Check the new version here

Popular channels

Adiós, Mariscal

Roberto Perfumo, defensor inigualable, ídolo de la Academia, falleció esta tarde sembrando de tristeza el Cilindro. Su categoría en la cancha y su calidez humana quedarán guardadas para siempre en la memoria de los hinchas. En este momento de dolor, el club les envía condolencias a sus seres queridos.



Los abuelos les contaron a los padres y los padres les contaron a los hijos que hubo una vez un equipo en el que todos atacaban porque sabían que atrás había alguien al que era imposible gambetear. El Equipo de José, ese fenomenal conjunto que le dio a Racing la gloria entre 1966 y 1967, iba al frente imparablemente porque de primer marcador central jugaba Roberto Alfredo Perfumo, un futbolista extraordinario que era capaz de detener casi sin ayuda a un ejército de delanteros. Desde este jueves a la tarde, cuando falleció en el Sanatorio Los Arcos como consecuencia de un accidente sufrido el jueves de madrugada, todos los hinchas –los de Racing y los que no son de Racing- lo extrañarán. El club, a través de su Comisión Directiva, les envía sinceras condolencias a sus seres queridos en este doloroso momento.

Perfumo nació el 3 de octubre de 1942 en Sarandí y fue en las calles de su barrio donde se conoció con la pelota. Arrancó a mostrar su categoría en Pulqui, un cuadro de su barrio al que nunca dejó borró de su memoria. De ahí llegó a la Academia en 1960, donde no tardó demasiado en ganarse un sitio en el plantel profesional. Su debut en Primera ocurrió en enero de 1964, en Santiago de Chile, frente al Flamengo y como volante central. Fue en Reserva donde comenzó a ubicarse en la zaga. Juan José Pizzuti asumió el cargo de entrenador en 1965 y no dudó en darle la titularidad. Con Perfumo en la última línea, había garantías de sobra para mandar al resto a la caza del gol. Ganó con la camiseta celeste y blanca el torneo de 1966, la Copa Libertadores de 1967 y la Copa Intercontinental en 1967. Estuvo en el club hasta 1971 y jugó en total 232 partidos.

Jugó también en Cruzeiro (1971-1974) y en River (1975-1978) y obtuvo otros siete títulos. Además, participó de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964 y de los Mundiales de Inglaterra 1966 y de Alemania 1974. Cuando se retiró, fue entrenador de Sarmiento de Junín, de Racing, de Olimpia de Paraguay y de Gimnasia de La Plata. En 2009, decidió incursionar como periodista y trabajó en ESPN y en Fútbol Para Todos. A lo largo de su vida, fue muchas veces homenajeado por Racing y siempre, pero siempre, fue reconocido por la gente.

No está de más aclararlo: la imagen de El Mariscal quedará para siempre grabada en las mejores páginas del Cilindro.
0
0
0
0
0No comments yet