1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Ciencia

Truco persa para hacer hielo en el desierto, te lo muestro



No hay nada más placentero en este mundo que llegar a casa después de una calurosa jornada y servirte un vaso de tu refresco favorito con un par o tres de cubitos de hielo. Para los nacidos en la era moderna, el hielo nace mágicamente del congelador o de la gasolinera más cercana.

La realidad es que detrás de cada cubito de hielo hay una tremenda inversión de tecnología e ingeniería. La invención y fabricación de los frigoríficos, el motor eléctrico, el condensador, el transporte refrigerado y la energía que hace falta para llevar todo lo anterior a buen puerto.

Lo que nunca te podrías haber imaginado es que los persas, hace más de 2.400 años, ya hacían toneladas de hielo y congelaban su comida.

¿Cuál era el secreto de los persas para hacer hielo?



A pesar de no existir aún la electricidad, los persas inventaron la tecnología necesaria para obtener hielo sin ningún tipo de esfuerzo. No creas que producían hielo para dos o tres bebidas, eran capaces de crear toneladas de hielo, suficiente para congelar piezas de comida completas.

Los persas, además de ser grandes guerreros, fueron una cultura extremadamente rica e influyente que aportaron a su época los mejores inventos del momento. Uno de estos inventos fueron los Yakhclal o pozos de hielo.

Esta construcción basa su funcionamiento en la refrigeración por evaporación y cuenta con dos elementos claramente distinguidos, el lugar de fabricación y el lugar de almacenaje.

El Domo, lugar de almacenaje, es una cúpula que se asemeja al exterior de un panel de abejas cuya base está enterrada para mantener la temperatura. La zona de producción se encuentra anexa al Domo y consta de:



Una pared principal orientada de este a oeste.
Un acueducto subterráneo con flujo sur-norte que vertía agua de forma controlada a 4 canaletas.

Las tres canaletas, de entre 40 y 50 cm de profundidad, protegidas por una pared y un techo.
Todo el conjunto se construía con piedra de gran porosidad, lo que ayudaba a mantener la temperatura y favorecía la congelación del agua.

¿Cómo funcionaba este congelador de piedra?
Aprovechando el frío de invierno, se llenaban las canaletas para que el agua se congelará. Una vez congeladas, se procedía al corte y vaciado del hielo. Este se almacenaba en la parte infiero (enterrada) del Domo.



La temperatura de esta zona se mantenía con el flujo de agua por las paredes de piedra más frías. Este agua no se desperdiciaba, se usaba después para el cultivo de los campos.



Una vez lleno el Yakhclal, el hielo de su interior podía aguantar sin problemas hasta el año siguiente. En la zona media del Domo se colocaban las piezas que se querían mantener frescas, como el queso y la fruta. El hielo también se podía extraer para enfriar en palacio las bebidas de los más afortunados.

Construir uno de estos no era barato, por lo que la posesión de un Yakhclal se convirtió en un símbolo de estatus y poder. La envidia de todo el vecindario.



Si quieres luchar con la obsolescencia programada de todos los electrodomésticos y productos que compras, siempre puedes construirte tu propio Domo.

¿Tendrías un Domo en tu jardín? ¿Imaginas tener una fuente de hielo permanente?

+21
6
0
6Comentarios