Check the new version here

Popular channels

25.000 cuervos a Marruecos


25.000 cuervos a Marruecos para ver el Mundial








La ansiada espera de 54 años de San Lorenzo de Almagro llegó felizmente a su fin el miércoles 13 de agosto de 2014 al consagrase campeón del título más soñado por sus jugadores, directivos e hinchas: la Copa Libertadores de América. Un festejo multitudinario se desató en el estadio Pedro Bidegain y en las calles del barrio porteño de Boedo cuando se selló el 1-0 con el que el Ciclón venció a Nacional de Paraguay en el partido de vuelta de una final inédita, con dos equipos que jamás habían llegado a esa instancia.

Tras un partido de ida en Asunción en el que San Lorenzo fue superior pero la victoria se le escapó en el último instante (1-1), el ambiente externo esperaba un trámite más favorable en la revancha en Buenos Aires. Pero los nervios al estar tan cerca del sueño y un excelente planteo del equipo paraguayo mostraron una versión no tan lucida de los azulgrana con respecto a otros grandes partidos jugados en el certamen.

En el mejor momento de los guaraníes, un penal convertido por Néstor Ortigoza en el minuto 36 cambió el sino del duelo. San Lorenzo consiguió mayor tranquilidad y, pese a sufrir en algunas jugadas puntuales, logró controlar mejor el desarrollo y transformarse en un justo ganador.

FIFA.com repasa lo más destacado de la edición 2014 de la Copa Libertadores de América.

El campeón
Después de ganar el Torneo Inicial 2013, el equipo puso su prioridad en el torneo continental. Juan Antonio Pizzi se fue a entrenar al Valencia de España y los dirigentes eligieron a Edgardo Bauza como su reemplazante, un técnico catalogado como copero por haber ganado la Libertadores 2008 con Liga Universitara de Quito. Su elección terminó siendo la correcta porque el argentino dotó al equipo de una solidez que se sumó a la vocación ofensiva con la que había logrado el torneo local. La primera ronda fue muy difícil -fue el 15ª en la lista de 16 clasificados a octavos de final-, pero con la suma de tiempo de trabajo mejoró notoriamente. Se hizo inexpugnable en su estadio: ganó todos los partidos sin recibir goles. Eliminó a Grêmio en octavos y Cruzeiro en cuartos definiendo el segundo partido en Brasil, con la dificultad histórica que eso tiene. También demostró tener recambio: no sintió la baja del delantero Ángel Correa y apabulló a Bolívar en semifinales, brillando 5-0 en la ida. Sin una figura como el mediocampista ofensivo Ignacio Piatti, solventó la vuelta de la final ante Nacional.

Las lecciones
“Se puede tener historia y camiseta pero hoy en día eso no se respeta", dijo en una entrevista con FIFA.com el técnico del Nacional paraguayo, Gustavo Morínigo. Y vaya si los equipos con menos nombre o menos alcurnia copera no la respetaron. Es la principal enseñanza que deja esta Copa: hubo dos semifinastas primerizos -el propio Nacional y Defensor Sporting- y dos que hacía mucho no llegaban a la instancia -26 años San Lorenzo, 28 el Bolívar-.

Hubo cachetazos para todos los gustos: desde las eliminaciones en primera ronda de Peñarol o Universidad de Chile a manos de humildes como Arsenal de Sarandí y Defensor Sporting hasta la caída en octavos definiendo como local de Vélez Sarsfield, el mejor de la primera ronda, a manos del menos efectivo, Nacional de Paraguay.

El torneo también dio letra a quienes piensan que una cosa es la fase de grupos y una muy distinta el tiempo de las eliminaciones directas. Por primera vez desde 2005, año en que se impuso la norma de ordenar a los 16 clasificados a octavos según actuación en la primera ronda, la final la disputaron los dos peores equipos de la etapa inicial.

Las sorpresas
Como un apéndice de lo sucedido en la última Copa Mundial de la FIFA™, el fútbol brasileño generó decepción inesperadamnte. Participaron seis clubes y, por primera vez desde 1991, ninguno llegó a semifinales.

El mejor fue Cruzeiro, el único que disputó los cuartos de final. El último campeón, Atlético Mineiro, cayó en octavos junto a Grêmio, mientras que Atlético Paranaense, Botafogo y Flamengo, un gigante deprimido, se despidieron en primera ronda.

Dos datos más bastan para certificar la debacle: los últimos cuatro campeones habían sido brasileños. Entre 2005 y 2013, al menos uno de los finalistas lo era también.

Jugadores destacados
La Copa contó con un abanico de muy buenos jugadores, entre los que se destacó Ignacio Piatti en San Lorenzo. El argentino fue pieza clave en el ataque cuervo por desequilibrio y creatividad. Junto a Mauro Matos fue el máximo goleador de su club en el certamen con tres tantos, dos de ellos imprescindibles: el que convirtió a falta de cuatro minutos ante Botafogo, que permitió un agónico pase a octavos de final, y el que le marcó como visitante a Cruzeiro en la vuelta de cuartos de final.

A los 34 años, Juan Mercier fue para el campeón la usina de juego en la mitad de la cancha. Su mérito es enorme: hasta los 27 años nunca había jugado en un equipo de Primera División. La misma influencia en la mitad de la cancha la tuvo Marcos Riveros para el muy inteligente Nacional de Paraguay.

El uruguayo Nicolás Olivera, símbolo histórico de Defensor Sporting, llevó a su equipo a semifinales y fue con 5 tantos el goleador del torneo -junto al paraguayo Julio dos Santos- en el ocaso de su carrera.

¿Sabías que...?
Edgardo Bauza se convirtió en el 10ª técnico en ganar dos veces la Copa Libertadores. El máximo ganador de todos los tiempos también es argentino: Carlos Bianchi festejó con Vélez Sarsfield en 1994 y con Boca Juniors en 2000, 2001 y 2003.

Por primera vez desde 1992 no hubo campeones anteriores en semifinales. En aquella edición llegaron Barcelona de Guayaquil, Newell's Old Boys, América de Cali y São Paulo, que finalmente sería el vencedor.




link: http://www.youtube.com/watch?v=Ao9xnYIDI84
0
0
0
0No comments yet