Check the new version here

Popular channels

A Independiente le van ganando todos los grandes...






“A River no lo atacaron” había declarado Almirón en la previa del clásico ante el “Millo” y su equipo no fue la excepción. Si bien es cierto que existe una diferencia abismal entre el puntero e invicto del torneo e Independiente, se habían generado grandes expectativas para el choque de ayer. Sin embargo, tanto los jugadores (salvo Mancuello) como el cuerpo técnico no estuvieron a la altura de lo que demandaba el partido.

Se han jugado 8 fechas del campeonato y el saldo, al menos en los números, es positivo (se ganaron 15 puntos de 24 en juego). Pero el equipo no aparece. Los jugadores están sumergidos en una incertidumbre total en la cual no saben si son titulares o suplentes y ni siquiera saben si concentrarán para el próximo encuentro. Y el gran responsable de este desconcierto es el técnico. Sus decisiones no le han brindado confianza al plantel. Insiste con un sistema donde los volantes-laterales no tienen vocación ofensiva (Vallés, Escudero, Breitenbruch y Villalba, por citar algunos) y como no obtiene resultados cambia permanentemente de intérprete.

Dentro del ambiente futbolero, Almirón es considerado como un “bicho raro”. No es un técnico con respuestas programadas y se ha destacado por ser muy autocrítico de sí mismo y de no tener pelos en la lengua, a la hora de declarar. Sin embargo, su mensaje no es claro o aún no es asimilado por sus dirigidos. Su estilo de juego se asocia a la perfección con la historieta del paladar negro pero en estos tiempos que urge el resultado a favor, el ganar “como sea”, es difícil pretender inculcar esa idea elitista.

En la teoría esa idea es muy seductora, sólo que plasmarla dentro del campo de juego, para Independiente, resulta bastante complicado. Para jugar con línea de 3 (en ataque) y línea de 5 (en defensa), tanto, el líbero como los stoppers deben ser rápidos y los carrileros deben hacer toda la banda y hoy, ningún integrante del plantel Rojo, tiene estas características. Por su parte, los volantes centrales deben ser el motor del equipo ya que, en ellos, recae la responsabilidad de recuperar la pelota y de distribuirla de forma correcta y eso no sucede. El enlace deber ser el nexo entre los volantes y los delanteros y éstos deben moverse por todo el frente de ataque y presionar a los defensores rivales y eso tampoco sucede. Como dijimos, la idea es interesante sólo que se debieran ajustar varios detalles.

Por otra parte, no nos olvidemos de dónde venimos. Nadie se imaginaba estar luchando por los primeros puestos luego de haber vivido nuestro peor momento de la historia. Se nota que los jugadores tienen otra mentalidad, que supieron dar vuelta varios encuentros a lo largo del certamen y que, cuando pueden imponer su ritmo, pueden lastimar a cualquiera. En definitiva, esta derrota debe servir para corregir muchos errores, sobre todo defensivos. El próximo sábado a las 15 hs. Independiente tendrá revancha cuando reciba en el Libertadores de América a Rosario Central. A trabajar muchachos, no se olviden que juegan en Independiente.



0
0
0
0
0No comments yet