Check the new version here

Popular channels

Terroristas de la cabeza a los pies



Además de mejorar el aspecto físico de una persona, los implantes quirúrgicos pueden ser un medio para ocultar explosivos. ¡Que se lo digan si no a Al-Qaeda!

Al parecer, los materiales explosivos se implantan en las nalgas, senos o en el vientre, lo que permitiría a los terroristas suicidas sortear los métodos actuales de registro e infiltrar una bomba de forma subrepticia a bordo de un avión y perpetrar allí un atentado durante el vuelo.

Para detonar los explosivos ocultos dentro del cuerpo, el terrorista necesitaría inyectarse una sustancia activadora. Sin embargo, ello no debería suponer ningún problema, ya que personas con ciertos problemas médicos, como diabetes, pueden llevar consigo a bordo jeringas.

La información sobre la creación de estas 'bombas humanas' fue obtenida por los servicios de inteligencia de un agente integrado en el ala yemení de Al-Qaeda.

La idea de implantar un artefacto explosivo en un ser humano fue barajada por el escritor estadounidense Philip Kindred Dick en su obra ‘Infiltrado’. La historia sirvió del guión para la película del mismo nombre. Pero ahora las cosas empiezan a parecerse peligrosamente más a la realidad que a un guión de Hollywood.
0No comments yet
      GIF
      New