Saborizantes artificiales una trampa mortal



No hay cultura que en el pasado no utilizara huesos para el caldo, para elaborar deliciosas sopas y salsas que aparte de dar buen sabor es nutritivo, pues tiene minerales, vitaminas liposolubles (D y A) y gelatina que ayuda a digerir la comida adecuadamente y que es útil en muchos desordenes digestivos. Infortunadamente se ha estigmatizado su uso en beneficio de los saborizantes artificiales desconociendo el beneficio del primero y la toxicidad del segundo.

A finales de los 50 la industria alimentaria descubrió cómo crear desde el laboratorio sabores similares a la carne usando proteínas baratas, fue cuando los químicos vieron que la mayoría de los sabores naturales se podrían sintetizar químicamente, esto abrió la puerta para un montón de nuevos productos como pastillas para caldos, sopas deshidratas, comidas preparadas, mezclas de salsas y condimentos con sabor a carne.



La industria de las comidas rápidas se mantiene gracias a estos saborizantes que lo único que hacen es engañar el paladar haciéndole creer que lo que nutre es lo que tiene buen sabor sin decirnos que las salsas de la comida procesada son básicamente glutamato monosódico, espesantes, emulsionantes, colorantes y agua. La llamada sopa casera de la mayoría de los restaurantes se hace normalmente añadiendo agua a una base de sopa y adicionando otros ingredientes como verduras en trozos. Incluso la salsa de los mariscos se elabora igual, pues aún un poco de tomate o de cebolla resulta costoso para la industria, por tanto tan solo utilizan sabores artificiales. La mayoría de las comidas vegetarianas: “hamburguesas vegetales”, “salchichas vegetales”, alimentos derivados de la soja (para opacar el terrible sabor de éste fríjol), “especias” o “sabores naturales” contienen grandes cantidades de glutamato monosódico además de otras sustancias.

Infortunadamente el glutamato monosódico tiene un efecto muy diferente en el organismo al ácido glutámico natural de las comidas y produce daño especialmente a nivel de sistema nervioso porque éste pasa directamente de la boca al cerebro y evade la barrera hematoencefálica; esto lo sabe la industria después del experimento en 1957 con unos gatos a quienes se les suministró este saborizante y se volvieron ciegos y obesos.

En 1969 encontraron lesiones en el hipotálamo y estudios posteriores apuntaron en una misma dirección, el glutamato monosódico es una sustancia neurotóxica que causa una amplia gama de reacciones: incremento de casos de alzheimer, tumor cerebral, esclerosis múltiple, alteraciones de la conducta, comportamiento violento, hiperactividad, autismo, diabetes, obesidad etc. Hay cientos de estudios que muestran este grado de toxicidad, pero a pesar de esto se sigue distribuyendo bajo la complicidad del organismo máximo de control de alimentos (FDA) quien se ha hecho la de la vista gorda frente a tal atrocidad, pues en el mundo se usan toneladas anuales de este tóxico.

El glutamanto monosódico es adictivo, es como la nicotina de las comidas, logrando el objetivo de la industria de aumentar el consumo de comestibles y por ende aumentar sus ventas. El glutamanto monosódico está en la salsa de soya; en el maggi; caldo rico que dicen ser vegetales, pero realmente es un hidrolizado de proteína vegetal que es el mismo glutamanto; en el pan; en la leche descremada, en la leche en polvo; en la leche de soya; en la salsa de tomate; en la salsas para carne; en las galletas y en infinidad de “alimentos” procesados. Comer es uno de los grandes placeres de la vida, pero ¿cómo se paga el precio de este placer que por naturaleza surgió de la necesidad de vitalizar nuestro organismo de nutrientes de calidad?

El Gusto que nos Intoxica

Sin darnos cuenta, ingresamos a nuestro organismo tóxicos en calidad de conservantes, saborizantes, aromatizantes, acidulantes, colorantes y edulcorantes, si nos tomamos un minuto en leer la lista de ingredientes de cada alimento que consumimos encontraríamos que muchos de estos químicos que perjudican nuestra salud:

Conservantes

Benzoato de Sodio (E211) es un conservante muy común en todos los alimentos quimificados por la industria.

Lo encontramos por ejemplo en jugos artificiales, gaseosas, jugos congelados, ensaladas de fruta, postres, etc., el límite máximo (según el gobierno) de jugo artificial antes de volverse tóxico en el organismo es de 4 litros por persona, pero los niños se intoxican con mucho menos y además no se toma en cuenta que un niño o adulto, pueden consumir distintos productos que contengan el mismo químico, siendo común entonces los dolores estomacales, cefaleas y fiebre después del consumo de estos productos (sobre todo en verano y solo como manifestación aguda de la intoxicación; no con la gravedad que produce la intoxicación crónica, producida día a día, con el constante consumo de los mismos).



Podemos encontrar el Benzoato como conservante bajo cifras como E210 que es el Ácido Benzoico, E212 es Benzoato de potasio y E213 Benzoato de calcio, su acumulación en el organismo acarrea riesgos de cancer, además de producir asma y urticaria si se toma junto con colorantes. En estudios llevados a cabo con animales aparecieron ataques de epilepsia.

Anhídrido Sulfuroso E220, Sulfato de Sodio E221, Disulfitos de sodio, potasio o calcio E223, E224, E225 provocan irritaciones del tubo digestivo, inactivan la vitamina B1, provocan dolores de cabeza y vómitos. Están incluidos en algunas cervezas, sidras, vinos y zumos de fruta.

En el peldaño más alto de la escala por su grado de peligrosidad se encuentran los Nitritos y Nitratos de sodio y potasio E249, E251 y E252, potenciales destructores de los glóbulos rojos, posibles generadores de accidentes vasculares y con efectos cancerígenos. Se encuentran en embutidos.

Saborizantes

Acetato de Amilo,

es el mismo químico que se utiliza en los brillapisos, también es en menor cantidad lo que le da sabor banana a los lácteos, golosinas, etc.

Butil aldehido,

sabor nuez, es además un fuerte disolvente de caucho.

Acido fosfórico de las bebidas "colas"

es un corrosivo poderoso, si dejarnos un diente extraído dentro de un vaso de "cola" en algunas semanas se le habrá extraído todo el calcio.

Piperonal es piojicida y también saborizante. (?!)

Colorantes

Tartrazina (E-102),

es un colorante capaz de producir reacciones adversas en un pequeño porcentaje (alrededor del 10%) de entre las personas alérgicas a la aspirina, puede provocar púrpura trombocitopémica, shock anafiláctico, hemorragias internas, úlceras gástricas, fragilidad capilar.

Amaranto(E-123),

Este colorante rojo, ha sido prohibido en países como Rusia y Estados Unidos desde 1972 por producir cancer y alteraciones en los cromosomas, sin embargo se sigue utilizando en otros países donde lo aplican en caviar, helados, conservas vegetales, mermeladas, yogures y vinos.

Amarillo anaranjado /Amarillo Ocaso (E-110)

Se utiliza para colorear refrescos de naranja, helados, caramelos, productos, postres, etc. Sus límites legales de utilización en España son en general iguales o menores a los del Tartrazina, con excepciones como las conservas vegetales, en las que no está autorizado.

En 1984 se acusó a este colorante de cancerígeno, aunque esta afirmación no llegara a demostrarse. También se le ha acusado, como a todos los colorantes azoicos, de provocar alergias y trastornos en el comportamiento en niños.



Edulcorantes

Sacarina y Ciclomato, tan promocionados por sus productores, lejos de beneficiar la salud e impedir el aumento de peso son cancerígenos con una acción directa sobre el tubo digestivo ya que la sacarina por ejemplo, altera el epitelio intestinal haciendo que las microvellosidades se fusionen entre sí, disminuyendo la capacidad de absorción (de nutrientes) creando así, predisposiciones patológicas. Esta alteración no se va aunque se deje de tomar estos edulcorantes, son también sustancias alergénicas.

Aspartamo o Espartame es el aditivo alimenticio más polémico de la historia

Es hoy una parte integral de la dieta moderna. Vendido comercialmente bajo nombres de NutraSweet y Canderel, el aspartamo se puede encontrar en más de 5.000 alimentos, incluyendo bebidas, chicles, dulcificantes y alimentos para diabéticos, cereales de desayuno, dulces, vitaminas y drogas.

Esto significa que hay una buena población que están entre los dos tercios de los adulto y de 40 por ciento de los niños que ingieren regularmente este dulcificante artificial.Porque no contiene ninguna caloría, el aspartamo se considera a favor de los individuos
conscientes de la salud y la mayoría de nosotros pensamos que es seguro.

Pero los científicos independientes dicen que el aspartamo puede producir una gama de disturbios y efectos nocivos en seres humanos, incluyendo los dolores de cabeza, pérdida de la memoria, oscilaciones del humor, asimientos, esclerosis múltiple y Parkinson-como síntomas, tumores e incluso muerte.

La preocupación por la toxicidad excesiva del aspartamo significó que por ocho años, la US Food and Drug Administration (FDA) le negaran la aprobación, manteniéndolo con eficacia fuera del mercado mundial.

Esta precaución fue basada en la evidencia traída a la luz por eminentes científicos y los grupos numerosos de consumidores, a que el aspartamo contribuyó al daño serio del sistema nervioso central y había sido demostrado causal de cáncer en animales.
Sin embargo, el músculo político, fuera del rigor científico excesivo, y el aspartamo eran
aprobados para el uso en 1981.

Como guía para otros doctores, Roberts, experto reconocido en diagnósticos difíciles, ha publicado una serie muy larga de estudios del caso, "Enfermedad del aspartame: una epidemia no tomada en cuenta", en que él meticulosamente detalla su tratamiento de 1.200 individuos aspartamo-sensibles, o los "reactores" que encontró en su propia
práctica.

Roberts hizo que sus pacientes quitaran el aspartamo de sus dietas. Con casi dos tercios de reactores, los síntomas comenzaron a mejorar dentro de días de quitar el aspartamo, y las mejoras fueron mantenidas mientras el aspartamo fue mantenido fuera de su dieta.

Los estudios de caso de Roberts son paralelos a muchos que fueron revelados en el informe del FDA sobre reacciones adversas al aspartamo y que la toxicidad se revela a menudo con desórdenes del sistema nervioso central e inmunidad comprometida.
Su estudio demuestra que la toxicidad del aspartamo puede imitar síntomas y/o empeorar varias enfermedades que bajen en estas amplias categorías:

Condiciones imitadas por la toxicidad de Aspartamo- esclerosis múltiple- enfermedad de Parkinson- enfermedad de Alzheimer- fibromyalgia- artritis- sensibilidad química múltiple- síndrome crónico de la fatiga- desorden del déficit de atención- desorden del pánico- depresión y otros desórdenes psicologicos- lupus- diabetes y complicaciones diabéticas-
defectos del nacimiento- linfoma- enfermedad de Lyme - hipotiroidismo.

Roberts sugiere que alguna gente diagnosticada con, por ejemplo, esclerosis múltiple, Parkinson o síndrome crónico fatigoso pueda terminar creciendo en un régimen de drogas potencialmente dañinas que habrían podido ser evitadas deteniendo simplemente el injerir de productos aspartamo-atados.

Tomé lo que tenía a mano, un sachet de juguito Tang, y miren lo que encontre;
ciclamato de sodio, aspartamo, sacarina sódica, tartrazina y amarillo ocaso, y la fenil alanina que también me da desconfianza por lo que estuve buscando in internet .
Este jugo no es nada en comparación con otros jugos y gaseosas que se comercializan y que tienen más cantidades de aspartamo y otros tóxicos.



De ahora en más voy a comprar naranjas frescas y a exprimir....

En conclusión, usted tiene un cerebro para utilizar; es su responsabilidad indagar, profundizar, descubrir el engaño y el fraude detrás de cada fachada de "producto dietético o saludable". La salud en la vida de una persona no es un tema más, es crucial, un pilar de la vida plena.

Preocúpese por lo que consumen sus hijos que son los mas vulnerables, examine cuidadosamente y se dará cuenta que la mayoría alimentos nutritivos nunca serán parte de los productos publicitarios, éstos sólo buscan beneficiar al empresario no a la gente.