Check the new version here

Popular channels

4 partidos 1 solo gol del Atletico

(0-0) La falta de gol empieza a preocupar


Tiene su lógica. El Atlético cuenta ahora con un definidor distinto al que tenía. Adaptados a los desmarques al espacio de Diego Costa, los colchoneros deben acoplarse ahora a las letales virtudes de Mario Mandzukic. Y eso, lleva su tiempo. A menos de dos semanas para la Supercopa, nos encontramos así con un conjunto sólido e inaccesible, en la parte de atrás únicamente se han alterado dos piezas -Moyà y Siqueira- y poco concluyente en ataque. A la escuadra del Cholo cuesta muchísimo generarle peligro –dos ocasiones del Galatasaray en todo el partido-, pero, a su vez, le cuesta más de lo habitual crear esas ocasiones. Resultado: otro empate a cero. El tercero.

Conectar a los constructores de juego ofensivo del equipo con Mario Mandzukic supone a día de hoy la tarea que más preocupa al Cholo. Con Griezmann todavía poniéndose a tono físicamente, el croata se atisba como el principal encargado de resolver esa carencia en ataque que viene mostrando el equipo y que debe resolverse con premura, atendiendo a la cercanía del choque ante el Real Madrid. En Izmir, acercó a Arda Turan, el más enchufado de los rojiblancos durante el choque, al espigado nuevo ‘killer’ que jugó los 90 minutos. Y la única vez que estuvieron cercanos al contacto, casi marcan. Fue mediado el primer tiempo, cuando un centro al área de Siqueira fue enviado por Mandzukic, con toda la intención del mundo, al balcón del área para que Arda o Koke lo golpeasen desde la segunda línea. No salió, pero mostró una de las nuevas variantes ofensivas de este nuevo Atleti, la inteligencia del ‘9’ en el juego aéreo. La otra vez que Mario conectó con uno de los genios rojiblancos, en este caso Koke, su intento de vaselina se marchó desviado. El cansancio que acumulan en esta etapa de pretemporada se dejó notar.



A diferencia de Costa, Mandzukic mostró su gusto por venir a tocar balón a la medular y su capacidad de sacrificio en defensa. Hizo alguna apertura interesante a los costados y se mostró participativo con un centro del campo que se entendió a la perfección, con Tiago reestrenándose a los mandos junto a Mario, y Gabi más tirado a un costado. La posesión fue colchonera. Y las ocasiones finales también. Un par de internadas y centros de Juanfran que no fueron cazados pusieron a Muslera de los nervios. En el área contraria, el mismo lateral internacional fue el que puso en apuros a Moyà. Envenenó un centro al intentar despejarlo con el hombro y obligó al mallorquín a estirarse. Fue la única intervención del cancerbero.

Durante el segundo acto, en el que Simeone brindó su estreno a Ansaldi, el Atlético se mostró más vivo en ataque y acaparó todo el protagonismo del choque. Antes de que Raúl García sustituyese a Gabi para ponerse en ataque junto a Mandzukic, el propio croata tuvo un remate de cabeza que no vio puerta, el Atlético bordeó el gol. Un balón peleado por Arda en la línea de cal acabó con Mario Suárez golpeando el esférico desde la frontal del área para que Muslera se luciese. El meta uruguayo volvió a ser protagonista al sacar un remate de cabeza de Godín tras un saque de esquina.

Pese al completo dominio del esférico, los goles no llegaban. Momento en el que Simeone decidió incrementar la dosis de pólvora del equipo con la entrada del canterano Héctor, el autor del único gol en esta pretemporada rojiblanca ante el Numancia. No pudo repetir el canario esta vez. Falta pólvora.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New