Canales populares

Una Breve Historia del Sputnik 1



El 4 de octubre de 1957, el Sputnik 1 o “Cпутник-1” fue puesto en órbita. Proclamó la capacidad de la humanidad de lanzar objetos a la órbita así como proveyó el primer vistazo de las condiciones que existían en la parte superior de la atmósfera. Una característica poco conocida de este primitivo satélite era que estaba llena de nitrógeno presurizado – del cual el propósito era ser monitoreado para indicar el impacto contra un meteorito – representado por un cambio en la presión.

En los comienzos, los científicos y astrofísicos no estaban seguros de si el planeta estaba rodeado o no por una capa de partículas en suspensión a velocidad orbital; si estas partículas existieran, probablemente serían capaces de penetrar el casco de cualquier equipo en órbita.

No hace falta decir que el Sputnik 1 ha permanecido completamente presurizado, despejando cualquier preocupación sobre la prevalencia de una densa o peligrosa nube de meteoritos en el límite espacial. Esto fue afortunado ya que cualquier meteorito podría haber puesto en peligro misiones futuras hasta que se fortalecieran los cascos o se pudieran desarrollar protecciones.

El Sputnik 1 logró dar un total de 1400 vueltas a la Tierra, viajando en suma 70.000.000 km. Basándose en el apogeo de su órbita en deterioro – desde 947 km en el lanzamiento, a unos modestos 600 km dos meses después, fue siempre aceptado como inevitable en cuanto a su destino volver a la atmósfera de la Tierra.

Efectivamente, tres meses después del lanzamiento, el 4 de enero de 1958, su reducido apogeo y su debilitado momento angular disminuyeron hasta tal punto que impidió a su posición orbital ser mantenida, forzándolo a sucumbir bajo la gravedad de la Tierra. Al ser una modesta esfera de 58 cm pesando solo 83.6 kg, el Sputnik 1 retornó a la atmósfera a una velocidad muy superior a la velocidad terminal – con suficiente resistencia al aire para crear fuerzas de fricción que cubrieron al satélite de calor, luz (y ruido) mucho antes de que pudiera estrellarse cerca de cualquier lugar de la superficie.

Mientras su lanzamiento fue anunciado como un avance científico, con motivos muy reales y útiles, no se debe olvidar que esto fue



durante el apogeo de la Guerra Fría. Esta barrera de la carrera espacial había sido superada por la URSS, sólo unos meses antes de que EEUU pusiera algo en órbita. Fue un gran elemento de propaganda que causó preocupación en todas las naciones. Psicológicamente, fue confirmado por Gray. M (Ángulo de ataque, 1992) como un recuerdo del éxito de la URSS en la carrera espacial; “El viernes, 4 de octubre, de 1957, los soviéticos por primera vez han puesto en órbita el primer satélite artificial del mundo. Cualquiera que dudara de su existencia podía ir al jardín justo después del atardecer y verlo.”

Sin tener en cuenta los motivos políticos que lo rodearon, el Sputnik 1 representó uno de los mayores saltos de la humanidad en el desarrollo de vehículos espaciales demostrando el implacable deseo de la humanidad por el conocimiento y el avance. El Espacio, otra frontera inhóspita de nuestro lugar en el espacio-tiempo, se abrió a las tecnologías terrestres de la Tierra para ser extendidas dentro, y por último, permitir la propagación humana en el futuro.


[/size]





0No hay comentarios