Check the new version here

Popular channels

Bahía brava

Para no perder el tren, Boca necesita ganar en una cancha difícil y en la que Bianchi sufrió feo. Arruabarrena ya avisó que es una final.

En cancha chica, hubo infierno grande. Vaya si lo sabrá Boca, que vuelve a Bahía Blanca a jugar en un estadio que al principio pintaba sólo para fiesta -festejó el Apertura 2005 con un gol de, casualmente, Cata Díaz- y terminó sufriendo algunas pesadillas. Bianchi puede atestiguarlo. En su última visita el cachetazo fue de los más duros del tercer ciclo que ya finalizó: 3 a 0, cuando el regreso ya evidenciaba que no tendría las luces de los anteriores. Ni siquiera el equipo imbatible de Falcioni pudo llevarse el premio grande el año anterior y apenas pudo rescatar un empate en el debut de Orion. ¿Podrá el Vasco contra la mini racha negativa? “Ya pensamos en la final contra Olimpo”, anunció, precisamente, Arruabarrena apenas terminado el partido del jueves contra Central. Y la connotación de partido decisivo no fue casual. Cuerpo técnico, plantel y dirigentes saben que no hay margen para perder mucho más. Si la aspiración es pelear el campeonato, la necesidad de obtener buenos resultados es imperiosa. El primer paso fue dado contra Vélez, para achicar una diferencia que podría haber sido eterna. La confirmación del cambio de mentalidad y juego se dio por el encuentro de Sudamericana. Ahora deberán revalidar que Boca dejó de ser un conjunto de nombres para transformarse en el equipo que ya empezó a ser.

La nueva forma de juego implica nuevas exigencias. Arruabarrena necesita jugadores que puedan afrontar el desgaste que implica la presión en campo contrario luego de dos partidos de alta tensión. No estará Erbes, quien se quedó en Buenos Aires por una molestia y su lugar se lo disputan entre Bravo y Cubas. Tampoco Castellani, quien fue expulsado y será reemplazado por Gago. Adelante también habrá cambios: jugarán Carrizo y Gigliotti junto a Chávez. Todos ellos, igual, llegan con ritmo de juego. El nuevo DT no les da lugar en la Reserva, pero planifica ensayos luego de cada día de juego para suplentes y aquellos que no concentraron, en el que se obsesiona para mejorar los movimientos colectivos y tenerlos finos a la espera de su oportunidad. Como la que tendrán hoy, en Bahía brava..
0
0
0
0
0No comments yet