10 diseños de casco icónicos en la Fórmula 1

10 diseños de casco icónicos en la Fórmula 1



Algunos de los diseños que han pasado a la historia del automovilsimo más allá de su propietario 


10- François Cevert 

 
François Cevert. 

El francés François Cevert ganó solamente un Gran Premio, el de Estados Unidos en 1971. Sin embargo lució uno de los diseños más bonitos de la historia de la F-1, combinando los colores de la bandera de Francia, añadiendo una franja amarilla, para lograr un casco único e irrepetible. Consiguió 13 podios en 46 carreras ymurió en Watkings Glen en 1973. 

9- James Hunt 

 
James Hunt antes de arrancar un Gran Premio.  


El británico, campeón del mundo de 1976, fue icono sexual además de marcar tendencia sobre el asfalto con un diseño negro brillante con su nombre inscrito en la parte lateral. Hunt tuvo un final trágico aunque su historia ha sido siempre recordada, en los últimos tiempos con el estreno de la película Rush, que celebra sus feroces batallas con Lauda. 

8- Niki Lauda 

 
Niki Lauda rueda en Montmeló en 1995.  

El austríaco Niki Lauda, campeón del mundo en 1975, 1977 y 1984, optó por un diseño completamente rojo y sin florituras, algo que bien podría reflejar su carácter sobre la pista. Más adelante introdujo el logotipo de su compañía de aviación, manteniendo el rojo como elemento principal del diseño. Ahora nunca se quita su gorra, también roja, de la cabeza. 

7- Michael Schumacher 

 
Michael Schumacher en Montmeló el año 1999.  


El heptacampeón mundial realizó algunos cambios a su casco durante su trayectoria, aunque mantuvo un diseño fijo varios años. Blanco de fondo con los colores de la bandera alemana, copado por unas estrellas sobre fondo azul en la parte superior, fue su signo identificativo antes de la entrada al nuevo milenio, en sus años con el Benetton Renault y sus comienzos en Ferrari. Posteriormente, cambió la paleta de colores en varias ocasiones. 

6- Emerson Fittipaldi 

 
El Lotus-Ford que perteneció a Emerson Fittipaldi, en el 'Martini Legends: 75 aniversario del circuit de Montjuïc'.  

Los brasileños tenían buen gusto por los diseños sobrios pero icónicos. Emerson Fittipaldi, campeón del mundo en 1972 y 1974, es otro buen ejemplo. Su naranja sobre azul muy oscuro marcó tendencia y combinó a la perfección con su Lotus, un monoplaza también de diseño exquisito. 

5- Jacques Villeneuve 

 Jacques Villeneuve en una sesión de entrenamientos en 1996 con su Williams Renault.  


El piloto canadiense, campeón del mundo en 1997, optó por un diseño chillón con el rosa como atractivo principal. Inspirado en la V que lució su padre Gilles, otro mito de la F-1, su casco seguía las mismas formas que el de su progenitor mezclado con los colores de un jersey que vestía su madre. El curioso resultado convirtió a Villeneuve en un icono sobre el asfalto. 

4- Jackie Stewart 

 
Jackie Stewart con su casco blanco y tartán en su Tyrrell 003.  

 El piloto escocés triunfó en una época donde los patrocinadores no habían invadido todavía los cascos. Eso le permitió optar por un diseño sobrio y bello, una franja amplia con un el clásico tartán de Escocia, usado para tejer los kilts, de relleno. Jackie Stewart ganó tres veces el campeonato del mundo en 1969, 1971 y 1973. 

3- Nelson Piquet 

 
Nelson Piquet en Spa Francorchamps.  

 Otro de los grandes pilotos brasileños mantuvo un diseño claro y distintivo durante su carrera. Nelson Piquet, campeón del mundo en 1981, 1983 y 1987, lució motivos rojos sobre blanco con una gota de lluvia también roja en el lateral. 

2- Nigell Mansell 

 
Nigel Mansell y su casco con la Union Jack.  

El británico Nigel Mansell, campeón del mundo en 1992, mantuvo el mismo diseño durante toda su trayectoria en la categoría reina del automovilismo mundial. Su casco reproducía la bandera del Reino Unido, la Union Jack, de forma artística. 

1- Ayrton Senna 

 
Ayrton Senna en su McLaren junto a su icónico casco.  

El casco del mito brasileño es quizás el mejor ejemplo de la relación de un diseño y unos colores con un piloto.Ayrton Senna lució el amarillo con sencillas franjas negras y verdes toda su carrera y conquistó tres campeonatos (1988, 1990, 1991) antes de su trágica muerte en el Gran Premio de San Marino de 1994. Sobre el asfalto, esos colores quedarán relacionados eternamente a su nombre.