Canales populares

2 clubes italianos dejaran de existir

Crisis en el fútbol de Italia: 2 clubes dejarán de existir y una potencia será condenada por el Fair Play financiero

El Bari y el Cesena se declararon en bancarrota y desaparecerán. El Milan apelará para evitar la suspensión que sufrió en la Europa League. Los detalles



A pesar de la llegada de Cristiano Ronaldo a la Juventus, el fútbol italiano está en crisis. En las últimas horas dos equipos se han declarado en bancarrota y desaparecerán, mientras que la potencia de Milán buscará evitar la suspensión que sufrió en la Europa League por violar las reglas del Fair Play financiero.

El Rossonero, excluido por la UEFA de la próxima competición continental apelará ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), con la intención de reducir la condena. La audiencia en la que tomarán parte los abogados y representantes del club italiano y de la entidad europea está programada para el jueves a las 9:30 locales (7:30 GMT), en la sede del TAS en Lausana.

La instancia de control financiero de los clubes (ICFC) de la UEFA decidió a fines de junio excluir a club lombardo de la próxima edición de la Europa League, segundo torneo en importancia de Copas del Viejo Continente, por detrás de la Champions.

AC Milan durante muchos años fue propiedad del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi pero en el último tiempo fue oficialmente adquirido por inversores chinos, liderados por el misterioso Li Yonghong, el 13 de abril de 2017 por 740 millones de euros; aunque la institución debería pronto cambiar de manos y pasar a una administración de un grupo estadounidense.

Desde entonces, la UEFA se ha preocupado por la estabilidad económica del consorcio que gastó unos 200 millones de euros hace un año en fichajes, y que ha tenido que contratar un gran préstamo a un fondo de inversión estadounidense: el Elliott. Pero ahora éste debería tomar el control del club, dado que el inversor chino no pagó su deuda de 32 millones de euros, que debía saldar antes del 6 de julio.

En su decisión, el ICFC estimó que el gigante italiano violó las reglas de Fair Play financiero, que intenta equilibrar las cuentas de los clubes y que se cumplan los contratos.

Por su parte, el Bari y el Cesena se han declarado en bancarrota y han dejado de existir en el Calcio debido a sus problemas económicos e institucionales. Los Gallos necesitaban 4,5 millones de euros para sobrevivir e inscribirse en la Serie B, pero la falta de inversionistas y el incremento de la deuda a 30 millones de la moneda europea llevaron a que el club fundado en 1908 desaparezca del mapa italiano luego de disputar 30 temporadas (no consecutivas) en la Serie A.

El Cesena, en tanto, que nació en 1940, arrastró una deuda de 75 millones de euros y también dejó de existir luego de afrontar 13 campeonatos (no consecutivos) en el Calcio. Ambos clubes serán refundados en sus respectivas ciudades y podrán armar nuevos proyectos deportivos empezando desde el campeonato amateur de la Serie D.

11Comentarios