Check the new version here

Popular channels

'Rosetta' ya sabe en qué lugar del cometa aterrizará


Detalle de la zona del cometa denominada J, donde se intentará el aterrizaje de la sonda. ESA

Un lugar denominado J, un área ubicada en el lóbulo más pequeño del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko que ofrece interesantes formaciones y buenas condiciones de iluminación, ha sido el elegido por la Agencia Espacial Europea (ESA) para intentar, el próximo 11 de noviembre, el aterrizaje del robot que lleva a bordo de Rosetta. Se trata de la sonda espacial que, tras una década viajando por el espacio, entró en la órbita de ese objeto celeste el pasado 6 de agosto. El emplazamiento seleccionado ha sido anunciado durante una rueda de prensa en París, que ha sido retransmitida a través de su web y ha congregado a los principales responsables científicos de esta multimillonaria misión.

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, cuya temperatura actual se estima en unos -70º C, es un objeto celeste formado por dos lóbulos unidos, con una forma que los científicos comparan con la de un patito de goma. Se trata de un pequeño cuerpo de sólo 4 kilómetros de longitud en su parte más ancha.

El pasado 25 de agosto, la ESA dio a conocer una lista inicial de cinco emplazamientos posibles para el aterrizaje que fueron denominados con letras. Los lugares B, I y J se encuentran en el lóbulo más pequeño; A y C están en el lóbulo más grande. Según detallaron durante la rueda de prensa, J fue elegido por unanimidad entre los científicos. El punto C, localizado en el cuerpo del cometa, queda como segunda opción. La primera lista con la que trabajaron incluía una decena de lugares posibles.


Recreación del módulo 'Philae' posándose sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. ESA

Pese a la unanimidad, ninguno de los lugares preseleccionados reunía al 100% todos los criterios establecidos por los científicos por lo que, según subrayó Fred Jansen, jefe de la misión Rosetta, "existen riesgos". J es el área que, a priori, es más segura para hacer las maniobras. Además, esa zona recibe suficiente luz para recargar las baterías de Philae, lo que le permitiría trabajar durante más tiempo del que dispondría si sólo usara la energía que lleva consigo.

Aunque J es el que más probabilidades tiene para el aterrizaje, el próximo 12 de octubre celebrarán una nueva reunión para evaluar los nuevos datos que los instrumentos de la nave seguirán recogiendo. Será entonces cuando confirmen si, efectivamente, es allí donde llevarán a cabo esa compleja maniobra que nunca antes se había intentado en la historia de la exploración espacial. Stephan Ulamec, jefe del robot Philae, asegura que será muy diferente a lo que se ha hecho hasta ahora: "Será totalmente distinto a aterrizar en la Luna o en Marte".

Según explicaron los científicos, es necesario realizar el aterrizaje a mediados de noviembre, antes de que el cometa esté más activo. A medida que se va a acercando al Sol, se va calentando y va emitiendo más gases y polvo, que podrían dificultar las maniobras. En realidad, ni siquiera pueden predecir la actividad que tendrá el cometa dentro de sólo dos meses. Un aumento repentino de ésta podría afectar la posición de Rosetta y el lugar en el que aterrice el módulo. No obstante, los científicos no han dudado en calificar de "éxito total" la parte de la misión que ha sido desarrollado hasta ahora.

Estudio del cometa a fondo

Desde que a mediados de julio la nave Rosetta fue acercándose a ese cometa, los científicos han estado estudiando su topografía y sus características a partir de las imágenes y datos ofrecidos por los instrumentos que lleva a bordo.


Las letras indican los cinco posibles lugares que habían sido elegidos inicialmente para el aterrizaje. ESA

Durante la rueda de prensa, que se ha prolongado durante una hora y media, los científicos han explicado las dificultades que han tenido para elegir un lugar para el aterrizaje y los retos que aún tienen por delante, pues la forma del cometa, que Stephan Ulamec ha definido como "un mundo bello pero dramático", plantea muchos retos desde un punto de vista técnico. Basándose en el cálculo provisional de la trayectoria, han estimado que el descenso del robot Philae durará unas siete horas.

El módulo Philae intentará posarse sobre la superficie del cometa para determinar su composición. El investigador Jean-Pierre Bibring destacó el emocionante momento en el que los científicos se encuentran, y calificó de "revolución" los conocimientos que Rosetta podría aportar sobre el origen de los planetas.

Según explicó, esperan determinar qué composición (minerales, gases, etc) tienen los cometas, considerados los ladrillos a partir de los cuales se formó el Sistema Solar.

¿Qué factores han intervenido en la evolución de los planetas? ¿Cómo de especial y única es la Tierra? ¿Es la vida un proceso genérico de la evolución cósmica? "Por supuesto con esta misión no vamos a contestar todas estas preguntas, pero sí parte de ellas", afirmó Bibring.





0No comments yet
      GIF
      New