Check the new version here

Popular channels

A CR7 lo voy a moler a patadas

Yo sali del ascenso dijo el pichi, "A CR7 le vamos a tener que meter potrero", dijo el ex Flandria, Morón, Platense y Tristán Suárez





No digo que no se piensa en el Mundial de Clubes pero tampoco podemos faltarle el respeto al torneo local...”. Juan Mercier hace pública la realidad que hoy le toca vivir a San Lorenzo. Es que por más que Marruecos sea el gran objetivo y que la lucha por el torneo haya quedado lejos, el plantel no quiere perder el prestigio conseguido...

-¿Es muy difícil no pensar en una competencia tan importante como la que tendrán en diciembre? -Sí, cuesta, pero tenemos que ser realistas y saber dónde estamos parados. Está claro que un Mundial de Clubes es algo único, pero todos los fines de semana tenemos un partido por delante...

-¿Pero piensan en cómo parar a Cristiano Ronaldo si llegan a enfrentarlo? -Sí, lógicamente que uno piensa en cómo enfrentar un partido de esa magnitud.

-Vos saliste del ascenso, alguna artimaña de potrero tendrás para CR7...

-Le vamos a tener que meter un poquito de potrero, ja. En una situación como esa no hay que inventar nada nuevo, es preferible apelar a la forma de jugar que uno tiene y que mejor conoce.

Juan Mercier disfruta de este momento de su carrera. Lo disfruta a pesar de que el andar cuervo en el torneo no sea el mejor. Claro, pasó de patear en las canchas de Flandria, Morón, Platense y Tristán Suárez a marearse con la conquista de América. “Mi carrera es medio rara. Estuve seis años en el ascenso, llegué a Primera recién a los 27 años, gané mi primer título a los 30. También tuve la chance de que me dirigiera el jugador más grande de la historia y de sentarme a su mesa. Llegué a la Selección de grande y ahora, a los 34 años, gané otro título y la primera Copa Libertadores en la historia de San Lorenzo, con lo que eso significa... Cuando estaba en el ascenso ni se me cruzaba por la cabeza jugar en Primera y hoy estoy acá. Creo que me pasó el tren por adelante y me subí. Ja, ja...”.

-Recién mencionaste a Maradona, tu DT en Emiratos Arabes. ¿Es cierto que él te recomendó? -Sí, algo así. A mí me llamaron Marcelo (Tinelli) y Matías (Lammens), y hubo un llamado de Diego para decirles que yo estaba para jugar y contarles la clase de persona que era...

-Del ascenso a que te recomiende Maradona...

-¡Una locura! El se estaba por ir a Dubai y antes de subir al avión llamó a la gente de San Lorenzo. La verdad es que no soy mucho de hablar de eso, ni de nombrarlo, pero le estoy muy agradecido por la mano que me dio. Si no, quizá no estaría dando esta nota...

-A San Lorenzo llegaste en un momento difícil, ¿dudaste un poco en venir? -No, ni siquiera me puse a analizar cómo estaba el club. Podría haber llamado a un colega para preguntarle, pero no lo creí necesario.

-Algo arriesgado, pero la apuesta te salió bien.

-No, no fue una apuesta. En su momento, cuando charlé con ellos dos, nos pusimos de acuerdo y la palabra de los tres valió más que cualquier papel.

-Igual no creo que hayas imaginado esta realidad que están viviendo...

-Si digo que sí estaría mintiendo, pero sí noté enseguida la clase de jugadores y personas que se estaban sumando al plantel, con mucho hambre de ganar cosas importantes, y eso se fue demostrando en la cancha cuando el equipo terminó de engranar. Fijate que en un año y medio ganamos un título local, la Libertadores y nos quedamos en la puerta de la Copa Argentina y la Súper Final. Eso es algo que no todos los clubes tienen la posibilidad de disfrutar.

-También algo que hace rato no le pasaba a San Lorenzo...

-Sí. Y que la gente esperaba desde hace rato. Hoy el hincha se acostumbró y no quiere ver más al equipo allá abajo. Quiere seguir ganando cosas.

-O sea, ¿se metieron presión ustedes solos? -Sí, sabemos que ganamos cosas importantes y que no hay que conformarse. Tenemos que seguir por este camino que venimos recorriendo para dejar al club lo más arriba posible.

-Ahora entraron en un bajón. ¿Qué les pasó? -No estamos rindiendo. Es difícil, pensá que estábamos festejando y a los pocos días tuvimos que arrancar un campeonato. No tuvimos ni un tiempito para despejar la cabeza y recargar combustible.

-Bauza habló de una baja en los niveles individuales y de fallas en la definición. ¿Lo ves así? -Sí, es cierto. Y encima con varios niveles bajos se nota mucho, se contagia y vas perdiendo confianza. Tampoco estamos ligando. Antes pateábamos y la clavábamos en un ángulo, ahora pinchamos una nube. Son momentos, estamos jugando un poco mejor.

-¿Se dan cuenta de esa baja en el rendimiento post Copa Libertadores? ¿Qué balance hacés en lo personal? -Obviamente. Todo el plantel es autocrítico y nos damos cuenta de que el rendimiento no es el mismo. En lo personal no arranqué el torneo de la mejor manera y recién ahora siento que levanté un poco el nivel...

-Te expulsaron dos veces casi seguidas. ¿Pudo ser fastidio porque las cosas no te salían? -Sí, fueron expulsiones boludas que después, poniendo la cabeza en frío, me di cuenta de que son cosas que no tengo que hacer. Ya soy grande y hay jóvenes que te miran y por ahí te toman de ejemplo.

Un papá campeón

Mercier jamás se olvidará del Torneo Inicial 2013. No por haberse consagrado campeón ni por tratarse del segundo campeonato que ganó en su carrera, sino porque mientras se disputaba la definición, sus días se dividían entre prácticas, concentraciones y médicos. Su hija Delfina nació prematura y debió superar varios días de internación.

Por eso, cuando se le pide al Pichi que elija un momento de su vida desde que llegó a San Lorenzo, no duda y deja la pelotita en segundo plano. “Sin dudas me quedo con el día en que nació mi hija: salí campeón y no pude disfrutarlo al máximo porque ella estaba internada”.

-¿Disfrutaste más la Copa Libertadores? -Lo que más disfruté es cuando ella recibió el alta. Eso supera a cualquier título que pueda conseguir
0
0
0
0
0No comments yet