Check the new version here

Popular channels

Una batalla por error, creyeron que era el enemigo


En el mundo se cometen estupideces de todo tipo, muchas veces por cosas sencillas, y otras en situaciones que ameritarían un buen protocolo o reglas estrictas a seguir. Una es la que ocurrió en la batalla de Karánsebes, en la guerra ruso turca (1787 al 1792). El acontecimiento del que quiero hablarles fue el 17 de septiembre de 1788. Un grupo de soldados del bando austríaco creía estar luchando contra miembros del imperio otomano, pero no era así.



Todo empezó cuando miembros del ejército austríaco se dirigían a la ciudad de Karánsebes, ubicada en la actual Rumanía. Entre los miembros había italianos, serbios, húngaros, croatas y rumanos; quienes llegaron al lugar fueron los húsares con la misión de explorar; no encontraron turcos, pero sí había un grupo de gitanos vendiendo aguardiente, entonces mientras llegaron los refuerzos, los soldados les compraron barriles para pasar el tiempo bebiendo. Pero cuando llegaron los miembros de infantería compuestos por eslavos austríacos y lombardos, estos pidieron aguardiente, los húsares se negaron a darles nada ya que estaban muy borrachos. Tras una disputa se disparó al aire y se produjo una confusión porque los rumanos pensaron que el disparo lo habían hecho los turcos; la cosa empeoró cuando los austríacos intervinieron diciendo “Halt” que significa Alto, sin embargo muchos creyeron oír “Alá”, grito con el que los otomanos siempre iniciaban la batalla, y eso acrecentó el caos. Los soldados comenzaron a gritar. “¡Turcii! ¡Turcii!”, “¡Los turcos!”



Al mismo tiempo, llegaban otras tropas a la zona, desde la distancia un oficial austríaco observó los sucesos. Por supuesto, creyó que los turcos estaban atacando a las tropas austríacas así que envió una carga de caballería sobre las supuestas tropas turcas. El problema se acrecentó porque no les cupo la menor duda de que se trataba de turcos, es decir habían confundido a los húsares con sus enemigos. Se sucedieron horas de batalla en las cuales se hicieron daño y murieron miles de hombres. Cuando los generales austríacos tomaron control de la situación ya era tarde, los soldados se habían aniquilado entre ellos, los que quedaron vivos estaban muy confundidos y gran parte de las tropas huyeron de un enemigo que realmente no estaba allí.

Dos días después llegaron los turcos quienes, como es de esperar, no encontraron quien le hiciera resistencia.


0
1
0
1Comment
hachuage

Virgos de las llanuras pampeanas eran esos.

0