Check the new version here

Popular channels

Conceptos Básicos Sobre Espiritismo, La Muerte y el Juicio



Saludos Comunidad! Aquí les traje un resumen muy explicativo y claro sobre varios conceptos de Espiritismo, La Muerte y El juicio Final, entiendan que la mayoria son cristianos, ya que estos temas desde el principio fueron cuestiones religiosas.
Siéntanse libre de solicitar más temas de interés o si tienen alguna duda sobre algo aquí su contribuyente estará dispuesta a investigar, como siempre en busca de la verdad aceptable.


EL ESPIRITISMO



1. ¿Se puede hablar con los espíritus?. Conviene hablar frecuentemente con los espíritus buenos (las almas del purgatorio, los ángeles y santos del cielo). Para hablar con ellos basta dirigirles sin más la palabra o el pensamiento. Interesa mucho solicitar su ayuda, su consejo y rogarles que intercedan por nosotros ante Dios. En cambio, con demonios y condenados no conviene tener ningún trato.


2. ¿En las reuniones espiritistas se habla con alguien?. En muchos casos sólo se trata de imaginación humana y habilidad del promotor. En ocasiones más peligrosas pueden intervenir los demonios buscando el mal de los hombres.



Esta es una escuela espiritista que está a 3 cuadras de mi casa, cuando mi padre perdió a su madre acudió al espiritismo para hablar con ella, por experimentar este culto pagano mi padre trajo espiritus malvados con él que durante mucho tiempo fastidiaron su vida, el espiritismo es algo diabólico y o deben practicarlo las personas con fe en Dios y amor a Jesús.

3. ¿Los espíritus buenos hablan en esas reuniones?. Los ángeles y santos no se prestan a este tipo de prácticas opuestas a la fe. Son seres libres y no están obligados a hablar aunque se usen palabras o gestos extraños.



4. ¿El espiritismo es una ofensa a Dios? El espiritismo realizado en serio es un tipo de pecado por varios motivos más o menos presentes:

* Se pretende poseer poderes sobrehumanos de dominio sobre los espíritus. Se parece al pecado orgulloso de Adán y Eva que desobedecieron a Dios porque quisieron ser "como dioses".
* Hay desconfianza en Dios y en su Providencia, deseando adivinar el futuro. Se duda de la Bondad divina.
* Se busca la protección de poderes ocultos, despreciando la ayuda divina, como si otros poderes fueran superiores a Dios o más buenos. Y nadie es más bueno que Dios.



LA MUERTE



* A. ¿Qué sucede en la muerte y después de la muerte?
* B. Tristeza y realismo ante la muerte.
* C. ¿Se puede prevenir la muerte?

A. ¿QUÉ SUCEDE EN LA MUERTE Y DESPUÉS DE LA MUERTE?


1. ¿Por qué nos morimos? El alma es espiritual y no puede morir; pero nos morimos porque además de espirituales somos materiales; y lo material se divide o corrompe. Al principio Dios otorgó a Adán y Eva el don de la inmortalidad corporal, pero lo perdieron por el pecado original. Desde entonces todos los hombres mueren.

2. ¿Qué sucede en la muerte? La muerte consiste en la separación del alma y el cuerpo. Tiene lugar cuando el cuerpo se deteriora tanto que el alma es incapaz de mantenerlo en vida. Entonces se produce la ruptura. El cuerpo sin alma pasa a ser un cadáver. En cambio, el alma se dirige a su destino.


3. ¿Qué sucede al alma después de la muerte? Esta pregunta puede responderse mejor con ayuda de la fe, aceptando lo que Jesucristo nos enseñó. Según esto, inmediatamente después de la muerte tiene lugar el llamado juicio particular donde Dios nuestro Señor juzga a cada persona. La sentencia de este juicio puede ser triple:

* Al cielo van los que mueren en gracia de Dios. Allí gozan de la máxima felicidad sin mezcla de mal alguno, y para siempre.


* Al infierno van quienes mueren en pecado mortal. Allí se sufren penas eternas.

* Al purgatorio van quienes mueren en gracia de Dios pero con el alma menos brillante de lo necesario para ir al cielo. En el purgatorio hay grandes sufrimientos pero también esperanza, pues saben que después de purificarse verán a Dios.


4. ¿Sin ayuda de la fe, puede saberse si hay algo después de la muerte? Puede saberse que el alma es espiritual (pues realizamos operaciones espirituales como comprender esta web). Al ser espiritual es inmortal (pues sólo los seres materiales pueden partirse o pudrirse). Y como el alma no muere, se conoce que hay otra vida después de la muerte.

5. ¿Sin ayuda de la fe, se sabe si hay premios y castigos después de la muerte? En esta vida a menudo quien obra mal triunfa, mientras que las personas santas a veces sufren mucho. Esto es contrario a la justicia divina... Como Dios es justo y en esta vida las cosas son así, el Señor debe premiar en la otra vida a los que obraron bien.

B. TRISTEZA Y REALISMO ANTE LA MUERTE.

1. ¿Por qué nos preocupa la muerte? Es normal que la muerte nos entristezca pues deseamos conservar la vida. Sin embargo, la muerte preocupa menos a quienes saben que después hay otra vida. Si se piensa en lo que se deja, surge la tristeza; si se piensa en la vida que nos espera, el agobio disminuye.

2. ¿Qué hacer para que la muerte nos preocupe menos? Para disminuir la tristeza ante la muerte se recomienda llevar bien la vida sin obrar con malicia, amar a tu prójimo y no temer a demostrar nuestros sentimientos, una vida plena es una vida sin temores.

3. ¿Es malo pensar en la muerte? No es malo ni pesimista. Es sano realismo. A veces pensar en la muerte da paz pues las dificultades de la vida no duran siempre. Al final de la batalla nos espera la felicidad de la vida eterna junto a Dios.

4. ¿Sano realismo?. Vamos a morir. Con toda certeza. Es una realidad que nadie pone en duda. Nadie discute. Es totalmente segura. Y afecta mucho a la vida humana, de modo que la sensatez invita a plantearse la vida teniendo en cuenta la realidad indudable de la muerte.

5. ¿Cómo plantearse así la vida? La certeza de la muerte aporta realismo a la vida en varios temas:

* Aprovechamiento del tiempo: el tiempo que disponemos para hacer el bien es limitado.
* Valor relativo de los bienes materiales: son útiles si permiten realizar las buenas obras que conducen a la felicidad eterna.
* El cuerpo posee gran dignidad y se debe proteger pero al final muere y se pudre, mientras el alma permanece. Por tanto, conviene dar mayor importancia al cuidado del alma. Propia y ajena.
* Después de la muerte viene el juicio de Dios y conviene vivir dispuestos a ser juzgados, manteniendo el deseo con obras de ganar el cielo.

C. ¿SE PUEDE PREVENIR LA MUERTE?

1. ¿Se puede prevenir la muerte? Aunque la muerte surja de improviso, es posible estar preparados de modo que venga la muerte cuando viniere el resultado sea irse al cielo. Y así es importante vivir en gracia de Dios, con el alma limpia de pecados mortales, confesándose cuando sea necesario. Si uno desea evitar también el purgatorio, será útil que repare sus pecados con sacrificios y buenas obras. En resumen, la mejor preparación para la muerte es llevar una vida santa. Otro buen recurso es el escapulario.

2. ¿Y si la muerte se ve ya próxima? Cuando la muerte se ve cercana, conviene disponerse para el encuentro con Dios. Se recomiendan varias cosas:

* Recibir varios sacramentos; en este orden: Confesión (sobre todo si hay pecados mortales), unción de enfermos (que precisamente ayuda en esos momentos), y Comunión.
* Aumentar la oración y el deseo del cielo; fomentar la piedad, por ejemplo, besando un crucifijo.
* Renovar la intención de ganar las indulgencias. En especial interesa ganar la indulgencia plenaria que la Iglesia concede en el momento de la muerte dirigiendo al cielo sin pasar por el purgatorio.

3. ¿Cómo se consigue esa indulgencia? Para ganar una indulgencia plenaria en el momento de la muerte, basta con estar en gracia de Dios, rechazar cualquier pecado y desear obtener esa indulgencia. También se precisa haber rezado alguna vez, pero esto suena tan fácil que cuesta llamarlo requisito.

EL JUICIO PARTICULAR Y FINAL



1. ¿Qué es el juicio particular? Inmediatamente después de la muerte tiene lugar el juicio particular, donde cada alma recibe el premio o castigo que sus obras merecen. Y se dirige al cielo o al infierno. O tal vez al purgatorio por un tiempo.

2. ¿De qué se nos juzgará? Dios nuestro Señor nos juzgará sobre:

* Las cosas buenas que hemos hecho, incluidos los buenos deseos.
* Las cosas buenas que hemos dejado de hacer (omisiones).
* Las cosas malas que hayamos hecho, incluidos los malos pensamientos.
* Las consecuencias de nuestros actos.

3. ¿Cuál será el criterio de medición? En su juicio, el Señor con su sabiduría infinita medirá nuestras acciones según se adaptaron a la voluntad divina, teniendo en cuenta los dones que cada uno ha recibido.

4. ¿Cómo será el juicio particular? Sobre esto se sabe muy poco. Puede ser algo así: tras la muerte, el alma aún no ve a Dios, pero se encuentra con la majestad divina, su amor, justicia y misericordia. Entonces hay tres reacciones posibles:

* Si alguien muere sin haberse arrepentido de sus pecados graves, es incapaz de aceptar el amor divino y queda condenado al infierno para siempre.
* Cuando uno muere en gracia, pero sin haber hecho la penitencia que sus pecados reclamaban, siente la llamada del amor divino y la acepta para siempre, pero ve la necesidad de purificarse antes de poder ver a Dios, y se dirige temporalmente al purgatorio. Esto sucede con la mayoría de la gente.
* Algunas personas muy santas son llevadas directamente a la visión de Dios para siempre.

5. ¿Qué es el juicio final? Al llegar el fin del mundo, los cuerpos resucitarán (resurrección) unidos a sus almas para recibir conjuntamente el mismo premio o castigo que ya el alma había asumido.



6. ¿Por qué conviene que haya un juicio final?; ¿no basta con el particular? La sentencia es la misma, pero conviene un juicio final para que las sentencias sean públicas, se aprecie la justicia divina, y aumente la gloria de Dios.

7. ¿En el juicio final se sabrá todo? En el juicio final saldrán a la luz pública las obras buenas y malas de cada persona con sus consecuencias. Incluidas las omisiones u obras buenas que se dejaron de hacer.

* Los buenos recibirán el honor público por sus buenas acciones, aunque en la tierra pasaran ocultas. Sus pecados ya confesados y purificados no tendrán importancia salvo para aplaudir su contrición y la misericordia divinas. Por ejemplo, san Pedro será muy celebrado por ser la piedra sobre la que se edificó la Iglesia; sus negaciones no tienen ni tendrán ninguna relevancia: su arrepetimiento es lo que cuenta.
* Los condenados sufrirán la confusión y deshonra pública que merece su obstinación.
[/size]
[/color]
0
0
0
0
0No comments yet