Popular channels

Abreu: “Nos vamos a encontrar con otro River”



Abreu nota el “entusiasmo de la gente” y le preocupa “el momento” de un equipo “liberado” post elecciones.

Estuvo apenas un año, incluso con un pequeño bache en el medio, pero habla como si hubiera salido de la sala de partos del Monumental. Y como si todavía caminara por esos pasillos que todo lo saben. Sus palabras no forman frases de compromiso sino que suenan con convicción. Quizás haber pasado por Núñez durante una etapa preelectoral (el último suspiro de Aguilar), le da una pauta de lo difícil que fue el 2013 para River y de lo que se respira en este incipiente 2014. “Para todo equipo es negativo pasar por el trance de las elecciones, sobre todo en un club grande que te exige jugar bien y ganar. Y si a eso le sumás las peleas internas que repercuten en los jugadores...”, arranca Sebastián Washington Abreu. Y ya no parará: “Después de haber pasado eso, se nota que hay una liberación del cuerpo técnico, de los jugadores, de los ídolos que están para ayudar y apoyar y no para complicar, y el entusiasmo de la gente es evidente. Nos vamos a encontrar con otro River. Lo que más preocupa es el momento y, claro, el respeto que se le debe tener”.

De respeto se trata. Y al uruguayo de 37 años, le sobra. Respeta a la nueva dupla ofensiva de Ramón (“Si pudieron jugar Falcao y Abreu, ¿cómo no van a poder Teo y Cavenaghi?”), respeta el grito de desahogo que tuvo Ponzio en el gol del domingo (“El le puso el pecho a las balas, vino en el momento más complicado del club, dejó siempre todo, la pasó muy mal durante todo el semestre pasado y es normal que descargue”) y respeta su corto pasado por River (“Es un orgullo haber podido vestir esa camiseta, ser campeón, haber entrado humildemente en la historia de uno de los clubes más grandes del mundo: si se me dieran la oportunidad de elegir qué hacer, volvería a hacer lo mismo y a elegir lo que elegí), pero, claro, todo respeto tiene su límite: “Si me toca convertir, voy a gritar el gol, porque los goles están para festejarlos. No hay que se amarillista, siempre con respeto. Si lo grito es a favor de Central y no en contra de River. De hecho, le he gritado goles a Nacional y soy fanático”.

El Loco, ya se dijo, habla como si no hubieran pasado cinco años, seis clubes y cuatro países distintos desde su turbulenta salida de River. Pero como ahora está en Rosario, en diálogo con Pasión Monumental, el botija también alerta sobre el Central que viene de ganarle a Quilmes en el estreno: “Nos cayó la ficha y conseguimos adaptarnos a las circunstancias de cada partido. Contra River va a ser uno de ida y vuelta”.
0
0
0
0No comments yet