Popular channels

Un caso real de E.CM a un niño de 4 años






-Hola amigos como sabreis me encuentro trabajando e investigando sobre la pregunta mas dificil de investigar y la que para mi es todo un reto ..la vida despues de lamuerte,como sabeis e abierto un grupo en facebook junto con el medico psquiatra doctor Jose Miguel Gaona,el cual os dejare el enlace para que os uninais os dejo con un testimonio real de lo que un niño de 4 años paso al borde de su muerte...







Escuchar, aparentemente, lo que está sucediendo en derredor mientras, por ejemplo, se emplean maniobras de resucitación es otra de las constantes que relatan personas enfrentadas a una ECM. Un niño de 4 años que había sufrido una caída accidental a una piscina que le puso al borde la muerte y que, supuestamente, se encontraba en algún lugar entre la inconsciencia y la muerte refirió posteriormente a su madre: “Mamá, mientras me soplabas en la boca (respiración artificial), ¿porqué llorabas?”. Podemos también construir la hipótesis que el estado de inconciencia no era especialmente profundo al contrario de lo que imaginaban sus padre. Sin embargo, no es menos llamativo el relato de Carmen que estuvo más de una semana en coma inducido debido a un edema cerebral secundario a un accidente de tráfico: “








En ocasiones oía como médicos y enfermeras se acercaban a mi cama y discutían sobre mi tratamiento y el de otros pacientes de la UCI. Si sometemos a esta última apreciación a cierto sentido crítico podemos argüir que la falta de referencias temporales podría inducir a la confusión en un paciente que además de traumatizado se encuentra muy medicado hasta el punto de perder la consciencia. No es menos cierto que, en algún momento, debido a una disminución de los niveles plasmáticos de medicación podría recobrar cierto nivel de conciencia y, posteriormente, confundirlo como ocurrido durante la sedación profunda. Extremo, este último, improbable pero no imposible.
No es menos cierto que, a diferencia de, por ejemplo, el sentido de la visión, la audición es ciertamente menos sensible a la falta de irrigación sanguínea, siendo, por ende, uno de los últimos sentidos en perderse cuando nos abandona la consciencia.







foto de Jose Miguel Gaona








Proyecto Tunel









0
0
0
0No comments yet