Check the new version here

Popular channels

A 20 Años del Mejor Gol de la Historia

A 20 años del gol más recordado

Fue en el Mundial de México 86', por los cuartos de final. Ese día, el astro del fútbol, Diego Maradona se adueñó de la pelota y dejó atrás a cinco rivales ingleses para crear el gol más bello de todos los mundiales. Mientras que minutos antes, con una picardía de potrero, marcó el tanto más discutido con la “Mano de Dios”

http://www.youtube.com/v/8ivsCk0kMMs
http://www.youtube.com/watch?v=8ivsCk0kMMs
El video, narrado por Victor Hugo (el mejor relato)


Suspendido en el aire, Diego Armando Maradona burló la honestidad de los ingleses y con la "Mano de Dios" abrió el camino hace 20 años a un triunfo histórico en la historia de la selección argentina.

Esa obra alejada de toda imagen de "fair play" tuvo como contrapunto minutos después, la creación del gol más bello de todos los mundiales y en el que Maradona fue el protagonista excluyente de esa genialidad.

Mucha tinta se derramó y se seguirá escurriendo entre los defensores y los destructores de la mítica jugada del primer gol de Argentina contra Inglatera en el mundial de México 1986, en un hecho que ya trasciende lo deportivo.

El 22 de junio de 1986, con la excusa de los cuartos de final de la Copa del Mundo, Argentina e Inglaterra se midieron en un partido de fútbol, cuatro años y ocho días después del fin de la trágica Guerra de Malvinas.

Horas antes del trascendental choque, Diego no ocultó sus sensaciones al recordar que no podía "olvidar a los chicos de Malvinas", en clara referencia a los jóvenes argentinos que habían participado en esa guerra.

Ese clima, transmitido a la velocidad de miles de pulsaciones, al corazón de los argentinos, inflamó el patriotismo y regó el campo del Estadio Azteca de México de sensaciones de revancha.

Aún hoy, a dos décadas de esta mera anécdota deportiva, los protagonistas no dejan que se apague el fuego de la polémica, y como en el caso de Maradona, alimentan el mito con la confirmación de la "picardía", que a la distancia, tiene por esta misma razón de agitarlo, sabor a "ilícito que se goza".

La jugada fue en sí sorprendente: el centro al área llegó con Diego saltando junto al arquero inglés Peter Shilton, y con el puño derecho bien pegado a su cabeza, Maradona, golpeó un balón que no podía alcanzar con el resto de su cuerpo.

Corría el sexto minuto del segundo tiempo y la velocidad de la jugada, y la mala ubicación del árbitro tunecino; Ali Bennaceur, se complotaron para convalidar el gol, y solo una cámara cinematográfica, ubicada en el sector opuesto a las televisivas, reveló tiempo después la existencia de "La Mano de Dios", tal como la bautizó Diego tiempo después.

"Salí corriendo a festejar y miraba para atrás esperando que el resto de los muchachos viniera a abrazarme. Me decía: vengan ..., vengan... y ellos estaban paralizados sin saber que hacer", relató más tarde el "Diez" cuando recordó ese momento del partido.

Luego de la "mano en la trampa" hizo falta una jugada maravillosa para apagar tanto fuego creado por el mismo Maradona, y asi, equiparar con una obra arte nacida de su genio futbolístico lo hecho anteriormente.

Impulsado por la genética de la habilidad y con el corazón lleno de alma de potrero, un Maradona de 25 años nacido en Villa Fiorito recorrió su propia historia en más de 60 metros de campo de juego a pura aventura, adrenalina y sed de gloria.

Dejó en el camino a cinco rivales -Beardsley, Reid, Butcher, Fenwick y Shilton- se aferró a su inteligencia para transitar al borde del precipicio su camino al arco contrario y, cuando llegó el momento de decidir, recordó experiencias pasadas y aprendió de errores para marcar un gol inolvidable e irrepetible.

"Cuando llegué hasta al área chica, me acordé de una jugada similar en otro partido con los ingleses (1980) y que definí al revés. Esta vez, no enganche hacía afuera y me jugué por adentro", explicó Maradona para hacer simple el relato de una jugada increíble y su definición.

El consejo se lo había dado su hermano menor, "El Turco", quien le había recriminado la definición en Wembley y le dijo que tenía que haber eludido al portero.

Más de 100 mil personas en el Estadio Azteca deliraron, millones de espectadores en el mundo se pusieron de pie ante la obra del genio.

Ese 22 de junio de 1986, Argentina le ganó a Inglaterra 2 a 1 y clasificó para las semifinales de la Copa del Mundo, dificilmente alguna vez se recuerde ese hecho por si solo, demasiada se ha escrito y se seguirá escribiendo, con el fin de avivar el fuego de la pasión de esta historia.

Fuente: InfoBAE

11Comments
      GIF
      New