Canales populares

Comodín

Aborrezco gemir ojos al despertarme y rezumar malas intenciones,
pero, ¿es condenable lo inevitable?
El olor a lluvia por tus piernas
y el piano tramposo que ronca a Leopardi.
Hacer los coros con las bragas en los tobillos,
nunca me replanteé tanto la dignidad.
Solo te pido una cosa esta mañana: regálame tus lacras.

P.D.: Sellar bocas con esputos no siempre resulta delicioso. Y encontrarse en la necesidad de señalar a quién dirijo mis vituperios es macabro. Nadie ha perdido el control. Repito: nadie ha perdido el control de su condición alada. El abrecartas está listo para atravesar mi esófago. Repito: nadie hay capaz de no desplumarse ante el banquete de dementes. Sin la parte más prominente de mis pechos y con el esófago destrozado lo grito.
0
0
0
0No hay comentarios