pasado si hubiese seguido con mi ”Fe” y aun le dedicase esos 20 minutos al día a Orar?

Supongamos que comencé a orar a la edad de 8 años (muchos comienzan mucho antes y mucho más tiempo que solo 20 minutos diarios). Hoy en día tengo poco más de 40 años:

20 min/Dia X 365 = 7.300 minutos al año solo en orar.

X 32 años que hubiese invertido hasta ahora orando: 233.600 minutos gastados en oraciones.

Claro, debemos sumar 20 minutos adicionales por cada año bisiesto:

Desde que nací han pasado 10 años bisiestos: 20 X 10= 200

Añadimos estos 200 minutos a los 233.600 y nos da un total de 233.800 minutos de mi vida invertidos solo en Orar.

Que divididos entre 60 minutos que tiene una hora: 233.800 / 60 = 3896,66 horas de mi vida solo rezando

Que divididas entre 24 horas que tiene un día: 162,36 días

¡Más de 5 meses de mi vida perdidos!!!

¡Qué bueno que deje esa absurda costumbre de rezar!


Pero... ¡Vamos!, que yo era un Creyente católico promedio, nada comprometido y olvidadizo (hasta el punto que a las primeras de cambio me hice Ateo). ¿Cuanto invierte más o menos un Creyente real que le dedica toda una vida a esto de “orar” de forma seria y continua?

Uno de los ejemplos más patéticos, absurdos y lamentables de este asunto de las “Oraciones” es el famoso “Rosario Católico”

El Rosario es una forma compleja de oración que utilizan los Católicos donde hacen muchos rezos de forma repetitiva y continua, y que son medidos por un collar de cuentas llamado “Rosario”. Cada cuenta es un rezo diferente.

Buscando en internet, quienes realizan esta forma de oración invierten en cada rosario entre 30 minutos hasta hora y media en realizarlo completo.

Supongamos que una persona solo lo reza una vez al día (recordemos que hay personas que lo hacen varias veces al día sin incluir ocasiones especiales como los días que van a la iglesia o días de fiesta religiosos, bautizos o velorios)

Hagamos un calculo rápido:

Supongamos que el feligrés comienza a rezar el rosario a los 8 años y que en promedio tarda una hora al día en realizarlo. Y que esta persona muere a la edad de 75 años.

Son 67 años de oraciones.

1 hora/día X 365 días= 365 horas/año

365 X 67 años = 24.455 horas + 16 días/años bisiestos (16 horas) = 24.471 horas/vida =

1019,6 días/vida invertidos en orar.

¡Casi 3 años en la vida de un hombre perdidos en solo orar!!!

¿A alguien le parece bien esto?

¿Y si a Dios no le gusta este asunto de los rosarios y oraciones?

¿No es un riesgo muy grande a tomar?

Así que lo mejor es invertir ese tiempo en cualquier cosa más productiva y provechosa (como dormir un poco antes o hacer cositas con tu pareja, por ejemplo)

De seguro la humanidad saldría ganando con el cambio.


_____________________




2) Sustitución de la Medicina convencional por la Oración.




Este es quizá el ejemplo más alarmante y lamentable que deja la insana costumbre de Orar. La perdida de la salud e inclusive de vidas humanas.

Hay más de un loco por ahí que decide dejar la salud de un familiar o su propia vida a merced de la misericordia de Dios y su única “terapia” es una continua actividad de oración.

¿Cuantas veces no se ven religiosos tomados de la mano y orando rodeando la cama de un enfermo?

¿De verdad creen que esto ayuda realmente?

La verdad a mi me es indiferente si estas personas de bajo juicio invierten horas y horas en orar para que su ser querido se sane... siempre y cuando no descuiden ni dejen de lado la Medicina moderna y práctica.

A pesar de lo obvio... aun mueren muchas personas al año porque alguna persona de “fe”, ha dejado de lado a los doctores y ha recurrido a la oración.

Deberían tener un castigo penal y judicial las personas que comprometen la vida de otro con actividades religiosas absurdas y arcaicas como las Oraciones y Rezos.


Si me preguntan a mi. En momentos de problemas serios de salud; prefiero que una persona que no rece me lleve a un buen doctor a que haya cien personas orando a Dios para que me mejore.

_________________________


3) La Oración hace a las personas Irresponsables.




El orar para que se nos cumpla algo; hace que, inclusive de forma subconsciente, no nos esforcemos al máximo y de forma personal para conseguirlo.

Porque uno de los extraños y bizarros razonamientos del creyente es:

“Dios es todo poderoso, el lo puede hacer todo”

Así que si yo soy un buen cristiano y cumplo con todo lo que Dios quiere y desea de mi... puedo pedirle cosas a Dios y el me las dará. Por eso, ¿Para qué perder el tiempo tratando de lograr algo si Dios es todopoderoso y me lo concederá?

Desde los problemas de salud que vimos anteriormente hasta el aprobar un examen; el “Confiar en el poder de la Oración” puede traer consecuencias funestas y muy desagradables.

Como dice el Dicho:

“Reza, pero no dejes de remar hacia la orilla”

Y es que confiar plenamente y al 100% en el poder de la oración... nunca da buenos resultados.

________________________




4) Aumenta la dependencia Religiosa.




El orar y orar continuamente a seres invisibles, etéreos e incomprobables de forma práctica... hace que tu creas más en ellos y por ende aumenta tu dependencia psicológica en estos “seres”.

Y es bastante comprensible. ¿Cómo se le dice a una persona de mediana edad que todas las horas y horas que invirtió en orarle a su Dios/virgen/santo/etc fue un tiempo desperdiciado, ya que no solo la actividad de “Orar” en si misma es religiosamente absurda; sino que ninguno de estos seres a quienes le ha dedicado tanto tiempo de orar ni siquiera existen.

Es algo muy difícil. Y lo sé por experiencia propia.

A veces el mismo orgullo de no admitir que uno se ha equivocado y que ha sido engañado o auto engañado con todas estas patrañas religiosas, hacen que la persona no abandone sus creencias, aunque se replantee seriamente su tiempo invertido en orar/rezar.

Si tomamos en cuenta los cálculos que hicimos anteriormente; el invertir tal cantidad de tiempo en orar a estos seres, sin duda crea una especie de dependencia/necesidad.

A nadie le gusta perder su tiempo como un idiota... ¡Así que jamás admitiré que Dios no existe!, porque eso sería admitir que fui un tonto rezando tanto y tanto tiempo.

_____________________


5) Falsa sensación de seguridad.




Aquí es cuando las oraciones y la “Fe” se hacen peligrosas.

- Pero, ¿No te da miedo hacer eso?

- Nah... he orado a Dios. El poder de la oración me protegerá.

Y lo próximo que leemos es a un tonto en la primera plana de las noticias de sucesos.


¿Le gusta rezar amigo lector?

¿Se siente bien orando? ¿Le da satisfacción y tranquilidad mental?

Me parece excelente.

Pero no confié en el “Orar” mas allá de los beneficios psicológicos/religiosos. El orar NO lo pone en contacto con ningún Dios ni con ningún otro ser superpoderoso e invisible. La oración NO lo protegerá más allá de las precauciones y previsiones personales que usted tome.

Lamentablemente la oración le puede generar un sentimiento de confianza basado en su inexistente e ineficaz Dios que en la práctica puede ser sumamente peligroso.

¿Quiere arriesgar y poner su vida en manos de Dios?... es asunto suyo. Pero no juegue con la vida de otros orando y pidiendo a Dios para que ese ruido que escuchó en el auto no el causé problemas en el largo viaje con su familia.

La sensatez debe prevalecer.

________________________




6) La Oración crea un sentimiento de angustia y ansiedad constante.





¿Nunca se ha preguntado el porqué algunos Creyentes simplemente no oran una sola vez y ya?

¿Por qué tienen que repetir y repetir una y otra vez las mismas aburridas frases?

Usted que lee esto, amigo Cristiano... ¿Por qué lo hace?


Supongo que porque en el fondo no confía mucho en esa “oración” y necesita repetirla una y otra vez en muchas y variopintas versiones.

Y es que la ansiedad generada por la Oración se puede sentir de dos maneras:

- O el rezar un numero insuficiente de oraciones.

- O el Realizar la oración de manera incorrecta.


Recuerdo que en mi juventud y cuando oraba antes de dormir.... muchas veces tuve que repetir algún Padre Nuestro o un Ave María porque en medio de la oración me distraje (o por el sueño o pensando en la chica del otro lado del aula); así que para estar seguro la volvía a repetir una y otra vez hasta estar seguro que lo hice correctamente. Esa sensación de seguridad al realizar las oraciones casi nunca existía. (sobretodo porque en la práctica los resultados eran muy inconstantes)

Tantas oraciones diferentes. Tanta repetidera. Tanto dedicarle ruegos y rezos a cosas tan banales como prepucios o puñados de tierra; no es otra cosa que el lamentable ejemplo de la inseguridad que tienen el Creyente sobre la efectividad de su oración.

¿Acaso no sabe que Dios es Omnisciente y que lo sabe todo?

¡Inclusive antes de que usted empiece con su cháchara repetitiva ya Dios sabe lo que dirá y pedirá!

Pero nop.

Es tanta la angustia que genera esto de las oraciones y el hacerlo de forma correcta y eficaz... que han diversificado su ejecución de distintas y grotescas maneras: desde estar de rodillas horas y horas, hasta orar en los lugares más inhóspitos e inaccesibles de la tierra.

Quizá una oración en el Monte Everest sea más escuchada por Dios. Al menos se está más cerca de él.

__________________________


7) La Oración mantiene un estado de misticismo e irrealidad constante.





Y es que esto de la oración y el contacto constante con Dios puede afectar de forma negativa a ciertas personas hasta el punto que la realidad y la fantasía espiritual se mezclan de forma dramática y lamentable.

Mi ya desaparecido Padre era Albañil y hace muchos años durante mis vacaciones escolares yo trabajaba como su ayudante.

Y siempre recordaré en una ocasión cuando le hicimos un presupuesto a una persona muy religiosa: le mostramos un papel con los materiales y gastos que necesitábamos para realizar el trabajo (creo que era acondicionar un cuarto de baño). Y esta persona, luego de ver el presupuesto, toma el papel y nos dice:

- Me parece muy bien y el precio es justo. Pero discúlpenme, me retiro unos minutos a mi cuarto porque voy a orar y a preguntarle a Dios si es conveniente hacer este trabajo.

Mi señor padre y yo nos miramos de reojo y dijimos...

- Ok, ok... no hay problema.

Al cabo de una larguísima media hora (que amenizamos mi padre y yo contando chistes) regresó el tipo y dijo.

- Ya oré y hablé con Dios y me dio el visto bueno. Hagamos el trabajo. Está bendecido por él.

Huelga decir que tanto mi padre como yo regresamos a casa asombrados y francamente divertidos por el comportamiento de este individuo. Lamento decir que fue tema de conversación por varios días.


Desgraciadamente para muchas personas la supuesta presencia de Dios es constante e inequívoca y pasan muchas horas de su día literalmente orando, agradeciendo y pidiendo cosas a Dios.

Viven en un estado de misticismo y presencia divina perenne.

Conozco gente (las cuales calificaría de locos clínicos) que después de cada frase dicen en voz baja “Alabado sea Dios”

¡WTF!

¿Quien puede vivir como si realmente Dios estuviese a tu lado y que mira y escucha de verdad todo lo que haces?

Bajo cualquier otra circunstancia, este tipo de personas que literalmente hablan y conversan todo el tiempo con seres invisibles deberían tener un tratamiento psiquiátrico urgente y de alto impacto. Esas cosas no son nada normales.

No me imagino (ni quiero hacerlo) a estas personas haciendo el amor....

_______________________




8) Pérdidas económicas.




Obviamente el Cristiano que lea esto dirá:

- ¡Yo no pierdo dinero al Orar a Dios!... yo lo hago en privado y en la intimidad de mi cuarto. Es gratis.

Pues tiene suerte amigo lector.

Porque en muchos otros casos las oraciones NO son privadas y se hacen en las iglesias y congregaciones; e irremediablemente ver la famosa “canastita” de las limosnas.

Además, en el catolicismo literalmente se “Paga dinero” para rezar y orar. Las oraciones de difuntos tienen un precio; las de sanación, otro... y así.

Y hay hasta “profesionales” en este asunto de orar y rezar.

En los velorios (generalmente Católicos) se contrata rezadores profesionales a los que se les paga una cantidad de dinero para que ore y rece por el difunto. También hay precios para rosarios y Oraciones guiadas.

Y es que hoy en Día todo tiene un precio... Hasta el rezar a seres inexistentes.

___________________


9) La Oración es un mecanismo de Manipulación Religiosa.





Después de todo lo que hemos analizado en este asunto de las oraciones... No queda alguna duda de que es una eficaz herramienta para las religiones modernas para manipular, controlar, someter y robar al humilde y bien intencionado Creyente.

Un Cristiano que invierte horas de su vida en orar, es un feligrés que está seguro y que engordará las arcas de la religión correspondiente.

Con cada oración, con cada rezo, con cada monótona repetición, con cada golpe de pecho... los manipuladores y viciosos líderes religiosos se aprovechan de forma despiadada de la dependencia del pobre cristianito.

Usted dirá amigo lector:

- ¿Como el orar en la intimidad de mi cuarto puede ser beneficioso para el líder de mi iglesia?

Amigo... con cada oración se afianza su sujeción y vinculo con la Iglesia. No con Dios. Ya que si Dios existe, no creo que le importe la cantidad de Padres Nuestros que rece cada noche. Es el ladino ladrón religioso que mete sus garras en los bolsillos del cristiano cada vez que este repite como robotizado cientos de frases sin sentido alguno.

Mientras más sumiso y encadenado esté a la iglesia... más poder y beneficios obtendrá.

El “orar” nunca es gratis.

Gracias a eso, muchos Religiosos de profesión estrenan auto a cada tanto.

_____________________


10) Humillación personal.




Esto es quizá lo peor y más lamentable.

El asunto de las Oraciones trae consigo una inherente carga de humillación y vejación personal.

Y no es ningún misterio que Dios quiere que sus súbditos se humillen y rebajen ante él. La Biblia es muy clara:

- Dios y su Insano deseo de Humillación Humana

Y es que si analiza inclusive el contenido de las oraciones más conocidas y repetidas, casi todas tienen como base la humillación y el autodesprecio.

Tienes que declararte pecador; minimizarse ante la grandeza de Dios, estar sometido a sus deseos y caprichos. No puedes contradecir a Dios ya que su palabra es santa. ¿Tu opinión? Métetela por donde te quepa.

Y claro... quien ora de verdad y de corazón se da golpes en el pecho (el famoso “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”), puede inclusive hasta llorar o gritar. Otros se pueden hasta autoflagelar con algún generoso látigo (parece que las oraciones con sangre y dolor son las más escuchadas), otros oran durante horas de rodillas. Otros suben y bajan la cabeza, otros usan silicios, escapularios u cualquier otra cosa que le haga ver a Dios que nuestra oración es sincera y que va acompañada de un sacrificio físico.

Y es que no entiendo el beneficio en la práctica de degradarse, humillarse, someterse, avergonzarse, doblegarse, mortificarse, vejarse, empequeñecerse, ser dócil, sumiso y tratar de caer lo mas bajo posible ante un Dios que es perfecto y que en realidad no debería necesitar que sus creaciones hagan esas humillantes cosas.

Y lo peor de todo es que en el absurdo y abyecto mundo de las religiones, todo esto es sinónimo de “Fe” y ser un buen creyente.

Por eso... cada vez que veo a personas perdiendo su valioso tiempo y menoscabando su dignidad Orando y rezando... es cuando agradezco el haber dejado ese oscuro y degradante mundo atrás.






Fin del post!

Gracias por pasar!


No olvides comentar y si gustas dejar puntos!
1Comentario