Check the new version here

Popular channels

Saigas tatarica unos antílopes diferentes

Saigas tatarica , los antílopes diferentes



Saigas tatarica , una especie de antílope en peligro de extinción, están volviendo a la vida silvestre, gracias a los esfuerzos de conservación.



El saiga (Saiga tatarica) es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Bovidae. Habita en las estepas de Asia Central, desde el sur de Rusia (Kazán) hasta el noroeste de China y zonas de Mongolia; el mayor número de cabezas habita en Kazajistán y Uzbekistán.



Sin embargo a mediados de este año se tuvo la triste noticia de la muerte de más de 120.000 antílopes saiga en Kazajistán. La organización ha calificó el hecho como un “duro golpe” a los esfuerzos que se han llevado a cabo en la última década para recuperar la especie desde los 50.000 animales que quedaban en todo el mundo y que “apenas estaban empezando a dar resultados”, según ha indicado.



A raíz de la desintegración de la Unión Soviética, la caza furtiva y otras interrupciones en su hábitat condujeron a una caída en picado de su crecimiento: en apenas 15 años sus números cayeron en casi un 95 por ciento, por lo que el antílope saiga se encuentra entre uno de los animales más amenazados.


En 2002, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Saiga tatarica se coló en su “lista roja ” de especies en peligro de extinción.



Los conservacionistas, científicos y organizaciones no gubernamentales se han unido al lado de los saigas. Un grupo, denominado Conservación Saiga Alliance (SCA), ayudó a formular un plan de acción para la conservación del saiga.

Los cuatro países donde los antílopes todavía existen -Uzbekistán, Kazajstán, Rusia y Mongolia, han firmado el plan. El SCA trabaja junto con la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad de Kazajstán (ACBK), la principal organización de la coordinación de la defensa del saiga, que tiene su sede en la capital de Kazajstán, Astana. La población local de ACBK está siendo educados sobre la importancia del saiga y la necesidad de protegerlos. A menudo, esto constituye una reintroducción de una tradición perdida: Algunos grupos indígenas consideraban a los saigas como un animal sagrado.



La iniciativa ya está dando resultados alentadores: en el último recuento se superaron los 150.000 ejemplares. “Este es un gran problema, ya que la población estaba casi erradicada hace diez años”, dice Steffen Zuther, un científico alemán que trabaja con el gobierno de Kazajstán y de las diversas organizaciones que apoyan el proyecto . Los signos prometedores La caza furtiva está en declive en Kazajstán, y los saiga se les ha permitido recorrer esa zona más o menos libremente. Los propios patrones de reproducción fértiles del antílope son una bendición en su caso.



Las hembras comienzan a dar a luz con un sólo un año de edad, y a menudo producen gemelos y trillizos. Los Saigas se congregan en el Serengeti, en el que dan a luz en masa más o menos durante una semana. Este nacimiento de masas permite una oportunidad de lucha para sobrevivir de los depredadores como los lobos y águilas. La primera indicación de que las medidas de protección fueron echando raíces en Betpak – Dala se produjo en la primavera de 2011, cuando unos 20.000 saigas volvieron a dar a luz.


0
0
0
0
0No comments yet