Canales populares

Transnistria, un país fantasma





Transnistria se encuentra atrapada entre la República de Moldavia y Ucrania.

¿Es realmente un país?
Oficialmente no, ni siquiera Rusia lo reconoce como país (hay un interés político detrás de esta postura). Sólamente otros tres países que se encuentran en una situación como Transnistria, lo reconocen: Nagorno-Karabaj, Abjasia y Osetia del Sur. De hecho, Abjasia posee una embajada en Tiraspol.

Después de la caída de la Unión Soviética, Moldavia recuperó su autonomía. Impuso el moldavo como idioma oficial (muy parecido al rumano) en detrimento del ruso y una serie de reformas culturales y legales. Todo ello encaminado a alejarse de la sombra soviético-rusa y acercarse cada vez más a Rumanía.

El conflicto que llevó a Transnistria a la independencia surgió de una importante comunidad rusa en el norte del país que no estaba dispuesta a “moldavizarse” y alejarse de la cultura soviética. Así que declararon de manera unilateral la independencia, a pesar de no contar con ningún respaldo internacional. En 1992 estalló una guerra civil entre Moldavia y Transnistria que duró apenas dos meses. La presencia del ejército ruso en Transnistria ha conseguido espantar a los moldavos, y que éstos no intenten ninguna incursión más hasta el momento.






Después del colapso de la Unión Soviética en 1.990, una delgada franja de tierra en la frontera oriental de Moldavia con Ucrania, conocida como Transnistria, se separó de su país matriz y declaró la independencia de Moldavia. Posteriormente, tras una guerra de cuatro meses y aproximadamente unas 700 bajas, se firmó un alto el fuego. Desde entonces, Moldavia se ha mantenido al margen de los negocios de Transnistria, pero todavía se niega a reconocerlo como un estado independiente. De hecho, ninguna otra nación lo hace.

Sin embargo, Transnistria actúa como un país independiente, con su propio gobierno, fuerza militar y policial, sistema postal, moneda, constitución, bandera y escudo de armas. Su bandera todavía usa el símbolo comunista de un martillo y una hoz.




En el centro del conflicto está el hecho de que Transnistria ha sido principalmente un territorio de habla rusa desde que el Imperio Otomano cedió la región al Imperio ruso a finales del siglo XVIII. La gente de Transnistria se ha sentido naturalmente más rusa que moldava. Incluso hoy en día, las personas de habla rusa constituyen el grupo étnico más grande en Transnistria.

Según el alto el fuego firmado al final del conflicto entre Transnistria y Moldavia, Rusia mantiene una fuerza de mantenimiento de la paz en Transnistria y proporciona un apoyo financiero, militar y político constante sin el cual Transnistria no podría existir. La subvención rusa, tanto directa como indirecta, representa casi la mitad del presupuesto de Transnistria . Inevitablemente, hay una gran influencia rusa en la vida pública. La gente de Transnistria ve la televisión rusa, los niños en las escuelas aprenden con libros de texto rusos y muchos pensionistas reciben pensión rusa.




La falta de reconocimiento oficial no es un buen augurio para Transnistria, especialmente para el futuro de su generación más joven. Mientras que la generación anterior todavía espera que Transnistria sea reconocida y se convierta en una parte de Rusia, los jóvenes transnistrianos están luchando antena la falta de empleos y la difícil situación económica. La mayoría de los jóvenes están ansiosos por emigrar al extranjero, principalmente a Moscú. Desde el nacimiento del país, la población de Transnistria ha disminuido en más de un tercio.






+17
8
0
8Comentarios