Check the new version here

Popular channels

¿Nace una estrella?: el dólar conversado

En la Argentina sólo habrá una certeza: no hay sistema cambiario.



Por Adrián Simioni

En las primeras horas de hoy, sólo habrá una certeza: en Argentina no hay sistema cambiario. O, al menos, no hay uno que “sepamos todos”, como la Zamba de mi esperanza .

La última semana, miembros prominentes de un solo gobierno se la pasaron oscureciendo con aclaraciones: llamaron a “pensar en pesos” (Aníbal Fernández), nos dieron a entender que el que piensa en pesos es un idiota (Aníbal Fernández), negaron que se impulse una pesificación (Axel Kicillof), avisaron que el Gobierno analiza un plan para reducir la “bimonetización” (Roberto Feletti), negaron que vaya a haber una devaluación (Axel Kicillof) y confirmaron que se reunieron con gerentes de casas de cambio para pactar que hoy lunes el dólar paralelo cotice a 5,10 pesos (Guillermo Moreno/Aníbal Fernández), en lo que sería una especie de “dólar conversado”.

Así, ese dólar, surgido de amables y periódicas tertulias que mantega un funcionario con un puñado de cambistas, se agregaría al “oficial”, al “blue” y al “dólar contado con liqui”.

Por si fuera poco, la semana anterior, la única vez en que Cristina Fernández aludió al tema, la Presidenta había negado de manera tajante un desdoblamiento del tipo de cambio.

En tanto, las autoridades en materia cambiaria –la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont, y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino– llevan semanas de mutismo.

La Afip se desmarca. Por su lado, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Ricardo Echegaray, lleva semanas sin explicar cuáles son los parámetros que tiene en cuenta para permitir o no a cada particular la compra de divisas.

Para colmo, ante la demanda judicial de un afectado, 
un abogado de Afip dijo que 
el organismo “no es el que 
rechaza o aprueba la compra de dólares”, aunque es osten­sible que cuando las agencias de cambio rechazan un pedido de compra es porque en el sistema informático de Afip sale un cartelito que deniega la operación.

Lo cierto es que si hoy, como se dijo el fin de semana, en las casas de cambio se abre el grifo para comprar dólares a 5,10 –algo improbable, pese a Moreno y Aníbal Fernández– entonces se estaría consagrando, al mismo tiempo:

Un desdoblamiento cambiario, ya que habría dólares a 4,48 pesos (más o menos) para importadores, exportadores, turistas, compra de inmuebles vía crédito, entre otras operaciones que requieren un permiso oficial, y un dólar a 5,10 pesos para el resto del mundo. Esto sería contrario a lo asegurado por la Presidenta y también sería un retroceso para los promotores de la “pesificación de las mentes”.

Una devaluación parcial importante, ya que se supone, aunque no se ha dado ninguna precisión, que el Banco Central proveería a las agencias con divisas para que estas las vendan a 5,10 pesos.

Si no, ¿dónde conseguirían las agencias dólares a menos de 5,10 pesos para venderlos a ese precio sin perder plata? Esto sería lo contrario de lo que dijo Kicillof y también sería un retroceso para los “despesificadores de la mente”, que se entusiasman con esa nueva “batalla cultural”, como la llaman.

En cambio, si los dólares a 5,10 pesos no aparecen, no pasará nada. Bueno, nada no. Cuanto menos, volveremos a tener otra semana de frases memorables.


Fuente
0
0
0
0
0No comments yet