About Taringa!

Popular channels

Argentina mantiene la categoria y no incendia su estadio



Leonardo Mayer hizo su trabajo. Y cómo. Marcó enormes diferencias contra el israelí Dudi Sela para ganarle 6-2, 6-1 y 6-4 y revitalizar la chance de Argentina de permanecer en el Grupo Mundial de Copa Davis. Ahora el repechaje en Sunrise, EE.UU., está 2-2 y Carlos Berlocq buscará ante el segundo singlista, Bar Botzer (776º del ranking) darle la victoria al equipo de Martín Jaite y garantizar la permanencia en la elite para 2015.

Comenzó muy seguro Mayer en sus golpes. Con una mejor imagen que en el partido del viernes ante Botzer, pegaba con firmeza sus mejores golpes y marcaba diferencias con el ritmo de Sela. Y a caballo de esa derecha voladora, la misma que había mostrado en los últimos meses en el circuito, martilló hasta lograr el quiebre en el sexto game del partido. El israelí sufría el partido y Leo -que en el parcial metió 13 tiros ganadores contra 1 de su rival- dominaba con claridad. Con otro break, gracias a una derecha paralela clavó el 6-2 con el que se llevó el primer set.

La tendencia favorable al argentino continuó. El israelí, frustrado, cometía esos errores que tan esporádicamente habían aparecido en el partido contra Berlocq. Leo consiguió en 0 un nuevo break y llevó la racha ganadora a siete games consecutivos. El argentino le pegaba con soltura a la pelota y no había equivalencias, algo que ratificó el 6-1 con el que se cerró el parcial en 20 minutos -el más rápido de toda la serie-.

Un par de buenos puntos le dieron ilusión a Sela en el comienzo del tercer set. Mayer seguía mejor, pero el partido ya no era un monólogo. Hasta que en el quinto game el israelí no pudo sostener el ritmo y, tras un sobrepique que se fue afuera, llegó un quiebre del Yacaré con olor -por como venía la historia- a decisivo. Apareció entonces, cuando tuvo que ratificar con su saque el break, la primera laguna de Leo en el partido: dejó de pegarle sólido a la pelota y permitió que Sela, pegándole suelto desde la mitad de la cancha, se pusiera triple break-point. Pero dentro de ese mismo juego, a base de buenos saques y algún error del israelí, Leo consiguió reaccionar y mantener a salvo la ventaja. A la hora de cerrar el partido, no tuvo dudas. "Acá estoy yo", gritó Leo al final. Tan enorme como estuvo en la cancha. Su sencillez tenía el premio de una victoria enorme en Copa Davis para recordar toda la vida.



link: https://www.youtube.com/watch?v=jmOJInbLqUU
0No comments yet
      GIF