Check the new version here

Popular channels

Sueños Premonitorios ¿realidad o mito?

Premonición:
Sensación que se interpreta como el anuncio de un hecho futuro. Presagio, Advertencia.
Sueño:
Estado activo de cierta parte del cerebro, que permite que la mente ordene hechos vividos, alteraciones anímicas, sentimentales o caóticas, que se produce o genera cuando el individuo entra en un estado de relajación profunda.

Si uno habla de un sueño premonitorio, entonces está hablando de soñar con eventos futuros. O tener una imagen vívida de un acontecimiento que aun no ocurrió.
La realidad es que, por el momento es solo una teoría. Pero, una teoría que tiene fundamentos en la antigüedad y pruebas más que evidentes de que son reales.
Cuando hablamos de la antigüedad, es imposible no citar al libro más antiguo que la humanidad tiene, La Biblia.
Para el que nunca la ha ni si quiera hojeado, la Biblia contiene relatos de la historia antigua seglar que a través de los siglos se han comprobado y desmitificados con pruebas, lo que lo hace un libro de historia exacto y fidedigno.
En la antigüedad, Dios hablo a sus profetas mediante sueños (Como dice Números 12:6). Algunos proporcionaron advertencias que protegieron a sus siervos, mientras que otros le dieron guía.
En el libro de Daniel, se relata que el Rey Nabucodonosor tubo dos sueños extraños, al que contó a sus adivinos para que se lo interpretaran, pero no pudieron hacerlo, ya que esos sueños procedían de Dios. Entonces se valió de Daniel, que era profeta de Dios para que él le interpretara los sueños.
El primer sueño tenía que ver con una imagen metálica gigante, con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de cobre, piernas de hierro y pies de barro. Esta imagen era destruida por una roca que golpeaba en la parte de barro de la imagen y que se transformaba en montaña al final y cubría toda la tierra.
Daniel le explicó, por voluntad divina, que la cabeza de oro representaba a su reino, Babilonia, que en ese entonces era una potencia mundial. Explico que cada parte de la imagen representaría una sucesión de gobiernos que serian en diferentes épocas también potencias mundiales. (El pecho: Medo persa, Vientre y muslos: Grecia, Las piernas es: Roma, Los pies de barro representa a la última de estas potencias que gobernarían la tierra hasta que la roca tomada de una montaña golpeara la imagen y la destruyera. Esta última potencia es de nuestro tiempo y se trata de la potencia Angloamericana, compuesta por los Estados Unidos de América y su aliada indiscutible Inglaterra o Reino Unido.
Nabucodonosor jamás entendió la interpretación de ese sueño. De hecho, es una de las profecías Bíblicas más interesantes, ya que tiene muchos cumplimientos, pero eso no lo vamos a explicar ahora.
El segundo sueño, el rey vio a un árbol gigante que llegaba hasta el cielo. Un ángel desciende y lo corta, como a un metro del suelo y ata su tocón con ataduras de hierro y cobre hasta que pasaran siete tiempos sobre él.
Daniel, otra vez explica a Nabucodonosor que este sueño profético tiene dos cumplimientos en diferentes épocas del tiempo de la humanidad. Que el primer cumplimiento lo vería con sus propios ojos, ya que el tendría una participación directa. El segundo cumplimiento no era para ese lapso de tiempo en el que ellos Vivían, sino mas bien tendría cumplimiento en el futuro, mas en nuestro tiempo. Pero de eso no hablaremos ahora.
La cuestión es que esos siete tiempos que el tocón del árbol estaría atado, significaba que él estaría como loco divagando y comportándose como un animal durante siete tiempos, que bíblicamente se interpretan como años.
Y así paso, siete años Nabucodonosor se comportó como una bestia en el campo. Licántropo y comiendo como las bestias del bosque.
Y así, hay mas historias en la Biblia sobre sueños premonitorios. ¿Pero qué hay de los sueños que nos advierten a nosotros en este tiempo?

Yo, en el año 1975, tuve un sueño, donde corría por la galería de la entrada de mi casa, hasta el cordón de la vereda, donde estaba mi tío y su amigo dentro de un auto viejo, pero que tenia la ventanilla baja. En ese sueño, yo llegaba hasta el auto y apoyaba ambos brazos sobre la puerta, como recostándome sobre ella. Al arrancar el auto, yo sentía el movimiento del mismo y me trepaba por la ventanilla hasta entrar dentro del auto y caer sobre las piernas de mi tío que estaba en el asiento del acompañante. Así terminaba mi sueño.
A la noche siguiente volví a soñar lo mismo, tal y con todos los detalles hasta que subía y entraba dentro del auto por la ventanilla.
Ese día, como a las 16:00hs, mi tío llego a la puerta de la casa, en el auto de su amigo. Mi madre se paraba justo cerca del auto para conversar unas palabras con ellos. El auto estaba en marcha. Yo, comencé a correr desde mi habitación por la galería hasta la calle, y mientras corría, todo se me hizo como en cámara lenta, recordé todo mi sueño y pude ver hasta el más mínimo detalle cumpliéndose como un presagio ante mis ojos. No pude detenerme. Llegue hasta la ventanilla como en el sueño, apoye ambos brazos sobre la puerta y esperé a que arrancara el auto para saltar dentro del.
La diferencia fue que en vez de caer dentro del auto, caí fuera de él. Mi cuerpo golpeó contra el piso y mi cabeza quedo debajo el auto.
¿Saben porque la rueda trasera no me aplasto?
Yo tampoco puedo explicarlo. Mi mama grito como loca cuando yo caía. El amigo de mi tío no escuchó a mi madre y ya estaba soltando el embriague mientras yo caía justo debajo del auto.
De pronto, la palanca de cambio salto a punto neutro, el auto se plantó en el lugar y yo sentí el calor y el olor de la goma trasera que tocaba mi cara. Mi mama me saco en el acto de debajo del auto, mientras mi tío gritaba a su amigo que frenara, porque el sonido del motor fue como si hubiera acelerado, solo que al no estar la marcha puesta solo fue el sonido. El amigo de mi tío, se quedo temblando con las dos manos en el volante y paró la marcha del auto. Mientras ambos bajaban del vehículo, mi madre me entro a la casa, me dejó en la cama acostado mientras lloraba y me daban agua para beber. Me tocaban para ver que estaba entero y yo le susurre a mi mama. "No paso como en mi sueño, no fue igual que en mi sueño".
Luego de unos años pude volver a hablarlo con ella y entendió que aquel sueño que tuve, fue un sueño premonitorio.
Dos veces en mi vida tuve sueños premonitorios.
El segundo también se volvió a repetir la siguiente noche.
Yo veía en mi sueño como la vista me fallaba, como si me quedara ciego, pero no totalmente, podía ver la luz y distinguir algunas imágenes, pero veía casi todo nublado, con ambos ojos. Luego de la segunda vez que sueño con lo mismo, jugando a la pelota, recibí un pelotazo en mi ojo izquierdo, me rompió la cornea y lastimó el iris. En la actualidad veo con ese ojo igual que en aquel sueño, todo nublado y solo distingo algunas luces y colores.
Sueños premonitorios señores.
Sucesos que aun no ocurren y que por alguna razón, nuestra mente los dibuja como una advertencia.
Créanme que es demasiado difícil estar preparados para saber cuando un sueño es premonitorio y cuando no. La realidad es que, yo no pude saber o entender la advertencia y dos veces en mi vida me paso. Me quedo con que si sueño dos noches seguidas, un suceso extraño o común, si es un sueño recurrente dos días seguidos, entonces tomo las medidas necesarias para evitar hacer algo que me lleve a ese futuro siniestro.
La mente trabaja de maneras insospechadas. Los procesos cerebrales superan la lógica humana a distancias inalcanzables. Dicen que solo usamos el 20% de nuestro cerebro. Yo creo que, algunas veces, en algunas raras excepciones, nuestro cerebro se sobre carga demasiado, vamos a la cama, entramos en la etapa de descanso y ¡Saz!, nuestro cerebro se reinicia como un ordenador, se encienden todas las luces en un parpadear milimétrico y como si nada, unas milésimas de segundo trabaja en un 100%.
Suficiente tiempo para que nuestra mente procese imágenes calculadas en tiempo y espacio, con los lugares y personas que conocemos o no, que solo miramos de pasada alguna vez, pero que están en nuestra mente, como en un archivo al que nunca tenemos acceso y nada, ahí está, un sueño donde vemos lo que va a suceder, como un aviso.
No creo en el destino, ni creo en los viajes astrales o la premonición constante como un poder de la mente superada de un individuo en particular.
Pero acepto el hecho de que el cerebro es una perfecta maquina poderosa, que puede hacer cálculos infinitos en segundos y que puede tener control en los eventos que conforman nuestro mundo inmediato.
Creo que todos tenemos diferente capacidades pero que pocos logramos utilizar más de ese 20% de nuestro cerebro, pero también creo y estoy convencido que, muy de vez en cuando, tenemos un destello de sabiduría, un golpe de (NZT)
que nos permite ver en el tiempo aquello que esta invisible en el espacio y que podría afectarnos.

Espero que la próxima vez que cierren sus ojos para descansar, al despertar, piensen un segundo, si entre nubes y gente de aquel sueño, no hay algún signo, mensaje o advertencia que pudiera salvarnos la vida.
0
0
0
1
0No comments yet