Canales populares
  1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Ciencia

¿Tienen los rusos el cadáver de Hitler? [IC]



Después de dos años de investigación, un equipo francés asegura que la mandíbula que guarda Rusia en la antigua sede de la KGB es realmente de Hitler.


El 30 de abril de 1945, Adolf Hitler se suicidó junto con Eva Braun en el búnker de la Cancillería para evitar ser capturado por las tropas soviéticas. Sus cuerpos fueron rociados con gasolina y quemados por miembros de las SS. Moscú dijo entonces que no habían encontrado resto alguno.

El asunto ‘resurgió’ en 2000 con la exposición Agonía del Tercer Reich. El castigo, en la que se exhibieron en Moscú dos fragmentos del supuesto cráneo de Hitler, uno de ellos perforado por una bala.



El presunto cráneo de Hitler se expuso en 2000 en Moscú. No está claro que fuese el mismo que se conserva en la antigua sede del KGB. A los investigadores franceses tampoco les dejaron tocarlo.



El presunto cráneo de Hitler se expuso en 2000 en Moscú. No está claro que fuese el mismo que se conserva en la antigua sede del KGB. A los investigadores franceses tampoco les dejaron tocarlo.

En el año 2008, el arqueólogo estadounidense Nick Bellantoni sobornó a unos funcionarios rusos para acceder al cráneo. Consiguió una muestra de ADN, que fue examinada en Estados Unidos. El resultado fue que el cráneo era de una mujer. ¿Es el resto óseo falso o lo timaron y no accedió al auténtico? Nunca se supo.



Philippe Charlier, forense conocido por sus trabajos sobre las muertes de Ricardo Corazón de León y Enrique IV, pudo ver el hipotético fragmento del hueso occipital de Hitler y analizó la mandíbula.


Ahora, Jean-Christophe Brisard y la periodista Lana Parshina han removido cielo y tierra para que la Administración rusa les permitiera analizar los restos. Junto con el médico forense Philippe Charlier pudieron ver de cerca ese hipotético fragmento del hueso occipital de Hitler, aunque no tocarlo. Pero el forense sí pudo analizar la supuesta mandíbula de Hitler. Charlier la cotejó con las radiografías dentales del Führer de 1944 y no hay duda: es de Hitler. Brisard y Parshina han publicado un libro donde cuentan la investigación. No han convencido a todos los expertos, pero han abierto un nuevo debate.




Esta es la foto de la presunta mandíbula de Hitler difundida por una agencia rusa en 1992. Cotejada con radiografías dentales del Führer, habría permitido confirmar ahora su autenticidad.
1Comentario