Alfaro , le provocaron un corte en la cabeza

Violencia en el fútbol
El juego se interrumpió durante casi diez minutos. "Por un boludo que no se suspenda, pero el fútbol argentino es una vergüenza", le dijo el entrenador de Tigre al árbitro Ceballos.



A los 15 minutos del segundo tiempo, Gustavo Alfaro, que estaba al borde de la cancha, dentro del espacio permitido para los entrenadores dando indicaciones, cayó desplomado. El entrenador de Tigre se quedó derrumbado en el campo y se tomaba la cabeza. Desde la segunda bandeja de la platea local le arrojaron un proyectil (las cámaras no alcanzaron a tomar de qué objeto se trató) que impactó sobre el técnico y le provocó un fuerte corte.

Luego de ser atendido durante ocho minutos por el cuerpo médico de Tigre, el DT fue consultado si estaba en condiciones de continuar en la cancha, y fue contundente: "Por un boludo que no se suspenda, pero el fútbol argentino es una vergüenza".

Solo por la buena predisposición de Alfaro el juego continuó, pero otra vez pudo haberse empañado por una tragedia.