Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?



Copa Libertadores

El presidente de Boca mostró dudas sobre la intencionalidad de la agresión a los jugadores de River. Afirmó que la situación lo llena de “angustia y dolor”.



Visiblemente golpeado en lo anímico por los incidentes ocurridos este jueves en la Bombonera, el presidente de Boca, Daniel Angelici, calificó esta tarde como “muy raro” que se haya producido la agresión a los jugadores de River en el entretiempo del partido. Y reiteró su opinión de que el hecho de violencia “no fue un problema de barras”.



“Nos parece muy raro que en el entretiempo, cuando quedaban 45 minutos por jugar, haya algún hincha de Boca que quiera perjudicar al club con tanto que había por jugarse”, remarcó el dirigente en conferencia de prensa.



También consideró: “Cualquier hincha de Boca quería terminar el partido. La única posibilidad que teníamos de revertirlo era en nuestra cancha y con nuestro público”.



Angelici remarcó que hasta que se produjeron los incidentes el partido “era una fiesta” y agregó sobre lo sucedido: “Me llena de angustia, de dolor. No solamente por la imagen del club que tengo que representar, sino por la imagen del fútbol argentino”.



“Desde el club -aseguró- se ha cumplido con todo el protocolo de seguridad y se ha puesto más seguridad que la que decía el protocolo. Incluso se abrió el estadio temprano para que el hincha de Boca pudiera llegar a la cancha desde temprano”.



En cuanto a las medidas disciplinarias que vendrán, afirmó que la dirigencia trabajará “con el equipo de Legales para poder tener datos más precisos de las pericias” y afirmó que “Boca se presenta también como querellante en la causa porque quiere ir hasta el fondo”. También subrayó: “No sabemos qué va a fallar la Conmebol, pero sí vamos a ser respetuosos de lo que se decida”.



De todas maneras, argumentó: “Cualquier decisión que tome el Tribunal va a ser compleja y polémica. Si se juega lo que queda del partido, pareciera que cualquiera puede cometer un hecho de violencia. Si se suspende, quedamos con un antecedente de que se va a cualquier estadio y se suspende y ganan los partidos en un escritorio”.