Check the new version here

Popular channels

All Boys




Escudos



Tradicional



Decada 30



Finales de los 70



Decadas 80 y 90

Camisetas




















La Historia De All Boys

En el domicilio perteneciente a Don Salvador Cincotta, sito en calle Bogotá Nº 4158, hallábase reunido un grupo de jóvenes a mediados de 1912. Figuraba entre los mismos un hijo de aquel, Vicente, y durante la conversación surgió la iniciativa de fundar un club deportivo.
Ello se concretó transcurridos algunos meses, pues el acta original consta datada el día 15 de marzo de 1913. La nómina de socios fundadores de ALL BOYS ATHLETIC CLUB, cuya denominación fue sugerida por Jerónimo Siffredi, uno de ellos, hallábase integrada por Vicente Cincotta, Ernesto y Leopoldo Bonanni, además un hijo de nombre Juan; Enrique Rusconi, Juan Antonio Boeri, Daniel Stolbizer, Julio N. Pereda, Miguel L. Larrosa, Julio Rodríguez y Arturo Molina.
En la etapa inicial se convirtieron en improvisada sede, de modo alternado, los domicilios pertenecientes a las familias Cincotta y Bonanni muy próximos entre si. Ejerció en primer término la función titular, Vicente Cincotta quien además ostentaba el carnet del asociado N°1 suscrito por el Vicepresidente Ernesto Bonanni. Corresponde informar que la trayectoria futbolística de Vicente Cincotta había comenzado en el club F.C.O. (1908); proseguida tres años mas tarde en el club Argentino de Quilmes; revistando luego en el Club Atlético Boca Juniors. Se desempeñó como centrodelantero del Club A. All Boys, entre los años 1913 y 1917 en que cesó su actuación deportiva.
El primitivo campo deportivo de la entidad ocupó la manzana comprendida entre las Avenidas Gaona, Segurola y las calles Morón y Sanabria. Tal solar perteneciente a Don Leopoldo Rígoli fue cedido sin cargo alguno durante ocho años; formaba parte de la casaquinta " La Primavera " habitada por el mencionado vecino. El predio destinado para campo deportivo hallábase arbolado, entre cuyas especies frutales predominaban durazneros. Determinadas zonas del mismo impusieron desmalezado previo y nivelación posterior. Empuñando azadas, guadañas, hachas y palas, el citado núcleo juvenil eliminó prestamente aquella exhuberancia vegetal. Corresponderá destacar la colaboración prestada por el señor Sub-Intendente Luis Alberto Mohr, quien intercedió en toda gestión y gravitó a fin de culminar con éxito todo trámite ante las autoridades.
En gesto solidario encaminado a allegar recursos, el Club Floresta programó una reunión social, cuyo producto totalizó la suma de $ 1800 y fue entregado íntegramente a la nueva entidad. No menos significativa fue por parte del señor Rigoli, la donación de la gradería que confeccionada con madera fue instalada sobre la actual avenida Segurota. Constaba con 26 mt. De longitud y poseía techado del mismo material caracterizado en la parte superior por atrayente ornamentación.
El acceso del público se hallaba en la intersección de la actual Av. Segurota y morón; en determinado espacio libre, que hacia la actual Av. Gaona dejaba la tribuna, fue posible construir posteriormente una cancha de tenis. A modo de vestuario se utilizó una casilla, en cuya tarea de armado colaboraron el zaguero Cánepa mas conocido como el "ñato" secundado por Juan Bortheiry, quien años después ejerció función de tesorero del Club Atlético Carumbé, institución local que militó en la primera división de básquet. Las respectivas vallas del field de All Boys se alzaban paralelas a la Av. Gaona y la calle Morón. El perímetro exterior contaba con tres hilos de grueso alambre liso, cuyo ramal superior provisto de argollas metálicas permitía desplazar arpilleras, en instantes previos a un encuentro futbolístico, con el propósito de impedir la visual desde el exterior. La concurrencia frecuente de los aficionados al espectáculo deportivo dominical, embellecido en más de una ocasión por la grata presencia femenina en la tribuna, concedió a la comunidad local momentos compartidos de sociabilidad. Adviértase cuán mesurados derechos de admisión abonaban los espectadores: Entrada especial $0.50; Mayores $0.30, y menores $0.20.
El mismo año de la creación de la entidad, fue construido el equipo de 3ra división que actuó en el torneo patrocinado por la Federación Argentina de Fútbol. Lo integraban el guardavalla Zampini, Cánepa, Héctor Lemme, Enrique Rusconi, J. Levalle, E. Moreno, Ernesto Bonanni, Angle Rendina, C. Nadal, Vicente Cincotta y Salomón Vargas Machuca. Le cupo una relevante campaña, y a escasos días de ser disputado el encuentro final, acaecio un conflicto lamentable cuyo epilogo fue la desilusión del equipo.
Al año siguiente, ya superado tan crítico episodio, se logró integrar una homogénea formación que militaría en la división intermedia. Encabezaba el equipo: Julio Cúneo, quien se desempeño posteriormente como árbitro; Juan Carlos Guido y Spano, sobrino del poeta; Juan Elio Vecchio, Miguel H. Lopez, César Badaracco, E. Linder, Frascoli, Vicente Cincotta, Marius Hiller, goleador con 69 goles y A. Maggio. Clasificados finalistas debieron medirse con Defensores de Belgrano. Cuando se registraba empate de un tanto por bando, el árbitro Calixto Gardi procedió a la expulsión de Fourcade quien integraba el equipo de Defensores. Tal incidencia culminó insólitamente, pues Guido y Spano capitán, intercedió ante el árbitro solicitándole que reviera su decisión en razón de disputarse una final. Sin duda alguna, convencido de la actitud caballeresca del solicitante, accedió al reingreso de Fourcade, cuya efectividad le permitió convertir 3 tantos, y en consecuencia en resultado final favoreció a Defensores que terminó triunfando 4 a 1.
Durante 1915 el equipo de All Boys renovó su campaña victoriosa del año anterior clasificándose como finalista junto a Independiente de la Copa Competencia. En razón de la ausencia del árbitro designado para el encuentro se le solicita al presidente del equipo visitante que cumpla esta función, ya que por su corrección Nicanor Fernández inspiraba el mejor concepto. Los fallos fueron correctos y el encuentro finalizó en un tanto por bando; el desempate jugado luego de breve intervalo favoreció al equipo de casaca roja.
Durante 1920 los directivos de la institución, a fin de impulsar su actividad social, iniciaron gestiones con las autoridades del Circulo Bernardino Rivadavia encaminadas a lograr una fusión. No pasó desapercibido para aquellos, que esta última bajo apariencia de camaradería y sociabilidad, poseía devotos cultores del juego de azar. El análisis consiguiente y sus efectos perniciosos, tornaron aconsejable cesar toda vinculación entre ambos clubes.
Cuando transcurría 1921 se cumplió el plazo de ocho años otorgado por el sr. Rigoli, propietario del predio en el cual funcionaban las instalaciones deportivas de la institución. Con posterioridad se procedió al fraccionamiento siendo por ultimo subastados los solares.
La entidad, se vio enfrentada a incesante peregrinar con limitados recursos; merced a la garra deportiva nunca resignada, logró conquistar el ascenso a la división superior durante el torneo disputado en el año 1922.
A duras penas superando el crítico estado financiero, les fue dado finalmente cesar de deambular de un sitio a otro, pues supo a dicha obtener la fracción que con anterioridad fue propiedad de Don Santiago Rocca, para instalar en la misma el campo deportivo. Tal ubicación sobre la actual Av. Segurola Nº 1785, distaba tan sólo seis cuadras al norte de la que ocuparon anteriormente.
La zona durante la segunda década de nuestro siglo se caracterizaba por los numerosos hornos para fabricar ladrillo y asimismo existían diversas quintas destinadas al cultivo de hortalizas y legumbres. Los fraccionamientos paulatinos de tales extensiones, producidos aproximadamente desde mediados de la tercera década, significaron la gradual construcción de viviendas con el consiguiente incremento poblacional. El segundo estadio se inauguró el día 18 de mayo de 1924, obviamente se concertó un encuentro futbolístico con el equipo de Témperley cuyo comienzo se fijó a las 15 horas. Constituían al equipo local: Iribarne, Santillán, Castro, Dodino, Roldán, Castillo, García Bianchi, Crespo, Llanos, H. Crespo y Rodríguez. El arbitro de las acciones ha sido mencionado como "el Francés".
Las instalaciones deportivas no se hallaban concluídas, en el único sector de tribuna disponible habíase invertido una suma superior a los $10.000. Se tornaba imperioso lograr $20.000, mediante los cuales las obras previstas serían finalizadas.
La permanencia en tal ubicación, prolongada durante varias décadas, contó con concurrencia entusiasta de asociados y simpatizantes, que un sábado tras otro renovaban con su presencia fiel, la campaña de la divisa en los torneos de ascenso. Durante esta década de 1920 All Boys tuvo su local social sobre la Avenida Rivadavia entre las calle Orán (hoy Emilio Lamarca) y Concordia.
En la victoria o en la derrota, la trayectoria deportiva de toda institución no está exenta de ambas, somete a sus adictos a tales contingencias que renuevan su fervor indeclinable.
Ha de recordarse que los clubes Vélez Sarfield y All Boys, ambos nacidos en floresta, con el transcurso del tiempo se alejaron del barrio; según lo revelan los antecedentes expuestos acerca de ambas instituciones, comparten destinos migratorios.
En el año 1959 el club realiza su última migración hacia la calle mercedes a pocas cuadras de su estadio anterior, el mismo se encuentra entre las calles: A. jonte, Mercedes, Chivilcoy y Miranda. Allí se levanta el nuevo estado pocos años después. El mismo se inauguró en el mes de Septiembre de 1963 cuando All Boys venció a Deportivo Riestra por 7 a 0. All Boys venía de mas de dos años sin poseer estadio.
Ese año All Boys caería en la final del torneo de Primera C ante Villa Dálmine, pero la desazón sería calmada por una posterior reestructuración del Fútbol de Ascenso y el decreto de la A.F .A. mediante el cuál All Boys logró un nuevo ascenso para retornar a la Primera B.
El año siguiente marcó el primer sueño de acariciar la Primera División A. En Diciembre de 1964 Platense derrotaría al Blanco y Negro y el sensacional conjunto dirigido por Elmer Banki quedaría reconocido para la posteridad como "El campeón sin corona".
Por aquellos años sesenta y setenta el fútbol, como a lo largo de la historia continuaba siendo el principal deporte del club. Pero en la nueva sede de la Av. Álvarez Jonte también se habían construido un natatorio y un gimnasio que a la vez oficiaba como cancha de Basket. En el mismo gimnasio se practicaba la cuarta disciplina fuerte del club, el boxeo. Cuenta el DT de principios de la década del sesenta, Elmer Banki, en cita textual de su libro: "Al club iban llegando los nuevos jugadores para la próxima temporada. Todos los días en forma incesante había pruebas de nuevos elementos y siempre había detalles curiosos, como un día que se me acercó uno de los "nuevos" y me dijo: "Tengo un amigo que querría venir uno de estos días en que usted hace preparación física. ¿Podría trabajar con nosotros?". Recuerdo que se llamaba Vazquez y venía del Club Huracán, y le dije que su amigo podía venir, a mi no me molesta una persona más en los días de entrenamiento físico. Un día martes llegó Vázquez con su amigo, me lo presentó y no me pareció un jugador de fútbol. Era un muchacho grandote. Efectivamente me dijo que era boxeador y me sorprendió que quisiera hacer footing y gimnasia a la par con el plantel de Floresta. Era alegre, muy ocurrente y pensé que su compañía le haría bien a mis dirigidos porque transmitiría su alegría a los muchachos y el trabajo les sería más placentero. Más tarde me enteré de que ese festivo joven se llamaba Ringo Bonavena, que entonces era todavía desconocido, no era famoso, como lo fue más tarde. Pero su figura me es inolvidable. Ringo venía diariamente y ponía una voluntad que era común. Pero no sabía correr, mejor dicho no podía hacerlo con la intensidad que yo exigía. Se lo dije y él, con cierta tristeza me mostró su pie plano. Algo que sin duda había sido un descuido, por no haberlo tratado en su infancia y que se había acentuado, debido a su peso. Cuando una tarde lo vi pararse dolorido, después de correr 400 metros , resolví recomendarle unas plantillas adecuadas. No lo curarían, pero le aliviarían. Pero él no quería usarlas y muy cortante me dijo: "Profesor... ¡Yo pego con los puños, no con los pies...! Soy boxeador...". Se tenía fé como boxeador y no pensaba que el movimiento de las piernas podía serle útil, no sólo en ataque, sino también en defensa. Pasó el tiempo. Bonavena llegó a la cumbre de un deporte tan difícil como el boxeo, pero no se olvidó de aquel tiempo en All Boys. Siempre que nos encontrábamos me abrazaba con sicero afecto y me decía: "¡Querido profe...! ¡Cuídese de mi pie plano...! 'Mata...!". Y reía con esa risa suya que aún me parece tenerla en los oídos.
Volviendo al fútbol, 1972 arrancó con una campaña marcada por los fracasos. Hasta que en la sexta fecha, José "el colorado" Paladino - ex jugador del club e integrante del equipo finalista en 1964 - se hizo cargo de la dirección técnica. Con mucho trabajo y sumada la figura del juvenil Ángel Jorge Mamberto, que a los dieciséis años se había ganado la titularidad en el primer equipo; con una fantástica segunda ronda del torneo incluyendo 11 victorias ininterrumpidas y 15 partidos invictos, la victoria de All Boys ante Excursionistas por 1 tanto contra 0 el 14 de Octubre de 1972 marcaría el día más glorioso en el aspecto deportivo. All Boys sacaba diferencia de tres puntos ante su inmediato perseguidor y se coronaba Campeón de Primera B y significaba el ascenso al Fútbol Grande, la Primera División A.
El paso de All Boys por Primera División alternó buenas y malas. Entre las primeras se destacan la victoria por 3 a 1 ante River en el estadio Monumental en 1973 y en su primer visita al equipo de la banda. Durante 1974 el equipo se consagró Campeón de la primera ronda del torneo Metropolitano y fue tapa de la edición de El Gráfico por unica vez en su historia. Esa campaña finalizaría más tarde en una ubicación por la mitad de la tabla. También cabe destacar que en 1976 se consiguieron triunfos como locales en canchas neutrales ante River Plate y Boca Juniors. Los únicos equipos de los cinco grandes que visitaron Floresta fueron San Lorenzo de Almagro en 1975 y Racing Club en 1976. La epopeya deportiva culminó con el descenso a la Primera B en 1980.
Las noches de veladas boxísticas en Jonte y Mercedes continuaban incesantes. Y en ese peregrinar de púgiles, otro ídolo del boxeo nacional, Santos Benigno Laciar, supo pelear en nuestro gimnasio. En el aspecto social, durante estos años, además de la sede de la Av. Alvarez Jonte el club alquilaba un local en la Avenida Nazca entre Yerbal y Rivadavia donde se dictaban disciplinas sociales y se organizaban quermeses periódicamente con objeto principal de recaudar fondos para el fútbol amateur del Club.
Entrado el club en una nueva crisis dirigencial y deportiva, 1982 encontró a All Boys disputando la final por el descenso a Primera C contra Talleres de Remedios de Escalada. La victoria final por penales significó la salvación y la consagración como ídolo del arquero Rafael Brunetti. Año más tarde, nacería un nuevo ídolo futbolístico del riñón del Floresta. Néstor Ariel Fabbri debutaba en 1984 en la primera de All Boys como segundo zaguero en la defensa. El mismo zurdo, que en las divisiones juveniles se mostrara como un enganche habilidoso, más tarde triunfaría en equipos grandes como Boca Juniors y Racing Club (equipo que lo compró en 1986) y en el fútbol Francés. Además, "La tota" como se lo conoce en el ambiente, o "El zurdo" como se lo conoce en Floresta participó del plantel Subcampeón de la Selección Argentina en el mundial de Italia 90. El 2004 deparó una gran alegría para los hinchas albos. "El Zurdo" volvía al país y terminaba su carrera en el club que lo viera nacer. Se despidió con una victoria y un gol, en Floresta ante Argentino de Rosario.
La creación de la divisional Nacional B en 1986 deparó para All Boys un descenso por decreto a la nueva Primera B Metropolitana. En esta nueva divisional, el torneo 1989-1990 marcó para All Boys una nueva frustración deportiva cuando tras haber accedido a la final ante Deportivo Laferrere, la derrota llega por intermedio de los penales en cancha de Huracán tras empate a cero, mismo resultado que en el primer enfrentamiento en cancha de Velez Sarsfield. De aquellos años nos quedan los recuerdos de futbolistas destacados como Roberto Zárate, Jorge Rojas o Claudio Ismail.
Pocos años más tarde, de la mano de Héctor Bertoni desde la presidencia y de Mario Rizzi desde el banco de los suplentes, el equipo encabezado en el campo de juego por Alberto Pascutti y Marcelo Blanco superaría a Chacarita en la suma total de puntos y el 24 de abril de 1993 habiendo vencido a Defensores de Belgrano 2 a 1en el estadio de Ferro Carril Oeste - con un aforo cercando a las 25.000 almas - se coronaría Campeón de Primera B metropolitana logrando el ascenso a la ahora llamada Primera B Nacional.
El paso por la B Nacional catalogó al conjunto de Floresta como un equipo de fútbol vistoso. Integraron los equipos de All Boys entre aquellos años jugadores de reconocida trayectoria en el fútbol nacional e internacional. Como por ejemplo: Juan Barbas (campeón juvenil Sub-20 en Japón 1979 e integrante del plantel Argentino en el mundial de FIFA España 82); Sergio Batista, "el checho" que con su veteranía a cuestas se vistió como jugador en 1997 y colgó los botines en el mismo vestuario local sobre la calle Mercedes para luego desempeñarse como DT; o Claudio "El turco" García, quien supo gritar goles con la camiseta blanca y negra. Un hito de aquellos años fue la presencia de Diego Armando Maradona en All Boys: Fue un domingo por la mañana en un partido ante Los Andes. Se corrían los rumores de que Diego vendría por Floresta y en medio del partido llegó el momento esperado. Toda la platea local se acumuló contra el palco presidencial porque allí estaba Diego. Fueron tan sólo minutos, pero nadie nos va a quitar esa ilusión - que luego terminaría en la nada - de sus declaraciones mencionando que tenía la idea de jugar profesionalmente para All Boys.
La estadía en esta categoría resultó hasta la temporada 2000-2001 cuando en una nueva reestructuración y por promedios All Boys integra el grupo de 7 equipos que pierden la categoría. En la B Nacional se destaca la campaña de 1998-1999 con Sergio Batista como DT, en donde el equipo llegó a pelear hasta la semifinal por el segundo ascenso cayendo ante Juventud Antoniana de Salta.
En Julio de 2003 un equipo constituído en su mayoría por jugadores de las divisiones juveniles pierde la promoción ante El Porvenir y por consiguiente el derecho de ascenso a la B Nacional en partidos de ida y vuelta, en canchas de Ferro y Huracán, en los que claramente All Boys fuera perjudicado por los arbitrajes.
En cuanto a lo deportivo, hoy nos encontramos participando de la Primera B Metropolitana; y en cuanto a lo social sumando predios como los de la calle Chivilcoy frente al Estadio Islas Malvinas y en tratativas para obtener un lugar de entrenamiento propio para el equipo Profesional en Parque Roca al sur de la ciudad. Creciendo día a día junto a la inaugurada en 2004 Tribuna Miranda e iniciando la construcción en cemento de la tribuna del estadio que da sobre la calle Chivilcoy. Enmarcados en un montón de proyectos propicios para que junto al Barrio de Floresta, All Boys sea cada vez más grande.

Fuente: www.caallboys.com.ar


ALL BOYS CAMPEON!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

+3
0
0
1
0No comments yet