Popular channels

Amistad repartida



Un lindo primer tiempo, con muchas idas y vueltas, que se fue apagando pasada la media hora de juego. Sin embargo, San Martín de San Juan fue mejor y tuvo las chances más claras.

De hecho, la más peligrosa de esa primera mitad la tuvo un ex Racing, José Gómez, dejando tres hombres en el camino, pero, cuando quiso rematar, Juan Musso le adivinó la intención y controló sin problemas.

Racing no supo cómo llegar a fondo y siempre se quedaba en el borde del agua, a pesar de controlar la pelota con tranquilidad y no desordenarse demasiado en el fondo.

El segundo tiempo no comenzó distinto. A los 10 segundos nomás, el Fantasma Marcos Figueroa sacó un bombazo de afuera del área que Musso, sorprendido, no pudo contener y envió al córner. De ese tiro de esquina llegó la contra de Racing, con respuesta de la otra punta con Luis Ardente también sacando por línea de fondo.

A los cinco minutos, otra vez Figueroa, que se iba convirtiendo en figura, tuvo un mano a mano inmejorable que tapó bien Musso, pero el rebote le quedó al uruguayo Carlos Bueno, de gran partido, que quiso picar la pelota, pero esta se fue ancha.

Otra vez, la respuesta de la Academia fue inmediata. En cuatro toques llegaron al área sanjuanina para que remate Fernández, pero el balón rebotó en un defensor y terminó en otro córner mal ejecutado.

Corrían 70 minutos cuando llegó la mejor jugada del partido. El recién ingresado Éric Aparicio se fue con pelota dominada contra la banda derecha y, encerrado por Nelson Acevedo, tiró un hermoso caño de espaldas, idéntico al famoso de Juan Román Riquelme a Mario Yepes. Ya con el rival en el camino, envió un pase profundo excelente para Bueno, quien controló, dejó al arquero en el camino y tuvo el arco libre para rematar. Sin embargo, increíblemente se resbaló y cayó sobre el balón, que se iría por el fondo, desperdiciando una chance única.

A los 81, las malas noticias. Facundo Castillón cayó mal en un ataque de Racing y quedó lesionado, debiendo ser reemplazado por Leonardo Zacarías. Diego Cocca empieza a preocuparse, ya que el rubio debió salir con asistencia médica, no pudiendo caminar por su propia cuenta.

Los 10 minutos finales transcurrieron sin mucha emoción, habiendo caído los jugadores de ambos conjuntos en la fatiga absoluta. De esta forma, el partido se encaminó definitivamente a los lanzamientos desde el punto de penalty.

En Racing comenzó pateando Brian Fernández, seguido de Nicolás Sánchez, Pablo Alvarado, Washington Camacho y Juan Musso. Por el lado de San Martín de San Juan, los encargados fueron Carlos Bueno, Renzo Vera, Mauro Bogado, Francisco Mattia y Éric Aparicio.

Siendo el equipo de Cocca el que comenzó pateando, Fernández convirtió el primer penal, al igual que Sánchez. En tanto, Ardente atajó el disparo de Alvarado. Camacho, debutante, tiró su penalty por encima del arco, dando una chance a San Martín de alejarse. El último en la Academia fue el arquero Musso, que se arriesgó y se animó a tomar esa responsabilidad, pero estrelló el remate en el travesaño.

Por el lado de los de Carlos Mayor, Bueno estrelló su remate en el poste, mientras que Vera fusiló el arco de Musso, que quedó mirando. Bogado también convirtió su penal, poniendo la pelota en el mismo lugar que su antecesor. Luego del remate no convertido de Macho Camacho, Mattia igualó su disparo, tirando también sobre el horizontal. Con la chance de ser el héroe de la noche, Aparicio enfrentó el último penal, pero el balón se fue ancho.

En la serie de uno, una vez consumada la serie de cinco, Nicolás Oroz convirtió el primero, para Racing, al igual que Ardente, que no falló. En cambio, Germán Voboril fue el encargado de patear el séptimo de Racing, pero otra vez la pelota terminó en el alambrado de la tribuna. Lucas Salas, finalmente, fue quien puso punto y final a la historia, pateando muy bien el último penalty de la noche.
0
0
0
0No comments yet