About Taringa!

Popular channels

Lugares magicos


LA MAGIA DE LA NATURALEZA



LOS CONSIDERO COMO LUGARES MAGICOS QUE NOS REGALA LA NATURALEZA,ESPERO LOS DISFRUTES Y DEJES TU COMENTARIO,O PORQUE NO TU LUGAR MAGICO



Okavango, el río que convierte en oasis el desierto.




El río Okavango, a diferencia de la mayoría de los cauces hídricos, desemboca en un desierto. Pero lo hace de un modo especial: cada temporada lluviosa vuelca 11 kilómetros cúbicos de agua en el desierto Kalahari, transformando un área árida en un delta verde capaz de atraer a millones de animales de África.

Así una área seca como ésta:




Se convierte en ésto:




La Gran Inundación del Delta de Okavango es uno de los más hermosos eventos naturales. Anticipándose a la temporada de lluvias, cientos de miles de animales comienzan una de las migraciones más increíbles de África. Con las lluvias, una gigantesca área del desierto terminará inundada formando un laberinto de canales, lagunas y pantanos que se tornan un paraíso para la vida de miles de animales.












El Delta de Okavango, es más precisamente un abanico aluvial, una llanura por sedimentación que recibe las aguas del río para dispersarlas hasta que terminan por evaporarse. Entonces, el ciclo desértico comienza nuevamente y los animales deberán buscar nuevos modos de sobrevivir.





El área inundada abarca unos 22.000 km² en en el norte de Botsuana. La gran inundación del área de Okavango tiene su pico entre los meses de mayo a junio. Será el mejor momento para observar manadas de elefantes, además de búfalos, hipopótamos, jirafas, cebras, leopardos, cocodrilos, y rinocerontes sumados a decenas de especies de aves que llegan al lugar. Además, la zona del Delta de Okavango está habitada por cinco grupos étnicos que sobreviven de la caza y la pesca desde hace miles de años.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=I1VUu-Adzow&feature=related

La Gran inundación del Delta de Okabango, es sin dudas uno de los eventos naturales más impresionantes, y recomendables para presenciar en África.




Parque Nacional Arches

Un desierto con dos mil arcos gigantes a punto de perder el equilibrio, en Utah



Un paisaje desértico con una enorme concentración de arcos naturales gigantescos de piedra arenisca, no es algo que se vea todo los días. En el Parque Nacional Arches, en el Estado de Utah, Estados Unidos cerca de 2.000 arcos de roca arenisca son modelados por la erosión hasta alcanzar formas que parecen desafiar la gravedad, un equilibrio que a menudo se pierde para siempre.



Estados Unidos está plagado de lugares increíbles. Designado en el año 1969 como Parque Nacional, los arcos de Utah son además de un paisaje sorprendente, un emblema del estado y un atractivo para cientos de miles de turistas cada año.



Situado sobre un depósito de sal, una superficie que tras miles de años de acumulación de sedimentos y erosión, fue comprimiendo las rocas hasta producir una presión capaz de posicionar todas las capas de sedimentos, el desierto de los miles de arcos sorprende con su “ingeniería” natural con formas que hasta resultan inverosímiles:



El origen de los arcos se explica por un proceso que ha llaevado un largo tiempo. El movimiento subterráneo de la sal produjo un cambio en el paisaje de la superficie, con el agua filtrándose entre las fisuras hasta modelar formas que miles de años después, son poco menos que sorprendentes:








Los miles de archos del Parque Nacional Arches, están hasta el día de hoy en permanente transformación a causa de la erosión. Algunos Arcos llegan a desmoronarse, como ocurrió con unas cuantas decenas de ellos desde que se tiene registro, mientras otros se mantienen increíblemente en pie, con cientos de tonelada de rocas “flotando en el aire”:




La zona es ideal para explorar, tal como lo hacen miles de visitantes que disfrutan de practicar turismo aventura, y deportes al aire libre, aunque por protección de las maravillas naturales, los senderos dentro del Parque Nacional Arches se encuentran limitados y restringidos a ciertas actividades.



Es probable que a alguno de nosotros éstos paisajes nos resulten algo familiares: en la película Indiana Jones y la última Cruzada, muchos de los rincones del Parque fueron escenografía para las primeras escenas.








El más famosos de los arcos y el emblema del Parque Nacional Arches, es el “Arco delicado” (Delicate Arch), una formación rocosa de 16 metros de altura que no es la más grande del parque, pero sí, una de las más vistosas y en un emplazamiento aislado por demás llamativo.






Para llegar al Delicate Arch, existe un sendero desde la zona de Wolfe Ranch, a unos dos kilómetros y medio. Al llegar, el arco resultará imponente, y la vista, permite divisar gran parte de la zona sur del paisaje.



Landscape Arch, a continuación, es el arco más largo de piedra natural, situado en la zona norte del parque. Está considerado como el arco natural más largo del mundo, con una extensión de 88,4 metros.




Se cree que el arco está cayendo lentamente en pedazos, por lo que se ha cerrado la circulación por debajo. Aunque aún queda mucho tiempo para sacarle fotografías. En la imagen, lo observamos con nieve, un detalle que lo hace aún más sorprendente. Con o sin arcos, el paisaje no es menos encantados:







Siguiendo con un recorrido virtual, llegamos a otro punto famoso. La roca que vemos a la derecha de la siguiente imagen se conoce como “Roca equilibrada”. Del tamaño de un autobús y a unos 55 metros de altura parece hacer equilibrio como si estuviera a punto de caer.



Par finalizar la visita entre lo más llamativo del Parque Nacional Arches, las “Torres de Justicia” son una serie de piedras con forma de columnas que se encuentran entre las más llamativas y visitadas.




En el Parque Nacional Arches, hay zonas de acampada, y lugares permitidos por donde circular. La escalada sobre los arcos, por razones obvias está prohibida. Lo más factible de realizar son las caminatas, recorridos en bicicleta, y excursiones en zonas habilitadas. Para mayores apreciaciones, existen recorridos guiados por expertos.








Las cascadas de agua azul verdosa, en Arizona.



Un recorrido por las mejores cascadas y caídas de agua del mundo debería tener una estación obligada en el Cañón del arroyo Havasu, en el Estado de Arizona, Estados Unidos. Lo increíble de las cascadas de Havasu, no son sus dimensiones o el volumen de agua, sino el mágico entorno desértico, la tierra rojiza y el agua azul verdosa, en un contraste tan idílico como difícil de imaginar.



Las cataratas del Cañón Havasu tienen un increíble tinte verde azulado que parece imposible en medio de un cañón de tierras rojizas: la causa del color se debe al elevado nivel de carbonato de calcio en el agua. Un color que da nombre al pueblo de havasupai -el pueblo del agua azul verdosa-

Las tres caídas de agua principales son la cascada Havasu, cascada Mooney, y cascada Navajo, todas muy cerca de Supai, un pueblo de raíces indígenas en medio del Gran Cañón, uno de los más aislados de Estados Unidos, y cada vez más visitado por los turistas. En Supai no existen carreteras ni coches, por lo que el recorrido a las cascadas se realiza a pie, a caballo o en mula.




Cascada Havasu


La cascada Havasu es la segunda del cañón, pero en nuestro recorrido, la visitamos primero por ser la de mayor belleza y la más visitada: se encuentra a unos 2 kilómetros de Supai, y se accede por un camino entre el cañón que bordea el arroyo.















La cascada Havasu, tiene una impresionante caída desde 37 metros de altura en un acantilado vertical hasta una piscina natural ideal para nadar, y disfrutar de un baño refrescante.




Cascada Mooney


La catarata Mooney es la tercera del cañón, a unos 3 kilómetros y medio de Supai, un sendero permite ascender hasta la parte superior, donde un mirador a 64 metros de altura exhibe vistas panorámicas de la zona:














El igual que en las cataratas Havasu, en la catarata Mooney hay una piscina natural donde cae el hile de agua y es posible nadar. Se recomienda ascender y descender con precaución, porque no existen instalaciones seguras para recorrer el lugar.




Cascadas Navajo


Por último, Navajo Falls es la menos llamativa (y la primera del recorrido). Se encuentra a menos de 2 kilómetros de Supai, y será el primer anticipo de la belleza del Cañón.











Navajo Falls tiene también una piscina principal con una caída de agua menos abrupta de 21 metros de altura y en forma escalonada.

Para finalizar, dejo un vídeo con la caída de agua de Havasu:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=qAD7FquKASM&feature=player_embedded


Cada uno de las cascadas, con su magia, nos desconecta por completo del mundo, y nos transporta a lugares que merecen llamarse increíbles y conservarse intactos para siempre.











Los siete gigantes de los Urales





Al norte de los Urales, cuando estos dejan atrás la vegetación para convertirse en aterciopeladas colinas que se pierden en el horizonte, se levantan majestuosamente siete gigantes. Siete colosos de piedra que, en medio de la nada, parecen haber hecho un alto en el camino para contemplar el paisaje desde la cima de un altiplano. Con alturas que van desde los 30 hasta los 42 metros, estos siete moais, que la naturaleza ha moldeado durante más de 200 millones de años, forman uno de los legados geológicos más impresionantes y mágicos del planeta.





La formación geológica de Man-Pupu-Nyor (Мань-Пупу-Нёр, que en idioma mansi significa “pequeña montaña de los dioses”) se encuentra en un inhóspito y remoto paraje de la República Komi. Los siete tótems de piedra que forman este monumental conjunto no sólo asombran por su ubicación, dimensiones e imponente presencia, sino también por sus increíbles formas (algunos de ellos son más estrechos en la base) y caprichosa disposición (seis se encuentran agrupados mientras que el séptimo parece observarlos a lo lejos).



Un solitario gigante observa a los demás

Este singular fenómeno, que desde tiempos inmemoriales ha sido fuente de todo tipo de fábulas y leyendas, se originó hace unos 200-300 millones de años, cuando en ese lugar se erigía una montaña. Con el paso del tiempo, la erosión provocada por la lluvia, viento, heladas y demás fenómenos meteorológicos han ido desgastando su superfície hasta dejar los siete pilares que se conservan actualmente. En los Urales (una de las cordilleras más antiguas de la Tierra) podemos encontrar otras formaciones que guardan cierta similitud con Man-Pupu-Nyor, pero ninguna de ellas la igualan en dimensiones y espectacularidad. También es inevitable acordarse de otros casos más cercanos, como el Roque Cinchado del Parque Nacional del Teide.



Vista de conjunto de los gigantes de Man-Pupu-Nyor

Ancestralmente, el acceso a este paraje estaba reservado a los chamanes de los pueblos mansi. A su alrededor se formaron múltiples leyendas, en las que el denominador común solía ser el enfrentamiento entre un chamán y un grupo de gigantes. Según una de las más extendidas, un chamán habría pronunciado un conjuro para convertir en piedra seis malvados gigantes que pretendían cruzar la cordillera, pero con la mala fortuna de caer él también víctima del encantamiento; dando así explicación a la distribución de los pilares (seis agrupados y uno más apartado).



Un excursionista al pie del gigante solitario


Debido a su remota ubicación, el acceso a Man-Pupu-Nyor está reservado a excursionistas bien preparados o viajeros que cuenten con medios como helicópteros o motos de nieve.



Helicóptero en Man-Pupu-Nyor

El clima continental extremo de la región hace que los siete gigantes de piedra tomen mil y una caras en función del momento del día y condiciones meteorológicas, en una metamorfosis sin fin que no deja de sorprender. Para muestra este par de fotos invernales:



Moto de nieve al pie de los gigantes de Man-Pupu-Nyor



Moto de nieve al pie del gigante solitario








Bungle Bungle, las colinas a rayas de Australia



Para formar el increíble paisaje de Bungle Bungle, unas colinas de arenisca con asombrosas capas en tonos naranja y grises en Australia, la naturaleza se ha tomado unos 350 millones de años. La estimación de tiempo, con un margen de error en donde una vida de “las nuestras” equivaldría a unas “milésimas de segundo” de imprecisión, sirve para cuantificar el valor de un paisaje insólito:




Las colinas, que muchos encuentran similares a gigantescas colmenas son los restos de un proceso de sedimentación fluvial en capas sobre el antiguo cauce de un río.

Los sedimentos en capas, comprimidos, formaron una piedra arenisca que se levantó en forma de cadena montañosa como un bloque. La erosión de otros miles de años en forma de lluvias torrenciales y el viento, modelaron las curiosas formas actuales.




En resumen, la receta de la naturaleza para formar los bloques de Bungle Bungle tiene tres etapas: sedimentación, elevación y modelado por erosión. El hombre se encargaría de ponerle nombre a la obra final: Parque Nacional de Purnululu.










El Parque Nacional Purnululu está situado en el oeste de Australia, cerca de las ciudades de Kununurra y Halls Creek al sur. Es una zona aislada, accesible solo en la estación seca entre abril y diciembre luego de un trayecto en todo terreno de 3 horas.

Las elevaciones de colinas “a rayas” se conocen como Bungle Bungle. Las más altas, pueden alcanzar los 578 metros sobre el nivel del mar. Las famosas capas que identifican a la formación geológica, son el resultado de una composición en estratos diferenciada: mientras el estrato naranja posee un mayor componente de óxido de hierro, el gris conserva la humedad que le asigna un tono más oscuro.

Por si fuera poco, a vista de satélite, se observa en el lugar una circunferencia de unos 7 kilómetros de diámetro que se cree, es el enorme cráter dejado por el impacto de un meteorito. Toda el área, fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2003.









La catarata petrificada.





Es una de las “cataratas más extrañas del mundo”: parece congelada, pero está en medio de una región exuberante. Es en realidad una catarata petrificada que parece caer desde lo alto de una montaña.



Situada en el Valle de Mitla, a unos 80 kilómetros de Ciudad Oaxaca, desde la cima de una colina, emana hace miles de años un manantial conocido como “Hierve el Agua”. Aunque en realidad no es agua hirviendo, el nombre proviene del efecto burbujeante del manantial, de aguas con un alto contenido mineral. Carbonato de sodio y magnesio con vetas de azufre han modelado una fantástica catarata como si estuviera detenida en el tiempo.





Atractivo ineludible para el turismo, la visita puede disfrutarse con un baño en las piscinas naturales en lo alto de la montaña, desde donde emana el manantial, un verdadero baño al borde de un precipicio de vértigo. Recomiendan los que lo han experimentado, pasar una noche en el lugar hasta disfrutar el amanecer. Para encontrar algo similar en el mundo, habría que viajar a Pamukkale, en Turquía.








Libya: un chapuzón en el desierto.






En las dunas de Ihhan Ubari, en Lybia, existen unos 15 lagos de agua salada, entre ellos el más grande llamado Mandara. Sin embargo el más llamativo es el lago llamado Umm el-Maa, también apto para darse un chapuzón.





El lago tiene aguas quietas que reflejan el paisaje del entorno, incluyendo las altas palmeras. En el lago es posible ir a nadar, pero cuidado que en el fondo también tiene aguas termales, por debajo de aproximadamente 1 m de profundidad donde sin dudas notaremos un extraño cambio de temperatura.






En el vídeo podemos ver alguno de los lagos de la zona en Libya:




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=__TqL-y8dQk&feature=player_embedded#at=17







El fantasmagórico final de un río en el desierto



El fantasmagórico Dead Vlei, es un lugar sin duda increíble. Situado en el Namib-Naukluft Park, el área de conservación más grande en África, en Dead Vlei muere un río apenas kilómetros antes de llegar al mar, y en su lecho de muerte, desaparece acompañado de un cementario de árboles que se conservan intactos desde hace miles de años, ya que la extrema sequedad no llega a descomponerlos:







Hace un tiempo, dedicaba una entrada a las gigantescas dunas de Sossusvlei, reconocidas entre las más altas del mundo. Las dunas, de más de 300 metros de altura son modeladas por el curso inferior del río Tsauchab, un río que dramáticamente debe atravesar un desierto para tocar las aguas del Atlántico. Sin embargo, el río muere a sólo 55 kilómetros de su meta. El lugar se conoce como Dead Vlei, y se torna un paisaje fantasmagórico, acompañado de un cementerio de árboles milenarios:





Dead Vlei tiene un significado inequívoco: ‘vlei’ equivale a lago seco, por lo que el sitio podría traducirse como “lago de la muerte”. En el lugar rara vez suceden precipitaciones. Apenas consigue sobrevivir una resistente vegetación y vida silvestre, sobre una superficie dura repleta de arcilla arenosa y rodeada de color rojizo (de óxidos de hierro) .





El río encuentra su final luego de modelar las últimas dunas. Debido precisamente a la falta de agua, todos los árboles en este valle han muerto, y ni siquiera existe suficiente humedad para que se produzca la descomposición normal de los restos de árboles. Así, aunque muertos, los árboles han sido casi perfectamente preservado durante siglos.





Los acantilados blancos de Dover.




Desde la costa de Francia, en el estrecho de Dover, se puede observar una gigantesca muralla blanca sobre la costa enfrentada de Inglaterra. Son los Acantilados Blancos de Dover (White Cliffs of Dover), una curiosa formación geológica compuesta de tiza que alcanza hasta 106 metros de altura:







Entre las ciudades de Seaford y Eastbourne, la costa Sussex al sur de Inglaterra, los Acantilados blancos de Dover conforman un paisaje de costa con abruptas caídas totalmente blancas, en una zona que se conserva casi intacta y ajena a la intervención del hombre. Están situados sobre el estrecho de Dover, dentro de un parque natural (Seven Sisters Country Park), unas 280 hectáreas de litoral marítimo casi virgen con pintorescas ondulaciones verdes que se interrumpen abruptamente con las caídas al mar.






Los acantilados alcanzan hasta 106 metros de altura, y tienen un particular color blanco debido a la composición de tiza (carbonato de calcio), que queda al descubierto debido al efecto de la constante erosión del mar. Recomiendan por supuesto, no acercarse a menos de cinco metros del borde del acantilado, debido a la fragilidad de la formación, un detalle no menor para quienes quieran disfrutar de la naturaleza sin exponerse a riesgos innecesarios.

Los acantilados blancos de Dover son una verdadera muralla natural con un valor especial para el Reino Unido, en una zona donde históricamente el territorio se acercaba peligrosamente al continente, siendo las invasiones una amenaza constante. La región es hoy un destino popular para realizar actividades recreativas al aire libre. Caminatas, observación de fauna, ciclismo, y hasta canotaje en el marco espectacular de los acantilados, son un atractivo para miles de visitantes al año.










El desierto blanco de Egipto







Situado a 45 kilómetros al norte del oasis de Farafra, al oeste de Egipto, se encuentra el conocido como Desierto Blanco, uno de los principales atractivos del lugar. El desierto tiene un color blanco-crema, y está salpicado de enormes formaciones rocosas de “tiza” modeladas por las tormentas de arena de la zona:





Caminar entre las monumentales esculturas de piedra caliza es una experiencia increíble, y lo es más si programamos un atardecer con anaranjados rayos de sol acariciando las columnas blancas del lugar para completar la jornada con una noche durmiendo bajo las estrellas.










Farafra, el pequeño poblado, tiene un estimado de 5000 habitantes y es habitada principalmente por los locales beduinos. Es el punto de partida para una visita ideal al Desierto Blanco de una jornada con noche incluída. Hacia marzo y abril, el clima es el ideal, y las noches no son demasiado frías.
0No comments yet