Popular channels

Te muestro lo que pasa en tu cuerpo cuando te emborrachas



Todos sabemos que vamos a tener una resaca terrible luego de una noche de fiesta y alcohol, pero ¿Que es lo que sucede realmente cuando tomamos?
¿Cómo puede un género de bebidas causar tantos estragos en el comportamiento y afectar nuestra mente la mañana siguiente? La ciencia tiene las respuestas.



Cualquier cosa que tomas baja a través del esófago, pasa por el estómago y luego va hacia nuestros intestinos. Considérenlos la sala de espera rumbo a la borrachera.



Las paredes del intestino se encuentran muy plegadas y poseen un gran número de vellosidades, las que aumentan la superficie de intercambio para asimilar la mayor cantidad de nutrientes. Cada vellosidad tiene en su interior una red de capilares sanguíneos y linfáticos que recogen estos nutrientes y los llevan a la sangre. Por lo tanto, el alcohol que aún no fue absorbido por cualquier comida que se encuentre en tu estómago o el intestino comienza a filtrarse hacia el torrente sanguíneo. El sistema circulatorio es bastante rápido. Así que cuando el alcohol ingresa, se mueve muy rápidamente a través de los vasos sanguíneos y eso produce la sensación de borracho.



El cuerpo no ha tenido tiempo de procesar el alcohol en este punto, así es cómo funcionan los alcoholímetros. No miden la cantidad de alcohol que se consumió, sino que miden la cantidad de alcohol que se filtra en los pulmones a través de su sistema circulatorio, de ahí el término "Alcohol en sangre".



Mientras tanto, el hígado está intentando mejorar la situación desintoxicando el alcohol que está en el torrente sanguíneo. La velocidad con la que el hígado puede hacer esto depende del tipo de alcohol que hayas consumido, la mezcla de bebidas que hayas hecho y, si hay algo en el estómago que absorba parte del alcohol y lo redirija al sistema digestivo.
Es por eso que un trago de vodka directo con el estómago vacío nos va a poner borrachos mucho más rápido que si tomaramos una botella de cerveza con el estómago cargado de carbohidratos (¿Quien no se toma una cerveza con una pizza?).
El hígado no es capaz de hacer frente a todo ese licor de una sola vez y, por lo tanto, el alcohol permanece en el torrente sanguíneo más tiempo.



El hígado intenta ayudar desintoxicándote y metabolizando el alcohol transformándolo en nutrientes que el cuerpo pueda procesar.
Lamentablemente, ese proceso crea acetaldehído.
Este es el verdadero culpable de las peores resacas. Es un tóxico, vinagroso al cual el hígado, la mucosa del estómago y el cerebro no les gusta, por lo tanto causa los horribles sentimientos de náusea, vómitos, ardor de estómago, y parte de los dolores de cabeza que se sienten a la mañana siguiente.



El alcohol de la desintoxicación luego hace su camino de regreso hacia el tracto digestivo y los riñones que son los encargados de cualquier líquido que corra por el cuerpo. Los riñones dirigen el  líquido fuera de la vejiga. En un esfuerzo para ayudar al hígado, pueden incluso recoger un poco de alcohol sin procesar, antes que este vaya hacia el torrente sanguíneo. Es por esto que tomar alcohol nos da muchas ganas de ir a orinar, mucho más que si bebiéramos solo agua.



No solo vas a orinar el alcohol, tu cuerpo quiere deshacerse de todas las porquerías que viene guardando hace rato.
Para activar el mecanismo que te permite saber que tienes ganas de ir al baño, el cuerpo envía cualquier líquido directo a la vejiga. Esa es la razón por la cual beber alcohol nos hace sentir deshidratados. Y, al mismo tiempo, es el causante del dolor de cabeza por las mañanas. Tu cerebro es el primero en sentir el dolor de no haber tenido suficiente agua. Si tomas alcohol en cantidad, nunca te vayas a dormir sin beber un buen vaso de pura H2O.



Bueno, ya explicamos porque te emborrachas. Pero ¿Que tienen para decir las ciencias biológicas y médicas sobre el efecto del alcohol en nuestro cuerpo?
Las respuestas están en nuestra cabeza, literalmente.



El alcohol causa estragos en los neurotransmisores que se encuentran alrededor de nuestro cerebro, dirigiendo nuestras emociones, el subconsciente y las acciones y habilidades motoras. Estos, traducen el alcohol en movimientos lentos o en el típico discurso del borracho con el paladar resbaloso.
Los cambios provocan reacciones en el cerebelo. La parte de atrás de nuestro cerebro es nuestro centro del balance y el movimiento, por lo que joder al cerebelo significa caminar menos dignamente, por no decir como idiota, y aumenta la confusión y los tropiezos.



La corteza cerebral de la parte frontal del cerebro se deprime por el alcohol. La desaceleración (por llamarla de alguna forma) de esa zona se traduce en una menor capacidad de pensar claramente y una disminución de la inhibición a lo que haces y dices.
También significa que la capacidad para procesar la información entrante desde los ojos, oídos y otros sensores se ha atrofiado.



El hipotálamo  y la glándula pituitaria  (la parte roja de la imagen) también se deprimen por el alcohol y bajan su ritmo.
Normalmente, ellos controlan la liberación de hormonas y, sin su constante vigilancia, tus hormonas son libres de abalanzarse sobre cualquier cosa que pase por su camino. Entre el estallido de la hormona y la dopamina liberada por la presencia del alcohol, los centros de placer están bastante felices. 



Mientras tanto, la presencia del alcohol en el cuerpo y sus efectos en el sistema resulta en la represión de la médula mientras tu cuerpo intenta procesar los tóxicos del alcohol (Y las toxinas creadas por la desintoxicación). Esto significa que el ritmo cardíaco disminuye, tu temperatura corporal baja, incluso la respiración se ralentiza mientras el cuerpo intenta regular la energía para enviarla hacia la desintoxicación. Todo esto combinado hace que la médula básicamente ponga al cuerpo (y por ende a tu persona) a dormir.



Tu deseo de pizza y papas fritas es una respuesta a esa somnolencia. Un buen impulso de hidratos de carbono le da al cuerpo la energía necesaria para realizar todo el proceso, y te permite estar despierto un rato más para caminar y sobrevivir el regreso a tu casa.



Recuerden bien esto la próxima vez que salgan a emborracharse tomando alcohol. En exceso puede hacer estragos en nuestro cuerpo.


¡Bueno esto es todo amigos de taringa! Si llegaste a leer hasta acá gracias por la paciencia! Si te gustan los posts interesantes, La historia, Noticias increibles, curiosidades, etc, seguime (si queres). Tambien podes visitar la página web donde escribo estos artículos que es la página de la fuente

Fuente: Esto es lo que le sucede a tu cuerpo y a tu cerebro cada vez que te emborrachas
0
0
0
0No comments yet